Dentro

DENTRO del priismo hay quienes se preguntan si el nombramiento del próximo dirigente nacional del PRI pasará por Atlacomulco, con Alfredo del Mazo como el gran elector.

Avatar del

Por: F. Bartolomé

DENTRO del priismo hay quienes se preguntan si el nombramiento del próximo dirigente nacional del PRI pasará por Atlacomulco, con Alfredo del Mazo como el gran elector.

Y ES QUE los priístas saben que su balance de las elecciones no es el mejor, ya que casi todas las gubernaturas que ganó Morena se las arrebató al tricolor. Y si bien obtuvieron importantes posiciones, fue en alianza y no por sí mismos.

EN CAMBIO las cuentas en el Estado de México les sonríen a los priístas, pues de tener sólo tres diputados federales, ganaron ahora 17; y de tener un solo legislador a nivel local, se dispararon hasta 23, con lo que consiguió el control de la legislatura a contrapelo de lo ocurrido en el resto del país. ¿Será suficiente para que la próxima dirigencia nacional del PRI traiga un cierto sabor a chorizo mexiquense? Es pregunta pa’ los diablos... y no de Toluca.

EL PRÓXIMO embajador norteamericano, Ken Salazar, creció hablando español. “Su familia no vino a Estados Unidos, sino que Estados Unidos llegó a ella”, comentó ayer el fiscal Phil Weiser, en referencia a que los Salazar han habitado en el Valle de San Luis, en Colorado, desde antes de que le fuera arrebatado a México.

HAY QUIENES creen que esta cercanía cultural podría ser benéfica para la relación bilateral. Sin embargo, la experiencia profesional de Salazar tal vez pueda incomodar a algunos en el gobierno mexicano, ya que es un férreo promotor de la defensa del medio ambiente, además de un abogado especialista en temas de energía.

CON TODO y que no es diplomático de carrera, el próximo embajador tiene claro que “las relaciones fronterizas se basan en construir confianza, no muros”, como escribió en 2017. Habrá que ver cuánto le dura el optimismo cuando llegue a México.

ES DE no creerse que la Cancillería se abstuviera en la OEA de condenar el arresto de precandidatos presidenciales en Nicaragua y la manera violenta y antidemocrática en la que está actuando el presidente Daniel Ortega.

EL COLMO es que si el sandinista logró llegar al poder fue, en buena medida, gracias a que en 1979 la diplomacia mexicana fue protagonista de la ofensiva internacional contra el dictador Anastasio Somoza. En aquella época, José López Portillo rompió relaciones con Nicaragua para denunciar el “genocidio” en aquel país.

HOY Ortega se ha convertido en algo peor que Somoza, de acuerdo hasta con sus propios ex compañeros sandinistas, incluido el poeta Ernesto Cardenal al que acosó hasta su muerte. Pero nada de eso parece incomodar a Marcelo Ebrard y a su jefe. Hasta entre los López hay niveles.

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?