Análisis espectroscópico de cartas de la reina María Antonieta

Utilizando técnicas espectroscópicas de fluorescencia de rayos X se han estudiado importantes documentos históricos lográndose descubrir mensajes encubiertos o tachados. 

Avatar del

Por: Vicente Aboites

Utilizando técnicas espectroscópicas de fluorescencia de rayos X se han estudiado importantes documentos históricos lográndose descubrir mensajes encubiertos o tachados.  Este es el caso de algunas cartas que escribió la reina María Antonieta.  Como sabemos, María Antonia Josepha Johanna von Habsburg-Lothringen, nació en Viena el 2 de noviembre de 1755 y murió guillotinada en París el 16 de octubre de 1793.  Ella fué princesa archiduquesa de Austria y reina consorte de Francia y de Navarra, asimismo fue la decimoquinta y penúltima hija de Francisco I del Sacro Imperio Romano Germánico y de la emperatriz María Teresa I de Austria, casándose, a los catorce años, en 1770, con el entonces delfín y futuro rey Luis XVI de Francia, quien también murió guillotinado el 21 de enero de 1793.

La revolución francesa de 1789 terminó con la monarquía dentro de lo que es uno de los más turbios y apasionantes eventos históricos del mundo.  El análisis de la tinta con que la reina María Antonieta escribió sus cartas y mensajes desde su encierro ha permitido encontrar palabras ocultas, así como determinar quién censuró esos mismos mensajes secretos (ver: A. Michelin et al., “2-D macro-XRF to reveal redacted sections of French queen Marie Antoinette secret correspondence with Swedish count Axel von Fersen”, Science Advances, October 1, 2021). 

De junio de 1791 a agosto de 1792 la familia real estuvo confinada al Palacio de las Tullerías en París después de un frustrado intento de escape, la reina sostuvo una correspondencia clandestina con el Conde Axel von Fersen de Suecia.  Si en esta correspondencia intercambiaban palabras de amor o secretos de estado es algo que aún no se ha determinado con precisión.

¿Demasiados anuncios?

Disminuir publicidad

Recientemente investigadores del Museo Nacional de Historia de París han empleado una técnica no invasiva basada en el uso de espectroscopía de fluorescencia de rayos X para resolver algunos de estos enigmas históricos.  La tinta usada por la reina Maria Antonieta para escribir los mensajes y la tinta usada para tachar y censurar el texto por ella escrito, contiene diferentes proporciones de cobre, zinc y hierro, esto depende del lugar y de la técnica específica como la tinta fue producida.  El estudio consistió en escanear pixel por pixel cada punto del documento en estudio, cuantificando las proporciones de metales contenidos en las diferentes tintas y proporcionando como resultado un pseudo-color en una escala de grises, o blanco y negro.  Palabras ocultas como “amado”, “tierno amigo” y “locamente”, entre muchas otras palabras y fragmentos fueron entonces legibles en el texto.  Como resultado colateral de este trabajo se descubrió también que la persona que deliberadamente tacho partes del texto fue el mismo Conde von Fersen pues todo el trabajo de censura fue elaborado con la misma tinta que él utilizaba para escribir sus cartas.  Es muy probable que él haya hecho esto debido a que si esas cartas hubiesen sido descubiertas, su propia vida hubiera estado en peligro pues sería evidencia de que intentaba ayudar a escapar a la reina y a su familia.

Algunos historiadores consideran que el comportamiento frívolo y superficial de la reina contribuyeron a la agitación que dio origen a la Revolución francesa, fue detestada por la corte francesa, donde la llamaban “l'autre-chienne” (una paranomasia en francés de las palabras “autrichienne”, que significa “austriaca” y “autre chienne” que significa “otra perra”). Finalmente, María Antonieta también se ganó la antipatía del pueblo, que la acusaba de derrochadora, presumida y de influir a su marido en pro de los intereses austriacos.  Estas impresiones son estudiadas ahora con mayor objetividad por los académicos a partir de la nueva evidencia descubierta.

El fascinante trabajo detectivesco de los historiadores modernos se apoya en los más recientes avances científicos, como el caso anteriormente descrito. Sin embargo, también en los francos y fortuitos accidentes, un ejemplo de esto último es el hecho de que, a solo unas horas de ser ejecutada, la reina María Antonieta escribió su testamento y último mensaje dirigido a su cuñada Madame Isabel, sin embargo, la princesa real nunca lo recibió.  Estos documentos fueron interceptados y entregados a Robespierre.  El testamento estuvo desaparecido hasta el año de 1816, en el que accidentalmente salió a luz con motivo de la restauración borbónica en Francia con Luis XVIII.

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?

Te podría interesar