El extraño expediente del general Cienfuegos

El momento más inquietante del expediente que la DEA le abrió al general Salvador Cienfuegos Zepeda, exsecretario de la Defensa Nacional, comienza con una conversación por BlackBerry.

Avatar del

Por: Héctor de Mauleón

El momento más inquietante del expediente que la DEA le abrió al general Salvador Cienfuegos Zepeda, exsecretario de la Defensa Nacional, comienza con una conversación por BlackBerry entre "Thor", presumiblemente el narcotraficante Juan Francisco Patrón Sánchez, "El H2", y "Superman", uno de sus cercanos colaboradores. El diálogo —con todo y faltas de ortografía— es el siguiente:

"Thor: Oiga las veces que ha ido a Mexico ah visto al padrino q sale en la TV o ah otro sr.

Superman: No a ese por que. Al mismo sr. No a otro.

Thor: Porq dicen q es un personaje retirado el contacto q tenemos.

Superman: Pues a usted también lo a invitado no es otro oiga pues al menos que este tonto yo. Se lo juro por Dios.

Thor: Me dejan bien aguitado cuando me dicen eso.

Superman: Poro quien esta retirado. Según pues que yo sepa no, no está retirado.

Thor: Pues Cienfuegos noo como va a estar retirado si es el secretario de la defensa.

Superman: No está retirado. Pero usted me dijo ahorita que un personaje retirado. Y el que yo vi no esta retirado.

Thor: Si eso me dicen que yo estoy bien con una persona del ejercito retirada. Q es amigo del secretario de la defensa… y me dejan bien panikiado.

Superman: Pues mire oiga el que yo vi es ese sr. que se pone como tomate colorado cuando se enoja. Alto, blanco, cacarizo, medio llentio… y el tío.

Thor: Es el secretario de la defensa como cree q va a estar retirado.

Superman: De que hablo con él, no se. De que lo vi a él si".

En 2013 la DEA le comenzó a seguir el rastro a vendedores de heroína asentados en Las Vegas. Los abastecía Juan Francisco Patrón Sánchez, "El H2", cuyo bastión era Nayarit. A través de intervenciones telefónicas autorizadas, la DEA dio con el rastro de un supuesto sobrino del narcotraficante, David Silva Gárate, "El H9".

En las comunicaciones aparecieron referencias a un personaje identificado como "Zepeda" y el "Padrino". Para la DEA se trataba del entonces secretario de la Defensa Nacional. De acuerdo con esa agencia, Cienfuegos habría enviado alguna vez este mensaje a Silva Gárate:

"Solicitaron a pollo federal en mazatlan por si tiene gente su tio este pero muy al pendiente diga le a su tio que le mande para los refescos a mi amigo y de pasada ami bueno  si no que le mande a mi amigo es mas no le diga nada dejelo mejor".

El 9 de diciembre, el sobrino de Patrón Sánchez viajó a la ciudad de México para conocer a su contacto en la Sedena.

El encuentro quedó registrado en la conversación de BlackBerry "Samanta" (Silva Gárate) y "Spartacus" (Patrón Sánchez). Era el 9 de diciembre de 2015.

"Zepeda" le había pedido a Silva Gárate que no se asustara, que iba a mandar a que lo recogieran cinco camionetas negras, con vidrios oscuros y los códigos encendidos. "Ya vamos para con el padrino", informó. "Vamos ala secretaria de la defensa". "Samanta" fue llevado a una casa "vien grande" en el rumbo de las Lomas. 

A las 22:51 Silva le comentó a su jefe: "Ooiga este sr es el que sale en la TV". Los mensajes eran enviados cada 15, cada 20 segundos.

Fue una larga noche. Se cruzaron promesas: "Que mientras este el usted estara libre", "Digale que de mi parte nunca va a tener un problema".

El siguiente fue un año de comunicaciones constantes entre "Zepeda", es decir "El Padrino", y "Samanta".

En noviembre surgieron las dudas: "Usted es el único q puede decirme si vio a Cienfuegos. Y al tío", preguntó Thor. Contestó Superman: "Digo que sí, pero usted mete duda".

Thor: Siendo el padrino el que vio usted la cosa está bien. Pero si no, está mal la cosa.

Superman: Yo vi al q dijo.

Estas comunicaciones fueron parte de las pruebas que en octubre de 2019 llevaron a la detención de Cienfuegos.

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?