Criterios científicos y pseudocientíficos

La astrología es una actividad cuyos orígenes se encuentran en Caldea hace miles de años, desde el año 700 antes de nuestra era, se estableció el zodiaco y su gradual codificación culmina en la obra “Tetrabiblios” de Ptolomeo escrita en el segundo siglo de nuestra era.

Avatar del

Por: Vicente Aboites

El filósofo de la ciencia Paul R. Thagard escribió el artículo, “¿Por qué la Astrología es una Pseudociencia?” (Ed. Klemke et al., “Introductory Readings in the Philosophy of Science”, Prometheus Books, New York, 1998).  

La astrología es una actividad cuyos orígenes se encuentran en Caldea hace miles de años, desde el año 700 antes de nuestra era, se estableció el zodiaco y su gradual codificación culmina en la obra “Tetrabiblios” de Ptolomeo escrita en el segundo siglo de nuestra era.  Este libro describe en detalle los poderes o capacidades del Sol, la Luna y los planetas, y su significado e importancia en la vida de las personas. 

Voltarie y Swift en su tiempo atacaron la astrología, sin embargo, en 1975 Bart Bok, Lawrence Jerome y Paul Kurtz publicaron un artículo firmado por 192 reconocidos científicos, incluidos 19 premios Nobel, descalificando a la astrología y señalando entre muchas otras cosas que la astrología surge como parte de una visión mágica del mundo, así como que los planetas están demasiado alejados de nosotros para proporcionar alguna fundamentación física a sus afirmaciones.

Algunas de las características más importantes de las pseudociencias se aplican claramente a la astrología, lo mismo que a la magia, la telepatía, la piramidología, la homeopatía, la parapsicología, el biomagnetismo y otras pseudociencias, son las siguientes:

Primero: No hay forma de probar que la astrología (o la magia, telepatía, piramidología, etc.) es falsable. Esto quiere decir que no hay forma de proponer, ni siquiera hipotéticamente, una situación factual capaz de mostrar que la teoría es incorrecta. Por ejemplo, la física newtoniana incluye la ley de la inercia la cual establece que; “un cuerpo permanece en su estado de reposo o de movimiento rectilíneo a velocidad constante a menos que una fuerza actúe sobre ésta”.

Si se propone un experimento capaz de mostrar que esta ley es falsa y esto se verifica experimentalmente, entonces la física newtoniana quedaría invalidada.  La ley de la inercia (lo mismo que la segunda ley de newton y la ley de acción y reacción) se ha probado en todas las condiciones imaginables en la tierra y en el espacio exterior mostrando siempre su validez.

Otro ejemplo es el siguiente: la teoría electromagnética de Maxwell afirma que; “toda carga eléctrica acelerada irradia ondas electromagnéticas”.  Por tanto, si se propone y verifica un experimento en el cual una carga es acelerada y no radia ondas electromagnéticas, se estaría faltando a la teoría electromagnética. 

Sin embargo, a pesar de infinidad de intentos en las más diversas condiciones experimentales, esto no ha sido nunca observado. Podríamos ahora preguntar a un astrólogo, a un mago o a un parapsicólogo: ¿qué tipo de observación experimental le haría abandonar la astrología, la magia o la parapsicología?  Evidentemente serían incapaces de responder.  Sin embargo, en toda teoría científica válida es posible formular propuestas de falsación tales que si se probaran nos obligarían a rechazar y/o cuestionar la teoría estudiada.

Segundo: Las pseudociencias son incapaces de realizar predicciones precisas ni tampoco proporcionan afirmaciones observacionales.  Un astrólogo, mago o parapsicólogo es incapaz de hacer predicciones precisas a planteamientos dados. Es una característica de las pseudociencias el expresarse con vaguedad. Por ejemplo, un horóscopo le dirá cosas como; “sus negocios van a marchar bien”, a pesar de que frecuentemente no marchen bien, y el horóscopo tampoco le dará datos precisos. ¿Qué significa “bien”? ¿Esta semana voy a ganar cien pesos o un millón? Otro ejemplo sería preguntar a un parapsicólogo ¿cuando regresará o llegará a mi vida la persona amada? Pero las respuestas son tan vagas e inútiles como buscar figuras de animales en las formas de las nubes. Por otra parte, una teoría científica siempre podrá predecir exactamente o al menos probabilísticamente, el estado de un sistema de partículas, cargas, estrellas, galaxias, o lo que sea su objeto de estudio con precisión.

Tercero: Las pseudociencias no progresan, mientras que toda teoría científica  es progresiva.  No hay congresos ni publicaciones de magos, astrólogos, parapsicólogos, etc., en donde se expongan nuevos avances de sus teorías, ni se cuestionen o se corrijan y refuten los resultados o predicciones obtenidos por otros magos, astrólogos o parapsicólogos. Mientras que en teorías científicas como la física, química, astronomía, biología, etc., hay revistas especializadas en donde los trabajos publicados son revisados por árbitros anónimos y los científicos que leen esos artículos pueden reproducir los mismos cálculos o experimentos reportados para corroborarlos o refutarlos. Esto garantiza el avance de la ciencia. Mientras que los tratados de magia, astrología y otras pseudociencias, no progresan, son los mismos desde hace mucho tiempo, a veces siglos o milenios.

Las anteriores son solo algunas cuantas diferencias importantes entre ciencia y pseudociencia. Otro ejemplo de pseudociencia es la Homeopatía. En un artículo titulado: "Should We Maintain an Open Mind about Homeopathy?" publicado en el American Journal of Medicine, los autores, Michael Baum and Edzard Ernst afirman: “La Homeopatía es uno de los peores ejemplos de medicina basada en la fé… Sus afirmaciones no solo caen fuera de los hechos científicos, sino que directamente se oponen a ellos.

Si la Homeopatía es correcta entonces mucho de la física, química y farmacología es incorrecto”. Como ejemplo de esto se mencionan las extremadamente bajas concentraciones de las preparaciones homeopáticas que frecuentemente no contienen ni una sola molécula de la sustancia diluida, lo cual ha sido señalado desde el siglo diecinueve. Las leyes de la química establecen un límite mínimo a las disoluciones, el cual está relacionado con el número de Avogadro, lo cual es simplemente ignorado por los homeópatas.

En 2020, se publicó, en el contexto sanitario de la crisis sanitaria por la pandemia de COVID-19, el primer "manifiesto internacional contra los efectos de la pseudociencia", firmado por más de 2,750 científicos del ámbito de la salud de 44 países.

Los firmantes de este manifiesto declaran que: “El conocimiento científico es incompatible con los postulados de las pseudoterapias, como el caso de la homeopatía, la acupuntura, el reiki, la Nueva Medicina Germánica, el biomagnetismo, la iridología, la terapia ortomolecular y un largo etcétera. En particular se señala que: “Según el artículo 25 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos toda persona tiene derecho a la asistencia médica. Mentir a los enfermos para venderles productos inservibles que pueden matarlos incumple el derecho de los ciudadanos a recibir información veraz sobre su salud”.

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?