Opinión

Decisiones judiciales discutibles

Avatar del

Por: Mtro. Paulino Lorea Hernández

Decisiones judiciales discutibles

Decisiones judiciales discutibles

El día 23 de mayo por la tarde, seis delincuentes, todos armados, se introdujeron a un despacho jurídico en la zona centro de nuestra ciudad, amagaron a los clientes y a los integrantes de ese bufete “Morales y Abogados Asociados”. Se apoderaron de una fuerte cantidad de dinero y dos salieron huyendo, no sin antes golpear a algunas personas. La policía se percató del hecho, de tal manera que se dieron a la persecución de los ladrones conjuntamente con algunos miembros del despacho y sus familiares.

En ese hecho delictivo, de manera excepcional, a la generalidad de los que ocurren en condiciones similares en nuestra ciudad, se logró detener a los seis hampones, todos armados y con el producto del botín en sus manos.
La policía preventiva entregó, con sus respectivos informes, tanto a las personas detenidas como a los objetos, instrumentos y producto del atraco. Los ofendidos como lo han estado exigiendo las autoridades, sin temor alguno y con voluntad cívica presentaron su denuncia respectiva y emitieron sus declaraciones o entrevistas con toda precisión y oportunidad.

Todo parecía que por fin sería un éxito en esta operación conjunta entre ciudadanos-policías para asestar un golpe al hampa y demostrar que juntos sí podemos. ¡Pero oh sorpresa! Al ser presentados y comparecer ante el Juez Penal de Oralidad que les correspondió “por riguroso turno”, después de escuchar las entrevistas y declaración de todos los involucrados, de recibir todos los datos de prueba y específicamente el Informe Policial, determinó dejar en libertad a los autores, según trascendió en medios de comunicación (porque no tengo la carpeta de investigación, ni  la grabación de la audiencia), el juzgador argumentó que “era increíble lo asentado en el informe policial que hubieran llegado tan rápido los elementos policiacos”.

Esta decisión judicial del letrado Jesús Alcantar Almeida causó indignación, molestia e infinidad de críticas en la sociedad guanajuatense, pero aún más a los ofendidos y a sus familiares, puesto que tal medida deja en la impunidad un caso concreto en el que hubo varios testigos y además de que los afectados son expuestos a la venganza y represalias de los sujetos liberados, al parecer con tan pobres argumentos de un juzgador que se supone ha sido bien capacitado durante todo este proceso de implementación del Nuevo Sistema Penal Acusatorio. Resulta que los abogados Morales Reynoso, Luis Ángel y Mario, expresaron argumentos muy sólidos sobre la actuación perniciosa del Juez Alcantar, y Mario Alberto Morales Reynoso, quien ocupara el cargo de presidente del Instituto de Acceso a la Información Pública del Estado de Guanajuato, aclaró que en realidad el Juez Alcantar dejó libre a los seis pero tres de ellos quedaron detenidos, pero por otras carpetas de investigación que tenían en su contra, por ello exigieron la investigación en contra del multi mencionado juez local. (am.com.mx. 29/mayo/2019)

Los representantes de diversos organismos empresariales emitieron también su protesta condenando la actuación de los jueces de Guanajuato, de forma tan superficial y con criterios demasiado estrictos en relación al concepto de estándar probatorio, valoración de prueba y prueba suficiente, en las diversas etapas del proceso penal. Demandan también la aplicación de pruebas de confianza a los juzgadores igual a las que se formulan a los policías y miembros de la fiscalía general, investigación socioeconómica al juez Alcantar, revisión de sus cuentas bancarias y patrimonio. Pero el empresario, líder de la Concamin Bajío, Ismael Plascencia Núñez, al reprobar el trabajo de los Jueces, espetó, muy a su estilo, que la verdad para él es que “los jueces son demasiado pendejos”.

A estos extremos hemos llegado en nuestro Estado, pero además para colmo del momento tenso que vivimos en esta materia de resoluciones judiciales penales, el miércoles 12 de junio una Juez Penal de Oralidad de nombre Mónica Edith Olmos Ortega, de la ciudad de Guanajuato, dejó en libertad a los procesados Carlos Antonio  y Mauricio, presuntos asesinos del joven Ludwin Axel Coronado Licea fallecido a golpes y puñaladas, quienes permanecieron detenidos desde el año pasado luego del hallazgo del cadáver de Ludwin, quien vivía en la comunidad Las Teresas, absolviéndolos de toda responsabilidad, con el argumento crucial de “insuficiencia probatoria”; retornando nuevamente la opinión pública a que en Guanajuato se ha implementado definitivamente como una forma de impunidad “la puerta giratoria”, como metáfora de que los delincuentes entran por un lado y salen por otro con la complacencia de los jueces penales; contradiciendo lo que pretextaban los gobernantes de que se requería ampliar el catálogo de delitos que impidieran la libertad y ampliaran la prisión preventiva, ahora que ya tienen esas reformas, resulta que aún así los probables delincuentes salen pero absueltos.

La titular del Poder Judicial Maestra Claudia Barrera salió en defensa de sus compañeros administradores de justicia, señalando que a quienes falta de capacitar son a los policías preventivos, quienes son los que cometen más errores, según su criterio. ¿Será?
 

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?