Opinión

Contribuciones norteamericanas en ciencia, tecnología, arte y humanidades

Con pena ajena he escuchado a algunos jóvenes, seguramente intoxicados con discursos “anti-imperialistas”, hacer afirmaciones como la siguiente: “Estados Unidos, no tiene -ni ha tenido- que ofrecerle al mundo de verdadera trascendencia, es un pueblo de alienados y fascistas”.

Avatar del

Por: Vicente Aboites

Con pena ajena he escuchado a algunos jóvenes, seguramente intoxicados con discursos “anti-imperialistas”, hacer afirmaciones como la siguiente: “Estados Unidos, no tiene -ni ha tenido- que ofrecerle al mundo de verdadera trascendencia, es un pueblo de alienados y fascistas”.

Quienes nos dedicamos a la vida académica sabemos que nuestro trabajo consiste, en gran medida, en contrastar diferentes argumentos con rigor, objetividad y honestidad intelectual para alcanzar conclusiones razonables.

¿De verdad Estados Unidos no ha logrado nada en la historia de la humanidad? ¿De verdad “todos” los americanos son fascistas, así como algunos afirman que “todos” los mexicanos son ignorantes y criminales? Aunque estas preguntas son absurdas esbozaré una breve respuesta.

Solamente a partir del año 2000, treinta premios Nobel de Química y veintiocho de Física, han sido otorgados a norteamericanos, además de que desde la segunda guerra han dominado los premios Nobel de Fisiología y Medicina. Por otra parte, podríamos preguntar: ¿De dónde saldrán los futuros jóvenes norteamericanos que eventualmente también ganarán premios Nobel?  La respuesta es simple si vemos la lista de las veinte mejores universidades del mundo que son: 1.- MIT, USA, 2.- Stanford, USA, 3.- Harvard, USA, 4.- Oxford, UK, 5.- Caltech, USA, 6.- ETH Zürich, Suiza, 7.- Cambridge, UK, 8.- UCL, UK, 9.- Imperial College, UK, 10.- Chicago, USA, 11.- NTU, Singapur, 12.- Universidad Nacional, Singapur, 13.- Princeton, USA, 14.- Cornell, USA, 15.- Pensilvania, USA, 16.- Qinghua, China, 17.- Yale, USA, 18.- Columbia, USA, 19.- EPFL, Suiza, 20.- Edimburgo, UK.

La mitad de estas universidades se encuentra en Estados Unidos (por brevedad no se transcribieron las primeras cien universidades, pero el patrón y conclusiones es semejante).  

De hecho, el sistema académico y de investigación norteamericano es -con mucho- el más grande, independiente, activo y fructífero que jamás en la historia de la humanidad haya existido. La cantidad de centros e institutos de investigación, de universidades y de académicos e investigadores con que cuenta este país rebasa con mucho a los de cualquier otra nación del mundo.

Algunos nombres vinculados con aportaciones relevantes de ciencia y tecnología norteamericanos son: Samuel Morse (telégrafo); Thomas Alva Edison, (más de mil invenciones a su nombre), Wilbur y Orville Wright (aviación), John Bardeen, William Shockley y Walter Brattain (transistor), Hans Bethe, Albert Einstein, Enrico Fermi, Leó Szilárd, Edward Teller, Felix Bloch, Emilio Segrè, John von Neumann, Eugene Wigner, Robert Oppenheimer, Richard Feynmann (primeras armas y reactores nucleares), AT&T's Bell Laboratories (LED, transistor, lenguaje de programación C, sistema operativo Unix), SRI International y Xerox PARC in Silicon Valley (industria computacional), ARPA y NASA (desarrollo de ARPANET y el Internet, Proyecto Mercury, Proyecto Apolo -descenso a la Luna- Shuttle espacial, satélites; de comunicación, de alerta climática y de posicionamiento global, telescopios espaciales -Hubble-, exploración espacial dentro y fuera de nuestro sistema solar), IBM (computación y discos floppy), Fermi Laboratory (descubrimiento de quarks).

Las aportaciones de humanistas norteamericanos a la cultura son también de primer nivel. Baste señalar: Thomas Paine (1737-1809) pensador que escribió “The Rights of Man”, sobre él Napoleón Bonaparte dijo, “Una estatua de oro debería de levantarse en toda ciudad del universo”.

Ralph Waldo Emerson (1803-1882) muy importante filósofo trascendentalista, Nietzsche le reconoció su deuda intelectual. William James (1842-1910) filósofo del pragmatismo con importantes contribuciones a la metafísica y la epistemología. Charlotte Perkins Gilman (1860-1935) importante filósofa feminista precursora de otras pensadoras como Simone de Beauvoir.

John Dewey (1859-1952) quien fuera un filósofo y humanista de primer nivel. W.E.B. Du Bois (1868-1963) sociólogo, historiador y activista social, primer afro-americano en doctorarse en Harvard, sus textos “The Souls of Black” son una contribución excepcional a la sociología. Martin Luther King (1929-1968) importantísimo intelectual y luchador social, sus reflexiones aún resuenan con claridad.

Robert Nozick (1938-2002) filósofo de Harvard, sus contribuciones se dieron en metafísica, ética, epistemología y política. Noam Chomsky (1928-) lingüista, filósofo, politólogo, activista y agudo crítico social, es profesor emérito de lingüística en el MIT, reconocido por su activismo político caracterizado por una fuerte crítica del capitalismo contemporáneo y de la política exterior de los Estados Unidos. El “New York Times” lo ha señalado como “el más importante de los pensadores contemporáneos”. 

Fuera de Estados Unidos y de las más importantes democracias occidentales, en casi cualquier otro país del mundo a un individuo como tan crítico y agudo como Chomsky es seguro que se le asesinaría, se le encarcelaría o sería de por vida enviado al “Gulag”. Finalmente, una muy breve lista de poetas y escritores norteamericanos de gran renombre incluye a Charles Bukowski, E.E. Cummings, Edgar Allan Poe, Emily Dickinson, Henry Wadsworth Longfellow, H.P. Lovecraft, Isabella Valancy Crawford, Isaac Asimov, Henry James, Truman Capote, Emily Dickinson, F. Scott Fitzgerald, Stephen King, Herman Melville, William Faulkner, Mark Twain y por supuesto, Walt Whitman… si él no existiera al universo le faltaría una estrella.

Las contribuciones norteamericanas al arte han sido excepcionales sobre todo a partir del siglo pasado. Inicialmente destacan modernistas -pintores cubistas y abstractos- como: John Marin, Marsden Hartley, Alfred Henry Maurer, Arthur B. Carles, Georgia O'Keeffe, y Gerald Murphy, entre una larga lista. Después de la primera Guerra el movimiento realista produjo a: Grant Wood, Reginald Marsh, Guy Pène du Bois, y Charles Sheeler, entre otros.

Después de la segunda guerra el expresionismo abstracto tiene a gigantes como: Jackson Pollock, Willem de Kooning, Mark Rothko, Franz Kline y Arshile Gorky, entre otros. Movimientos posteriores incluyen a: Robert Rauschenberg y Jasper Johns, así como a importantísimos artistas Pop entre los que destaca Andy Warhol, finalmente, Larry Rivers y Roy Lichtenstein.

En el mundo de la música clásica, la ópera y el ballet Estados Unidos ha tenido un desarrollo excepcional. Algunas de sus más grandes estrellas son americanos o allí se han formado. Los cuatro principales ballets norteamericanos, Nueva York, San Francisco, Chicago y Houston, están entre los más reconocidos del mundo. Puedo añadir que no conozco ninguna sala de ópera del mundo que realice -en un mismo día- la presentación de tres óperas diferentes como ocurre en el Lincoln Center del MET de Nueva York. Esto además de infinidad de conciertos, obras de teatro, ballets, musicales, cine, museos, exposiciones, gastronomía, etc., como en esa ciudad.

Quienes afirman que en Nueva York está el ombligo cultural del mundo, seguramente tienen razón. Por otra parte, grandes artistas como Van Cliburn o compositores como Leonard Bernstein, Aaron Copland, Duke Ellington, George Gershwin entre muchos otros, además de géneros musicales únicos como el Jazz, Blues, Rock & Roll y muchos otros contemporáneos, son inimaginables sin la presencia norteamericana.

Descalificar caprichosa o gratuitamente a una nación del mundo -cualquiera que ésta sea- es absurdo y es solamente la expresión de ignorancia y prejuicios.

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?