Opinión

El error económico de la Ley del aborto en Oaxaca que no se repita en Guanajuato

El indicador trimestral de la actividad económica estatal (ITAEE), ofrece un panorama de la situación y evolución económica del estado en el corto plazo.

Avatar del

Por: Xavier Ginebra Serrabou

El indicador trimestral de la actividad económica estatal (ITAEE), ofrece un panorama de la situación y evolución económica del estado en el corto plazo. Para el cuarto trimestre de 2015, Guanajuato registró un incremento en su índice de actividad económica de 3.7% con respecto al mismo periodo del año anterior.

En la variación porcentual real respecto al mismo periodo del año anterior, por grupo de actividad económica, las actividades primarias reportaron una variación anual negativa de -1.1%, mientras que las secundarias y terciarias registraron un crecimiento de 3.9%. Según cifras del INEGI, al mes de febrero de 2016, León y Cortazar registraron una tasa de inflación anual de 2.69% y 3.16%. Mientras que la inflación a nivel nacional fue de 2.87%. De acuerdo al Directorio Estadístico Nacional de Unidades Económicas, esta entidad federativa cuenta con 257,578 Unidades Económicas, lo que representa el 5.1% del total en nuestro país.

Al cuarto trimestre de 2015, la Población Económicamente Activa (PEA) ascendió a 2,536,929 personas, lo que representó el 60.3% de la población en edad de trabajar. Del total de la PEA, el 95.5% está ocupada y el 4.5% desocupada.

Los partidarios del control de la natalidad aprovecharon la influencia y el abundante dinero de los eugenistas, a la vez que prestaban a estos una cara más amable en el extranjero. En efecto, el movimiento eugenista no lograba extenderse fuera de Estados Unidos y Europa occidental por su evidente racismo.

Además, la diferencia en los principios no era tan neta. La misma Margaret Sanger, pionera del control de la natalidad, fundadora en 1921 de la organización que más tarde pasó a llamarse Planned Parenthood, era eugenista. En una carta de 1950 decía: “En los próximos 25 años, el mundo y nuestra civilización va a depender de un anticonceptivo sencillo, barato y seguro que pueda usarse en los suburbios míseros, en las selvas y entre la gente más ignorante. Creo que ahora, inmediatamente, tendría que haber una esterilización nacional para ciertas clases genéticamente deficientes de nuestra población a las que se está alentando a procrear y que morirían si no fuera porque el gobierno las alimenta”.

Como otros prejuicios, la creencia de que más población supone más misera resiste a las incontestables pruebas en contra. En los dos últimos siglos, el número de personas sobre la Tierra se ha multiplicado por casi siete, de 980 a 6.500 millones. Sin embargo, hoy los seres humanos, en conjunto, son más sanos y más ricos, viven más tiempo, están mejor alimentados y tienen más instrucción que nunca”. No se han producido las catástrofes predichas por Malthus ni por sus seguidores contemporáneos, como Ehrlich.

Esto muestra que “las personas no son nuestra mayor carga. Son nuestro mejor activo, la fuente de todo aquello de lo que depende el progreso humano: ambición, intuición, perseverancia, ingenio, imaginación, liderazgo, amor. Desde luego, con menos seres humanos habría menos bocas que alimentar. Pero habría también menos emprendedores, menos pioneros, menos solucionadores de problemas. Por eso lo que nos debería preocupar no es un aumento de población, sino el descenso que se avecina. Pues, como señala Phillip Longman, estudioso de demografía y economía en la New American Foundation: ‘En toda la historia, nunca hemos tenido prosperidad económica acompañada por despoblación’. Y la despoblación, nos guste o no, está a la vuelta de la esquina”.

Ahora que se acaba de legalizar la antijurídica ley que autoriza el aborto en Oaxaca, cuando el argumento era que las mujeres pueden hacer lo que quieran con el propio cuerpo, lo que pueden hacer hasta que dejen de tener un embrión dentro porque se afecta a un tercero (todos hemos nacido en un embrión) que al poseer toda la información genética para su desarrollo es jurídicamente una auténtica persona.

También Alva y Gunnar Myrdal, impulsores del Estado del bienestar en Suecia, compartían esas ideas. Su fórmula era difundir anticonceptivos y a la vez dar subvenciones por maternidad y vivienda, para asegurar que todo hijo nacido fuera un hijo querido, lema clásico del control de la natalidad. Pero la segunda parte de su programa, advertían, podía llevar a “un aumento de la fecundidad en grupos genéticamente defectuosos”, lo que exigía “algún correctivo adecuado”. El que propusieron era esterilizar a los de tales categorías, incluso empleando la fuerza con “los incapaces de decisiones racionales”. En efecto, a partir de 1941 Suecia implantó una política de esterilizaciones eugenésicas, en algunos casos aplicada también por motivo de “comportamiento antisocial”.

 No nos quejemos luego de que los países y estados con menor desarrollo económico son los que menos apuestan por la vida y en su dimensión de capital humano. Que lastima que el gobierno de AMLO y su movimiento siga cometiendo errores, que en este caso son pérdida de activos económicos y lo peor, asesinatos de niños pequeños.

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?