Dejarse ayudar

"¿Ya viste la cola? Vamos a estar aquí 4 horas...".

Avatar del

Por: Jorge A. Meléndez Ruiz

¿Ya viste la cola? Vamos a estar aquí 4 horas...".

Así le comentó Papá a Mamá el viernes 19 de marzo tras ver la enooorme fila de autos en el drive-thru para la vacunación de adultos mayores en San Pedro Garza García (SP), Nuevo León.

¿Y sabes qué?

Mi padre se equivocó rotundamente. Las apariencias lo engañaron. Tras 45 minutos, y sin bajarse del auto, recibieron la vacuna Pfizer.

Un proceso ejemplar de cómo SÍ hacer las cosas bien.

Hoy me voy a enfocar en uno de los ingredientes clave para triunfar ante retos complejos, y para ganar consistentemente en la era de la disrupción. En tiempos donde velocidad y precisión son claves:

Dejarse ayudar.

Fuera celos, no importa. Lo que SÍ importa es terminar la tarea. Lo que importa no es transformar, es transformar para bien.

¿Cómo dejarse ayudar? La experiencia de SP en la vacunación me deja por lo menos 5 recomendaciones:

1. Asesorarse con expertos. Si los tienes en tu equipo, escúchalos. ¿No los tienes? Búscalos. En temas técnicos todas las opiniones NO son iguales y, OJO, la del jefe no necesariamente debe pesar más. No. Debe pesar más el consejo de los que conocen, de los que ya lo han hecho. En el caso de SP, se asesoraron localmente con el Tec Salud, pero también con expertos internacionales de la Universidad Johns Hopkins, de la iniciativa Bloomberg-Harvard para ciudades o de municipios en Estados Unidos que tuvieron éxito al vacunar.

2. Adoptar mejores prácticas. Hablando de lo que ya se ha hecho en otros lados, siempre hay que aprender en cabeza ajena. Investigar empresas o lugares que enfrentaron retos similares exitosamente. Ah, y también identificar errores comunes. En un mundo interconectado, esto es relativamente fácil de hacer.

3. Estudiar para adaptar. La acumulación de consejos, opiniones y mejores prácticas debe digerirse. No es sólo obtener información, sino procesarla y adaptarla a la realidad que se enfrenta. Como decimos acá en el norte, tropicalizar la solución.

4. Modelar. Este paso puede no ser necesario, pero también puede ser vital. En el caso de SP, se crearon modelos para simular el flujo de vehículos y personas a diversos ritmos, para calcular necesidades de colaboradores, espacios, pasos, zonas de buffer, etc.

5. Ajustar: antes y después. Aun si se siguen todos estos pasos a pie de juntillas, el mejor plan puede enfrentar obstáculos. A fin de cuentas, una cosa es la teoría y otra la realidad. Por ejemplo, imagino que SP derivó lecciones que implementará para todavía mejorar un proceso ya exitoso cuando nos toque vacunarnos a los que sigamos.

Apúntalos, seguro te sirven en tu siguiente proyecto complejo.

La verdad no son física cuántica, son de puritita lógica básica. Es por eso que me provoca urticaria ver cómo opera la 4T en sus proyectos. Hacen exactamente lo contrario a lo que dicta el manual.

Demonizan a los expertos, los ridiculizan y los hacen a un lado. Ignoran las mejores prácticas, sobre todo cuando éstas osan contradecir los dogmas o simplonadas del Tlatoani. Estudian sólo lo que se apega a sus creencias, no modelan ni en pasarela y ¿ajustes? ¡Ja! No le mueven ni una coma a sus ideas. Si la realidad no coopera, siempre estarán los "otros datos".

Lo increíble es que en SP, la 4T sí se dejó ayudar. Fue una colaboración Federación + Municipio. Fue trabajo conjunto, hicieron equipo. Como, por cierto, lo han hecho también en otros municipios del país que se han puesto las pilas para crear procesos de vacunación eficiente.

Procesos que realmente sirven a la población.

La pregunta es obligada: si pudieron en SP, ¿por qué no en otras cosas?

Puede haber muchas hipótesis, pero para mí que es porque de estas colaboraciones exitosas ni se entera el Presidente.

Gracias a Dios.

Es muy triste cuando en una organización (y no se diga en un país entero) tiene mejores resultados mientras más alejado esté el jefe máximo.

Una clara señal que anticipa un fracaso estructural en lo que sea.

Dejarse ayudar no es tan difícil. Simplemente hay que tener voluntad. Y, sobre todo, la voluntad del jefe.

Si no, está en chino.

En pocas palabras...

El talento gana juegos, un equipo campeonatos". -Michael Jordan

benchmark@elnorte.com

Twitter: @jorgemelendez

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?