Comunicación, tecnología, sistemas informáticos y salud

El adoptar la tecnología para ser utilizada en los sistemas de salud, ha colaborado a un mejor diagnóstico y tratamiento de los pacientes.

Avatar del

Por: Dr. Juan Manuel Cisneros Carrasco

El adoptar la tecnología para ser utilizada en los sistemas de salud, ha colaborado a un mejor diagnóstico y tratamiento de los pacientes. Entre los sectores más beneficiados por la acogida de estas herramientas, tal vez el de la salud sea el más importante, siendo innegable que han mejorado la calidad de la atención y contribuido a salvar vidas.  

Un caso especial es el de los sistemas informáticos, pues estos últimos ayudan a las instituciones sanitarias a operar con menos errores, limitar la incertidumbre, cumplir o estar acorde con regulaciones normativas y en una manera más generalizada, son fundamentales para almacenar información crucial sobre la atención a los pacientes. El registro, el análisis y compartir información en salud, tienen también impacto en las políticas públicas con el afán de prevenir enfermedades y dar mejores mecanismos de atención a aquellas que ya se encuentran presentes. 

No es tema menor, puesto que existe evidencia sólida en relación a la mejora en la calidad de la atención médica, al poder tener y obtener registros más exactos de los pacientes, que impacta en el mejor entendimiento del historial médico de los individuos, permitiendo a los prestadores de servicios de salud estar aún más empoderados para poder integrar un diagnóstico y prescribir de mejor manera tratamientos o emitir recomendaciones. Sin un sistema robusto de información y manejo de la misma, se depende de la memoria del paciente o del propio médico, lo que conduce a malinterpretaciones con el consiguiente aumento del error. 

Derivado de ello, se infiere que el uso de tecnología médica aumenta la seguridad para el paciente alertando sobre condiciones específicas, además de hacer homologable el proceso de atención por varios y diferentes tipos de profesionales que pueden acudir a revisar evidencia plasmada con anterioridad sobre una persona en particular. 

De igual manera, la tecnología y sistemas informáticos son generadores de buena comunicación (cuando son bien utilizados), pues permiten a los hospitales, instituciones y profesionales de la salud, mejorar en el aseguramiento de que el paciente reciba un cuidado apropiado, pues la comunicación es un componente crucial en todos los procesos de atención clínica. La comunicación no efectiva, pobre o malograda tiene impacto negativo, siendo imprescindible entonces la mejora de la misma para proteger a los pacientes, reducir costos y mejorar la operatividad del día a día en los sistemas de salud. 

Desafortunadamente los esfuerzos (incluso la ambición) de mejorar la atención médica a través del uso de las tecnologías relacionadas a la información, no han sido algo presente en el sistema de salud nacional, siendo la constante una limitación de estructura e infraestructura y las soluciones de digitalización con programación lógica y homologada que sea de aplicación universal en los sistemas de salud públicos, no están en el radar de prioridades de las autoridades sanitarias. Es verdaderamente lastimoso que entes reguladores, fiscalizadores, normativos, instituciones, hospitales entre otros, sigan funcionando con hojas de Excel “inventadas” por usuarios para llevar cuentas o estadística o que los expedientes electrónicos no sean siquiera capaces de ser transferibles entre un hospital y otro o entre instituciones.  

Es momento de apostar por sistemas robustos de registro electrónico e informático en salud, pues esto colabora a la mejora en la calidad de atención al paciente y proporciona herramientas para seguir, analizar, inferir y actuar con la información y tendencias relacionadas a la salud. Es tiempo.

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?