Bien dicen

BIEN DICEN que el hilo -y la soldadura- se rompen por lo más delgado. Ahora resulta que tras un sesudo peritaje, el gobierno de Claudia Sheinbaum llegó a la conclusión de que el desplome de la Línea 12 fue culpa... ¡de los soldadores y sus chalanes!

Avatar del

Por: F. Bartolomé

BIEN DICEN que el hilo -y la soldadura- se rompen por lo más delgado. Ahora resulta que tras un sesudo peritaje, el gobierno de Claudia Sheinbaum llegó a la conclusión de que el desplome de la Línea 12 fue culpa... ¡de los soldadores y sus chalanes!

COMO QUE algo nomás no cuadra en la versión oficial que pretende imponer la administración capitalina, pues la L-12 del Metro costó 26 mil millones de pesos, tiene 23 kilómetros de largo, pero la trabe se desplomó... ¡nueve años después de la inauguración! ¿Quiere decir que en todo este tiempo nadie se preocupó por darle una revisada? ¡Claro que no!

AHÍ ESTÁN, por ejemplo, todos los estudios y trabajos que se hicieron durante el gobierno de Miguel Mancera para revisar el trazo y, sobre todo, el rodamiento de los trenes, que obligó a suspender el flamante servicio. A eso hay que sumarle los trabajos de mantenimiento que supuestamente debió realizar la actual administración. ¿O a poco a la seguridad se la llevó el tren de la austeridad?

ES POSIBLE que haya habido errores de calidad en la construcción. Pero también es posible que Sheinbaum y su equipo detectaran que la Línea 12 requería mantenimiento mayor... y decidieron no hacerlo. La gran diferencia entre uno y otro error es que el primero es accidental y el otro intencional.

Y EN Estados Unidos, a donde acudieron los deudos de las víctimas, la diferencia entre accidente y negligencia es la diferencia entre homicidio no intencional en tercer grado y asesinato en segundo grado.

ALLÁ en Campeche cuentan que la humillante derrota del PRI es un viejo asunto familiar. Y es que no fue la primera vez que Christian Castro Bello fue barrido en las urnas. Lo mismo le sucedió en 2018, cuando compitió por una senaduría y no pudo llegar.

EN AQUELLA OCASIÓN, su tío Alejandro Moreno presionó fuerte a Rocío Abreu para que le cediera su lugar en el Senado, al que llegó por el PRI como primera minoría. Sin embargo, la legisladora no dio su brazo a torcer, se pasó a Morena y Castro Bello se quedó con las ganas... como ahora que perdió la gubernatura frente a Layda Sansores.

DE NO CREERSE: justo ahora que una buena cantidad de elecciones se van a resolver por la vía judicial, a los magistrados de la Sala Superior del Tribunal Electoral los llevaron a Gobernación... ¡a que les tiraran línea!

EL ENCARGADO del acarreo, ooobviamente, fue José Luis Vargas, quien llegó con sus muchachos en punto de las 17:00 horas. Ahí en Bucareli, la secretaria Olga Sánchez Cordero les dijo que ella es su única interlocutora con el Presidente de la República, lo que se entendió como un nuevo golpe para el consejero jurídico, Julio Scherer. ¡Llamen a un juez de paz!

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?