Cumbre borrascosa 

Este Presidente nuestro parece querer quedar bien más con los tiranos que con el principal socio y vecino nuestro, de cuya economía estamos colgados: mala idea.

Avatar del

Por: Manuel J. Jáuregui

Así como la película clásica "Cumbres Borrascosas", estelarizada por Merle Oberon, Laurence Olivier y David Niven, promete estar en la "Cumbre Americana" de Los Ángeles en junio. ¿Irá o no irá nuestro Presidente en protesta porque no fueron invitados sus dictadores favoritos de Cuba, Nicaragua y Venezuela?

Si acaso NO ASISTE a la Cumbre de Los Ángeles, ¿se podrá considerar la reunión sin AMLO un fracaso? ¿Quién designó al Presidente como "representante-simpatizante" de las dictaduras excluidas de una Cumbre democrática? ¿Por qué agarra el paquete de reclamar a Estados Unidos que no invite a los que no quiere a su PROPIO país?

La Cumbre es en Los Ángeles, que está en California, y la última vez que checamos, California aún formaba parte de Estados Unidos. ¿Qué no tienen derecho los americanos a invitar a quienes les dé la gana a su PROPIA CASA?

Como que no tiene mucho sentido que MÉXICO, o el Presidente -quien nos representa a nosotros, no a los cubanos, nicas y chelanos-, agarre partido EN CONTRA de Estados Unidos generando fricciones. Boicotear la reunión se antoja una muy pobre manera de llevarla con NUESTRO principal socio comercial y vecino. ¡Que Cuba y los demás tiranos hagan su propia luchita! ¿Por qué México se entromete en un asunto QUE NO LE COMPETE?

Dirán ustedes que son las POSES clásicas de AMLO, que quiere pasar como el gran defensor de los débiles. Sólo que en este caso, los excluidos CAVARON su propia tumba en su relación con Estados Unidos tirándole patadas y comportándose como trogloditas al emplear tácticas tiránicas en perjuicio de su población y al REHUSARSE a adoptar prácticas democráticas en pro de la LIBERTAD a la que tienen derecho sus pueblos. Censuran, someten, encarcelan y hasta matan a quienes osan criticarlos o disentir de ellos.

La intromisión del Presidente López en defensa de estos tiranos les cae como patada en los ijares a nuestros vecinos, y coloca a México como simpatizante y defensor de sus ABUSOS en perjuicio de sus pueblos.

No sé si sepan, pero el Gobierno de Cuba, que no tiene ni para alimentar a su población ni surtirles los bienes más básicos, está recurriendo a la EXPORTACIÓN de cubanos hacia Sudamérica para reducir la demanda de bienes y servicios en esa pobre aprisionada isla.

Son terribles las penurias que pasa el pobre pueblo cubano a causa de la "revolución" que tanto admira el Sr. López, y que ahora defiende frente a Estados Unidos, a cuyo Gobierno pinta como si fuera un OGRO vengativo que excluye a tiranos como Daniel Ortega, quien aprisionó a toda su oposición en Nicaragua y se ha eternizado en el poder a base de tácticas trujillescas que muchos ya creíamos proscritas. Todos menos, por supuesto, AMLO con sus poses bolivarianas tan farisaicas como pretenciosas.

Ahora que no se puede descartar que hoy defiende a los tiranos bananeros por temor a que en el futuro a él lo coloquen en el mismo saco y lo traten igual. No a México, sino a él, como ex Presidente, o a su sucesor que "continúe" la Cuarta Trastornación. En este sentido, no defiende a los tiranos excluidos, sino a su futuro yo: se cura en salud, se pone la zalea antes de que le toquen las nalgadas del vecino al norte del Bravo.

No es descartable que esté el señor López -desde ya- formando y liderando una "Liga de los Apestados Continentales". Esto a sabiendas de que con sus decretos inconstitucionales, su amenaza de expropiar sin indemnizar, su exclusión del despacho de energía eléctrica a las generadoras privadas, muchas de las cuales tienen capital norteamericano que se ve afectado, se mira a sí mismo como futuro enemigo de Estados Unidos.

No por repetir que el Presidente Biden lo respeta mucho esto se va a convertir en cierto. EU tiene motivos de sobra para estar molesto contra quien no respeta las reglas del juego y que ahora lo DESAFÍA en cuanto a su diplomacia latinoamericana.

Este Presidente nuestro parece querer quedar bien más con los tiranos que con el principal socio y vecino nuestro, de cuya economía estamos colgados: mala idea.

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?

Te podría interesar