Corresponsables

Cambiar la conversación sobre el acontecer nacional y enfocar la atención en temas distintos puede ayudar a recuperar la sanidad mental perdida.

Avatar del

Por: Enrique Gómez Orozco

Cambiar la conversación sobre el acontecer nacional y enfocar la atención en temas distintos puede ayudar a recuperar la sanidad mental perdida. Veamos: 

Carlos Loret de Mola, en su programa con Brozo de ayer, cae en la cuenta de que el dominio de la conversación o la pauta surge siempre desde la mañanera y Loret pregunta a Brozo: ¿...y yo no sé, hermano, luego tenemos que pensar tú y yo eso, si nosotros somos también corresponsables desde ayudarle a que esas cortinas de humo funcionen?

Para alguien que ha sido el crítico más importante del sexenio - y el más exitoso- es difícil caer en la cuenta de la “corresponsabilidad” de seguir siempre los temas que marca el poder. Para Latinus, el nuevo canal de información que encabeza Loret, ha sido un flan encontrar los temas que alimentan a diario su programa en la W a la una de la tarde o su presentación semanal de los jueves. Con Brozo el éxito se duplica. Suman millones de visitas en Youtube. Pero, al igual que la mañanera, tienen un desgaste natural. 

La innovación para la segunda parte del sexenio está en cambiar nuestro formato de crítica. Así como Loret cae en cuenta de ello, también la oposición debe encontrar una nueva narrativa fincada en todo lo valioso que tenemos en el país desde hace muchos años. Pareciera imposible sustraerse de analizar los récords de violencia, la enorme mortalidad que causó la pandemia o la trastabillante economía. 

Los políticos y los técnicos de las audiencias  le llaman “pivotar”. Girar sobre nuestro eje a otro foco de atención. Los políticos llaman a los expertos que les ayudan a renovar y cambiar su discurso “spin doctors” o doctores del pivoteo (traducción libre). Hartos, los ciudadanos comienzan a desertar las filas de la audiencia cautiva de los críticos. Un familiar cercano decía en una comida: “ya no sigo a todos los críticos como Chumel o los más radicales en Twitter, Youtube o Facebook; ya no le doy click a todos los mensajes que se repiten en las cuentas de amigos de Whatsapp, ya me cansé”. 

Para romper ese fastidio tenemos que crear una nueva conversación. Es difícil porque la tentación vuelve con el asombro cotidiano de todas las sinrazones que escuchamos desde temprano. Sin embargo es una gran oportunidad para la democracia.  Un país donde todos, absolutamente todos quepamos, sin estigmas, sin calificativos ni invectivas. 

Un lugar donde las ideas distintas y múltiples sean sagradas como hasta hoy son nuestras creencias religiosas. Igual que florece el respeto a la orientacion sexual, igual que crece el respeto y la igualdad de género con el movimiento feminista. 

Uno de los retos formidables que enfrentamos es el estado de derecho. ¿Cómo haremos para que en México exista un verdadero estado de derecho? Es el cimiento que no tenemos para crear una sociedad desarrollada. Si el modelo son los países nórdicos, comencemos por el cumplimiento de la ley.

Una de las grandes oportunidades está a la vuelta de la esquina, es decir, en nuestras comunidades. En las ciudades de nuestro estado, Guanajuato puede y debe ser distinto. Mientras en otros lugares hay desaliento y empresas destinan sus recursos a la inversión en el extranjero, aquí podemos seguir atrayendo negocios, podemos facilitar y alentar la creación de pequeñas y medianas organizaciones. Está al alcance de la mano. 

El lunes que viene será el principio de la segunda parte del sexenio. Merece la pena reflexionar sobre todo lo que implica. (Continuará)

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?