Como bien decían las abuelas

COMO BIEN decían las abuelas: mientras más te agachas, más se te ven las enaguas.

Avatar del

Por: F. Bartolomé

COMO BIEN decían las abuelas: mientras más te agachas, más se te ven las enaguas. Es el caso del auditor David Colmenares, quien decidió plegarse a las órdenes presidenciales para salvar la chamba... y ahora ya perdió el prestigio y quizás hasta la chamba.

CLARO que Andrés Manuel López Obrador tiene derecho a aclarar las inconsistencias que se le señalan, pues para eso son las auditorías. Y la ASF también está obligada a reconocer cuando se equivoca. De eso no hay duda.

EL PROBLEMA es que Colmenares optó por hacer de lado el proceso legal, se puso de tapete sin siquiera realizar una revisión, se apresuró a validar los "otros datos" del mandatario... y todo eso le sirvió para que el propio AMLO pida su cabeza a la Cámara de Diputados.

EN LAS OFICINAS de la ASF hay desazón e incertidumbre, primero, porque su propio jefe descalificó el trabajo de todo un año; y, segundo, porque desde ayer ya empezaron a separar a varios auditores... sobre todo a los que integraron el expediente del NAIM que tanto irritó al Presidente. Hasta parece que pasaron de la autonomía... ¡a la mayordomía!

AHORA SÍ se les apareció el diablo a los priístas de Monterrey que andaban hostigando a Luis Donaldo Colosio Riojas. Bueno, en realidad, no fue tanto una aparición, sino una llamada telefónica de Carlos Salinas de Gortari.

QUIENES SABEN del asunto aseguran que el ex Presidente buscó a la gente cercana a los candidatos tricolores a la gubernatura, Adrián de la Garza, y a la alcaldía, Francisco Cienfuegos, para pedirles que dejaran de ponerle piedritas en el camino a Colosio junior.

COSA de recordar que para cerrarle el paso a la alcaldía, el ayuntamiento tricolor se sacó de la manga una supuesta denuncia para desconocer los años de residencia que tiene Colosio en la ciudad y, así, evitar que sea candidato de MC. Casualmente parece que ya se calmaron las aguas y no seguirán tratando de descarrilar su candidatura, al menos no por esa vía.

ASÍ COMO hay políticos que les dejan los asuntos de género a sus esposas, hay otros que se están tomando más en serio eso de construir una nueva relación en el tema. Así se vio durante una reciente sesión virtual en el Senado.

EL MORENISTA Ovidio Peralta se veía más interesado en un partido de futbol que en la comparecencia de la presidenta del INAI, Blanca Lilia Ibarra. En contraste, el mexiquense Eruviel Ávila estaba atento a la sesión digital y, al mismo tiempo, le estaba dando de comer a Juan Pablo, su bebé de año y medio.

¿YA VEN que sí se pueden construir las nuevas masculinidades? Es cosa de querer y hacer, no de andarle preguntando a la esposa qué es eso.

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?