Cómo los saboteadores se apoderaron del Partido Republicano

Con todo lo demás sucediendo, la probable desaparición inminente de Roe V. Wade, la revelación de que Donald Trump sabía que había dado positivo por el coronavirus antes de debatir sobre Joe Biden, y más, no sé cuántos lectores saben que el gobierno de Estados Unidos casi se vio obligado a cerrar este fin de semana.

Avatar del

Por: Paul Krugman

Con todo lo demás sucediendo, la probable desaparición inminente de Roe V. Wade, la revelación de que Donald Trump sabía que había dado positivo por el coronavirus antes de debatir sobre Joe Biden, y más, no sé cuántos lectores saben que el gobierno de Estados Unidos casi se vio obligado a cerrar este fin de semana. Un acuerdo de último momento evitó esa crisis, pero faltan un par de semanas para otra crisis: se espera que el Gobierno alcance su techo de deuda a mediados de este mes, y si no se eleva el techo se produciría estragos no solo en la gobernanza, sino también en la reputación financiera de Estados Unidos.

La cuestión es que el Gobierno federal no tiene ningún problema para recaudar dinero; de hecho, puede pedir prestado a tasas de interés muy por debajo de la tasa de inflación, por lo que el costo real del servicio de la deuda federal adicional es realmente negativo. En cambio, se trata de política. Tanto el continuo financiamiento del Gobierno como el aumento del límite de la deuda están sujetos al obstruccionismo, y muchos senadores republicanos no apoyarán hacerlo a menos que los demócratas cumplan con sus demandas.

¿Y qué han hecho los republicanos que están dispuestos a poner en peligro tanto el funcionamiento de nuestro gobierno como la estabilidad financiera de la nación? Digan lo que digan, no están adoptando una posición por principio, o al menos, no por ningún otro principio que no sea la proposición de que incluso los demócratas debidamente elegidos no tienen derecho legítimo a gobernar.

De alguna manera hemos visto esta película antes. Los republicanos liderados por Newt Gingrich cerraron parcialmente el gobierno en 1995-96 en un intento de obtener concesiones del presidente Bill Clinton. Los legisladores republicanos crearon una serie de crisis de financiamiento bajo el presidente Barack Obama, nuevamente en un intento (parcialmente exitoso) de obtener concesiones políticas. La creación de crisis presupuestarias cada vez que un demócrata se sienta en la Casa Blanca se ha convertido en el procedimiento operativo estándar de los republicanos.

Sin embargo, los actuales intentos republicanos de extorsión son más descarados y menos racionales que lo que sucedió durante los años de Obama.

Bajo Obama, los principales republicanos afirmaron que su política arriesgada fiscal estaba motivada por preocupaciones sobre los déficits presupuestarios. Algunos de nosotros argumentamos incluso en ese momento que los autoproclamados halcones del déficit eran farsantes, que en realidad no les importaba la deuda del gobierno, una opinión validada por su silencio cuando la Administración Trump hizo estallar el déficit, y que en realidad querían ver la economía castigada bajo la vigilancia de Obama. Pero mantuvieron suficiente apariencia de responsabilidad como para engañar a muchos comentaristas.

Esta vez, los obstruccionistas republicanos ni siquiera fingen preocuparse por la tinta roja. En cambio, están amenazando con cerrar todo a menos que la Administración Biden abandone sus esfuerzos para combatir el coronavirus con mandatos de vacunas .

¿Sobre qué trata? Como han señalado muchos observadores, las afirmaciones de que la oposición a los mandatos de vacunas (y una oposición similar a los mandatos de mascarillas) trata de mantener la libertad personal no resisten ningún tipo de escrutinio. Ninguna definición razonable de libertad incluye el derecho a poner en peligro la salud y la vida de otras personas porque no te apetece tomar precauciones básicas.

Además, las acciones de los gobiernos estatales controlados por los republicanos, por ejemplo en Florida y Texas, muestran un partido que no está tanto a favor de la libertad como a favor de COVID. ¿De qué otra manera se pueden explicar los intentos de evitar que las empresas privadas, cuya libertad de elección era supuestamente sacrosanta, requieran que sus trabajadores estén vacunados u ofrezcan beneficios especiales por desempleo para los no vacunados?

En otras palabras, el Partido Republicano no parece un partido que intente defender la libertad; parece una fuerza que intenta bloquear cualquier respuesta eficaz a una enfermedad mortal. ¿Por qué está haciendo esto?

Hasta cierto punto, seguramente refleja un cálculo político fríamente cínico. Los votantes tienden a culpar a cualquier partido que detente a la Casa Blanca por cualquier cosa mala que suceda durante su mandato, lo que crea un incentivo para que un partido lo suficientemente despiadado se involucre en un sabotaje total. Efectivamente, los republicanos que lucharon contra todos los esfuerzos para contener el coronavirus ahora están atacando a la Administración Biden por no haber puesto fin a la pandemia.

Pero intentar cerrar el Gobierno para bloquear las vacunas parece una exageración, incluso para los cínicos empedernidos. Es notable que Mitch McConnell , a quien nadie podría acusar de hacer el bien, no forma parte del grupo anti-vacunas.

En cambio, lo que parece estar sucediendo va más allá de los cálculos fríos. Como señalé en el pasado, los políticos republicanos ahora actúan como apparatchiks (término coloquial ruso que designaba a un funcionario profesional) en un régimen autoritario, compitiendo para tomar posiciones cada vez más extremas como una forma de demostrar su lealtad a la causa y al líder. Atender la histeria contra las vacunas, hacer todo lo posible para mantener la pandemia, se ha convertido en algo que los republicanos hacen para mantenerse en buena posición dentro del partido.

El resultado es que uno de los dos principales partidos políticos de Estados Unidos no solo se niega a ayudar a la nación a lidiar con sus problemas; está trabajando activamente para hacer que el país sea ingobernable.

Y espero que el resto de nosotros no haya perdido la capacidad de horrorizarnos adecuadamente ante este espectáculo.

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?