El excluido

Las puertas del camino a la elección del  2024 están abiertas para los aspirantes a la presidencia.

Avatar del

Por: Enrique Gómez Orozco

Las puertas del camino a la elección del  2024 están abiertas para los aspirantes a la presidencia. Mujeres y hombres. El presidente López Obrador tiene el corazón puesto en Claudia Sheinbaum. Aunque dice que tiene muchas “corcholatas” con personajes como Marcelo Ebrard, Tatiana Clouthier, Juan Ramón de la Fuente y otros; deja de lado al senador Ricardo Monreal, líder de la mayoría en el Senado. 

Monreal estuvo en León y pude preguntarle si estaba de acuerdo en que México fuera el país de un solo hombre. Dijo que las instituciones deberían ser más importantes. También mencionó lo que ha repetido en los últimos días: “estaré en la boleta”. 

Sé que a él no lo nombraron y por tanto hay una primera grieta en Morena. Debe sentirse muy mal por estar excluido. Hace algunos años, cuando en el PRI no lo apoyaron para ser candidato para el gobierno de Zacatecas, cambió de partido y ganó la elección. Funcionó la disidencia y de ahí pasó con casi todo el PRD a Morena. 

En la conversación tuve la sensación de estar con un político de mucha experiencia, con razonamientos sensatos pero aún con el freno de mano puesto para no llegar a un rompimiento frontal con López Obrador. Incluso no lo escuché muy convencido de temas que hoy están en la discusión como la contrarreforma eléctrica. Sabe de números y comprende lo que costaría al país. 

Para engancharse en la boleta de otro partido o participar en igualdad de circunstancias en Morena, Monreal propone que se legisle para los partidos el método de elecciones primarias. Es sencillo, los delegados de todo el país, los miembros de los consejos nacionales, y de preferencia, todos los simpatizantes registrados de un partido deberán votar por su candidato. No hay forma más democrática de elegir que mediante el voto directo de la militancia. 

El problema es la cultura que trasciende al tiempo y a los partidos. El antiguo “dedazo” que ahora López Obrador llama “corcholatazo”, domina en todos los partidos y en muchas entidades. Con la aceleración de la carrera presidencial, también comienzan las vibraciones en los estados que tienen elección en 2024. Ayer platiqué con un diputado del PAN en Guanajuato y mencionaba ya a dos mujeres y a dos hombres en la lista de preferencias. Que si Luis Ernesto Ayala o Libia García; que si el senador Erandi Bermúdez o tal vez  Alejandra Gutiérrez. 

El 31 de octubre es el último día de la primera mitad del sexenio presidencial. Serán los primeros 35 meses de los 70 que durará. Diego Sinhue Rodríguez ya pasó su primera mitad el pasado 25 de septiembre. Igual que al Presidente, no le interesa que haya primarias ni que la sucesión gubernamental se le vaya de las manos. El método que usará Morena, según AMLO, serán las encuestas. Lo mismo que el PAN. El problema de las encuestas es que se pueden manipular. 

Entrar a un sistema de selección de candidatos con elecciones primarias nos acercará más a la pluralidad y a la libertad de elegir dentro de los partidos. Liberaría fuerzas reprimidas dentro de las diferentes corrientes. Como dicen los candidatos siempre: la verdadera encuesta es el día de la elección con la cuenta de votos. 

También necesitamos periodos de campaña más cortos y otros ajustes a la ley electoral: votación electrónica con reconocimiento facial y el uso de la tecnología para tener resultados inmediatos. Pero antes que eso, debemos cortarle el dedo a los gobernantes.

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?