El Intérprete 54: dictadores en México, sorpresa en la cumbre, desaire a Guanajuato

Se nos fue la semana entre el puente, la cumbre de mandatarios y los reclamos contra los regímenes de Cuba y Venezuela. Además, dimos el grito sin representantes del Gobierno federal, ellos se lo pierden.

Por: Antonio Lascurain Huerta

El dictador cubano en México

Siempre provocan polémica las visitas a México de los gobernantes cubanos. Más allá de los lazos que existen entre ambos países y de la forma en que los rebeldes lograron el poder en 1959, en la que México jugó un papel fundamental, las características del régimen de la isla generan el rechazo de muchos. 

El motivo es sencillo, escoja usted a su Presidente de México favorito e imagine haberlo tenido 50 años en el poder, los que estuvo FIdel Castro: insoportable, ¿verdad? La falta de libertades que impuso, que fielmente continuaron su hermano Raúl y ahora MIguel Díaz-Canel, completan la explicación del repudio.

Recuerdo mucho una de esas visitas, efectuada hace 30 años con motivo de la Primera Cumbre Iberoamericana, que se celebró en Guadalajara y durante la cual la presencia de Fidel Castro fue cuestionada, lo mismo que ahora, por otros estadistas presentes en aquella reunión, que aludieron a las dictaduras en la región.

Inmutable, el dictador cubano pronunció las mismas palabras que ayer dijo Díaz Canel, al considerar que Cuba era víctima de una “permanente campaña de difamación”, aunque dijo que “no había sentido agresivo” ninguno de los discursos.

-¿Hay elecciones democráticas en su País?, le preguntaron.

-¿Y de qué otra forma pueden ser las elecciones?, contestó Castro sin inmutarse.

Justo aquel viernes 19 de julio de 1991 en que se publicaba la cobertura de la  cumbre, realizada por nuestra hoy directora editorial, Arcelia Becerra, AM revelaba un escándalo doméstico: el techo del flamante Auditorio del Estado, recién inaugurado, se había venido venido abajo, junto con la versión oficial de que se había “caído un plafón”: oportunas fotos aéreas mostraban la magnitud del daño… y de la mentira del gobierno de Rafael Corrales Ayala. El PRI vivía la agonía de su poder en Guanajuato.

Por lo demás, la costumbre de recibir visitantes indeseables ha sido una constante. La única vez que estuve en Palacio Nacional la noche del Grito, durante la administración de MIguel de la Madrid, me tocó ver cómo platicaban en un aparte el secretario de la Defensa, Juan Arévalo Gardoqui, su similar de Nicaragua, Humberto Ortega (hermano de Daniel, el revolucionario sandinista convertido en dictador) y Manuel Antonio Noriega, el ‘hombre fuerte’ de Panamá que sirvió lo mismo a la CIA que a los narcos colombianos y cuya captura se produjo mediante una bárbara invasión en que los norteamericanos mataron a más de 3 mil civiles, en una operación bautizada -no es broma- ‘Causa Justa’.

Como sea, esta fue la primera vez que un mandatario extranjero hizo uso de la palabra durante el Desfile Militar del 16 de septiembre, con el que México honra a sus soldados. Me pregunto: ¿era Díaz Canel el personaje indicado para la ocasión? Más allá de las demandas del presidente Andrés Manuel López Obrador por terminar el bloqueo de los norteamericanos a Cuba, ¿era necesario mandar al nuevo embajador norteamericano a la última fila de la grada, a disfrutar del sol? A ver si la respuesta nos la da Washington la próxima vez que pidamos vacunas.

El embajador Ken Salazar, durante el desfile: se fue antes del final. Foto: Agencia Reforma

Sorpresa en la cumbre

“Tenemos también claros nuestros propósitos y objetivos: integrarnos y ser soberanos, ser competitivos promoviendo, al mismo tiempo, la justicia y la equidad”, proclamó durante la cumbre el Presidente…

El presidente Carlos Salinas de Gortari, durante la cumbre iberoamericana de 1991. Como puede verse, hay trazos de la retórica que se mantienen inmutables a lo largo del tiempo, sin importar quién sea el que gobierne.

Justo sin embargo es reconocer que la Cumbre de Jefas (tres mujeres entre 33 participantes) y Jefes de Estado y de Gobierno, Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, celebrada el sábado en México resultó una sorpresa.

Y es que la inesperada llegada del presidente Nicolás Maduro fue el detalle que faltaba para aceitar el debate que se produjo durante la sesión del sábado, en la que los presidentes Mario Abdo Benítez, de Paraguay, y Luis Lacalle, de Uruguay, cuestionaron la presencia del venezolano, el primero, y a los gobiernos que reprimen la libertad, el segundo.

Con su rebuscada labia, Maduro se concretó a retar a un debate a su crítico, pero el cubano Díaz Canel cayó redondo en el trapo y cuestionó a Lacalle que 700 mil uruguayos hayan firmado en contra de una ley relámpago “que cambió las condiciones para ajustar precios de combustibles, desalojos, el rol de las empresas públicas, el proceso penal y que permite pagar bienes en efectivo con hasta 100, 000 dólares, entre otros casi 500 artículos”, de acuerdo con un reporte AP. 

“En realidad, un paquetazo neoliberal”, resumió Díaz Canel, que no fue lejos por la respuesta:

“El presidente de Cuba utiliza argumentos de mi nación que no comparto y no son ciertos. Sí hay algo que es cierto: en mi país, por suerte, la oposición puede juntar firmas y tiene resortes democráticos para quejarse. Esa es la gran diferencia con el régimen cubano”, le dijo Lacalle.

En fin, que la cumbre no salió como se esperaba y la firme exposición de puntos de vista críticos opacó los cuestionamientos al neoliberalismo y hasta el surgimiento de la Agencia Latinoamericana y Caribeña del Espacio (ALCE), una novedad que me siento incapaz de comentar con seriedad. Con tantos problemas que tenemos en la tierra.

La ‘foto de familia’ de la Cumbre del fin de semana:las mujeres lamentaron su escasa presencia. Foto: Presidencia de la República

Desaire a Guanajuato

La decisión del Gobierno federal de no designar a ningún representante para la tradicional celebración del Grito de Dolores solamente puede entenderse como un nuevo episodio de la animadversión que el gobierno de López Obrador siente por los guanajuatenses: ya nos dejaron sin el agua del Zapotillo, nos tuvieron más de dos semanas sin vacunas y ahora esto.

Como sabemos bien que el Presidente es un hombre interesado en el estudio de la historia, la decisión debe tener origen en la poca popularidad que tiene en el estado y en sus malos resultados electorales, todo lo cual podría hacerle reflexionar que el tiempo pasa volando, que cada día estamos más cerca de los próximos comicios y que quien sea candidata o candidato de Morena llegará a las urnas con mucho menos arraigo del que él tiene y con muchos guanajuatenses irritados por su trato. Habrá que ver los resultados.

Una imagen de la ceremonia de la noche del 15. Foto: Gobierno del Estado

¿Qué ver, qué leer?

Repasar la semana pasada el tema del ataque contras las Torres Gemelas (y el Pentágono) me hizo recordar cuántos libros interesantes leí sobre el tema, que me obsesionó durante largo rato, como supongo que le pasó a muchos.

A la distancia recuerdo “Quién mató a Daniel Pearl”, de Bernard Henry-Levy, la historia del periodista israelí norteamericado degollado por los yihadistas que lo secuestraron en Paquistán; el informe de la comisión del Congreso norteamericano que estudió aquellos hechos, escrito con fluidez envidiable y, por supuesto, “La Torre elevada”, la obra que llevó a Lawrence Wright al Premio Pulitzer 

Con motivo del reciente aniversario, Netflix comparte una serie, “Punto de inflexión”, a la que vale la pena dedicarle algunas horas. Más allá de los nuevos testimonios sobre el ataque, el bosquejo de las circunstancias que lo hicieron posible es digno de apreciarse.

El Pentágono, tras el ataque terrorista. Foto:AP

 MCMH

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am

Y tú, ¿qué opinas?