Consulta cuac cuac

"¿Estás de acuerdo o no en que se lleven a cabo las acciones pertinentes con apego al marco constitucional y legal para emprender un proceso de esclarecimiento de las decisiones políticas tomadas en los años pasados por los actores políticos, encaminado a garantizar la justicia y los derechos de las posibles víctimas?".

Avatar del

Por: Jorge A. Meléndez Ruiz

¿Estás de acuerdo o no en que se lleven a cabo las acciones pertinentes con apego al marco constitucional y legal para emprender un proceso de esclarecimiento de las decisiones políticas tomadas en los años pasados por los actores políticos, encaminado a garantizar la justicia y los derechos de las posibles víctimas?".

¡Madre mía! Esa es la "genial" pregunta de la consulta patito de AMLO de este domingo para ver si se "enjuicia a expresidentes".

Terrible. Es larga, confusa y súper obvia: ¿estás de acuerdo en que se aplique la ley? Todo este rollote se resume en eso.

¿Y vamos a gastar $528,000,000 para preguntar una obviedad?

Preguntar es la fuente de la sabiduría. Como bien decía Einstein: "La curiosidad es más importante que el conocimiento".

Pero no es preguntar por preguntar.

Cuestionamientos estúpidos pueden llevar al precipicio. Hombre, basta recordar Texcoco y Constellation.

¿Cómo preguntar bien?

Primero, evitando las preguntas equivocadas.

Según la escritora Fran Peavey:

* Disfrazadas, porque manipulan. Por ejemplo: "¿Has considerado...?" busca que se apruebe una idea del interlocutor.

* Preguntas de "sí o no". No exploran nada.

* Cerradas, por la misma razón anterior.

El consultor Roger Schwarz agrega en su blog del Harvard Business Review otras preguntas a evitar, las retóricas.

"Te sientes bien al preguntar, pero la respuesta no lleva a ningún lado. Por ejemplo: ¿no crees que esto va a funcionar, verdad?", explica.

Si ya sabes la respuesta, o si cuestionas para ver si saben o para probar un punto, la pregunta es retórica. Evítala.

Entonces, ¿cuáles serían preguntas conducentes?

Los consultores Andrew Sobel y Jerold Panas escribieron un libro al respecto: Preguntas poderosas.

Identifican 44 preguntas poderosas y otras 293 preguntas secundarias. Considera por ejemplo las siguientes cuatro:

1. ¿Es esto lo mejor que puedes hacer? (Por cierto, ¡Steve Jobs siempre la hacía!).

2. Si se invirtieran los papeles, ¿cómo te gustaría que te trataran?

3. ¿Te importa que empecemos de nuevo?

4. ¿Qué opinas?

"Las preguntas buenas son más poderosas que las respuestas mismas. Retan al pensamiento. Redefinen y reenmarcan problemas. Tiran agua fría a los supuestos y nos llevan a abandonar lo tradicional", señalan en un artículo del Globe and Mail.

Súper bueno, sobre todo eso de "tiran agua fría a los supuestos". Nada peor que preguntar sólo para confirmar. Eso no sirve de nada.

Por su parte, el consultor y periodista Michael Hyatt resalta la importancia de reflexionar antes de preguntar. De hacer la tarea antes de cuestionar: pensar, apuntar, evaluar y depurar. Y claro, dependiendo de las respuestas, actuar sobre todo si descubres ángulos interesantes o novedosos sobre tu negocio o proyecto.

Hal Gregersen -profesor de INSEAD y autor del libro "El DNA del Innovador"- sugiere el método de preguntas catalizadoras para enfrentar problemas o retos importantes. Tiene 5 pasos:

1. Encuentra un pizarrón o rotafolios. Deja afuera tus supuestos.

2. Elige un problema o reto importante.

3. Acumula preguntas. No edites, sólo apunta. No respondas, sólo pregunta. Por lo menos llega a 50 o 75. Generalmente lleva unos 20 minutos agotar la capacidad inquisitiva. Que tu equipo quede agotado. No te conformes con pocas.

4. Evalúa y decide cuáles preguntas tienen el potencial catalizador para romper el statu quo. Elige unas pocas que entusiasmen al equipo y que puedan ser contestadas por éste.

5. ¡A trabajar! Busca respuestas, porque las preguntas no te llevarán a ningún lado. Experimenta, construye prototipos. Júntate de nuevo con tu equipo para evaluar respuestas y generar más preguntas y ultimadamente soluciones a su problema o reto.

Ojalá te sirvan estos consejos para bien encausar esa curiosidad para obtener conocimiento real, y no para validar ideologías simplonas.

Yo, por lo pronto, por supuesto que no participaré en esta cara farsa de la 4T para preguntar lo obvio.

Señores, ¿es esto lo mejor que pueden hacer?

Todavía les (nos) quedan tres laaargos años...

Posdata. ¿Control de precios para el gas LP? Back to the past. Echeverría reloaded. Señores, eso ya fracasó... ¡y terriblemente!

En pocas palabras…

Juzga a un hombre por sus preguntas, no por sus respuestas". -Voltaire

benchmark@reforma.com

Twitter: @jorgemelendez

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?