Como ya es costumbre

COMO YA es costumbre, el Conacyt que encabeza María Elena Álvarez-Buylla llega tarde, mal y haciendo caravana con sombrero ajeno, ahora con la vacuna mexicana contra el COVID-19.

Avatar del

Por: F. Bartolomé

COMO YA es costumbre, el Conacyt que encabeza María Elena Álvarez-Buylla llega tarde, mal y haciendo caravana con sombrero ajeno, ahora con la vacuna mexicana contra el COVID-19.

PRESENTÓ como un logro de la 4T lo que en realidad ha sido un esfuerzo -¡ups!- de una empresa particular: Avimex, dedicada a los productos veterinarios y cuyo director, Bernardo Lozano Dubernard, obtuvo el reconocimiento al Mérito Profesional 2020 por parte de la Federación de Colegios y Asociaciones de Médicos Veterinarios Zootecnistas.

AL PROYECTO de la empresa -¡ah, maldita ciencia neoliberal!- se sumaron con entusiasmo y conocimientos expertos del IMSS, la UNAM y el Cinvestav. ¿Y mientras qué hacía el Conacyt? Les negó el apoyo.

TAN ES ASÍ que Álvarez-Buylla anunció con bombo y platillo apenas ayer que la vacuna "Patria" -bautizada así para darle gusto al Presidente- está lista para iniciar pruebas en humanos. La realidad, sin embargo, es que esa etapa fue anunciada ¡desde agosto pasado!, pero no se llevó a cabo por falta de recursos del gobierno.

EL COLMO es que los 135 millones que supuestamente ahora aportó el Conacyt no se sabe de dónde salieron y si fueron entregados conforme a alguna regulación... o a puro capricho.

CUENTAN que en Sonora el morenista Alfonso Durazo anda sufriendo porque Ernesto "El Borrego" Gándara, de la coalición opositora, ya lo empató en la contienda por la gubernatura. Sin embargo, el ex priista tiene como problema a otro ex priista: resulta que Ricardo Bours fue postulado por Movimiento Ciudadano y aunque ocupa un lejano tercer lugar, podría terminar haciéndole el caldo gordo a Morena.

QUIENES saben cómo quema el sol en Hermosillo dicen que se trata de una venganza del ex gobernador tricolor Eduardo Bours, quien por alguna extraña razón no quiere que Gándara llegue. Da la impresión de que le preocupa que le dé un tope el borrego.

UNA DE las aristas más graves del caso de Félix Salgado Macedonio es confirmar que para Andrés Manuel López Obrador la ley no debe aplicarse, sino que debe ¡someterse a consulta! Una y otra vez el Presidente ha insistido en que toca a los guerrerenses decidir si quieren que los gobierne o no el ex senador.

EL FONDO, sin embargo, es al revés: para que en Guerrero haya elecciones limpias, los candidatos deben cumplir las reglas. Cuando López Obrador dice que primero es el voto y después las leyes, no sólo se está poniendo del lado del impresentable de Salgado Macedonio, sino que además está dejando en claro que no fue cierto aquello de que juraba cumplir y hacer cumplir la Constitución y las leyes que de ella emanan.

YA LO DIJO Benito Juárez: "Nada por la razón y el derecho; todo por la fuerza de la popularidad". ¿O cómo era?

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?