El libro “Principia” de Newton y su difusión

El libro “Philosophiæ Naturalis Principia Mathematica” conocido como Principia, es un libro en tres volúmenes escrito en latín por Issac Newton y publicado el 5 de julio de 1687.

Avatar del

Por: Vicente Aboites

El libro “Philosophiæ Naturalis Principia Mathematica” conocido como Principia, es un libro en tres volúmenes escrito en latín por Issac Newton y publicado el 5 de julio de 1687. En este libro se presentan las leyes del movimiento que son la fundamentación de lo que hoy conocemos como mecánica clásica. En su época no se entendía el movimiento de los cuerpos en el cielo ni el de los cuerpos en la tierra. De hecho, se pensaba que eran fenómenos diferentes.

Newton mostró sorprendentemente que estos movimientos están regidos por las mismas leyes. La descripción del movimiento de una pelota en la tierra o de un planeta en el espacio está regida por las mismas cuatro leyes de Newton. El conjunto formado por las tres leyes del movimiento i.e. 1. inercia, 2. definición de fuerza, 3. acción y reacción, y la Ley de Gravitación, son lo único requerido para describir los fenómenos clásicos en cualquier lugar del universo.

En la década de 1950 se realizó una búsqueda mundial encontrando solo 189 copias originales de la primera edición de los Principia, sin embargo, un nuevo censo publicado en septiembre de este año (ver: M. Feingold and A. Svorenčík. A preliminary census of copies of the first edition of Newton’s Principia, Annals of Science, Vol. 77, September 2, 2020, p. 253) mostró la existencia de 386 ejemplares de esta primera edición en diferentes bibliotecas públicas y privadas del mundo.  Esto fue una buena noticia pues muestra que este libro tuvo mayor difusión de la que se pensaba.

Sin embargo, también se debe subrayar la participación de Voltaire en la difusión del pensamiento de Newton. El libro “Los Eléments de la philosophie de Newton” de Voltaire, publicados en 1827, contiene la siguiente nota del editor:

“En la época en que Voltaire publicó sus ‘Eléments de la philosophie de Newton’, los descubrimientos de la filosofía inglesa eran poco conocidos en Francia, a pesar de que las ‘Lettres Philosophiques’ llamaron la atención de los sabios y hombres de letras sobre el estado de la iluminación científica en Inglaterra [. . .].  Cuando el Sr.  Voltaire escribe sus ‘Eléments’ casi todos los sabios franceses eran cartesianos: Maupertuis y Clairault, dos geómetras de la academia de ciencias, pero entonces muy jóvenes, eran los únicos newtonianos conocidos del público [. . .].  La obra de Voltaire contribuyó a hacer la filosofía de Newton inteligible a todos aquellos que no eran geómetras [. . .]. El Sr. Voltaire contribuyó posiblemente más que cualquier otra persona al fin de la filosofía cartesiana”.

Es un hecho que la física de René Descartes estuvo bien arraigada en Europa casi inmediatamente después de la publicación de sus teorías, particularmente de su libro “Principia Philosophiae” en 1644. A esto último contribuyó una exposición de estas dada por el físico francés Jacques Rohault (1620-1672) en su libro “Traité de Physique” publicado en París en 1671. Posteriormente el físico suizo Theophile Bonet (1620–1689) tradujo al latín el texto de Rohault, el cual fue publicado en Ginebra en 1674 y en Londres en 1682. 

Como podemos ver el texto de Rohault comenzó a ser utilizado cinco años antes de la publicación del libro “Philosophiae Naturalis Principia Mathematica” de Newton, publicado en 1687. Florian Cajori señala en el Apéndice de los Principia que paradójicamente en 1730, ¡tres años después de la muerte de Newton y cuarenta y tres años después de la publicación de los “Principia”!  El texto de Rohault era aún utilizado en la Universidad de Cambridge.

Convencido Voltaire de la importancia de la difusión de la filosofía newtoniana, publicó en Ámsterdam en 1738 los “Eléments de la philosophie de Newton”, libro que se convirtió en el verdadero vulgarizador de la filosofía newtoniana y que le abrió a esta las puertas de gran parte del mundo científico europeo del siglo XVIII. Desde luego que al abogar por Newton y difundir su pensamiento, Voltaire se hizo odiar por la Academia de Ciencias, por la Universidad de la Sorbonne, así como por una parte importante de los intelectuales europeos de la época que aceptaban el pensamiento de Descartes como la más acertada expresión del conocimiento humano.

Entre  los filósofos  anti-Newtonianos  más  destacados  se  encuentra  el abad  Marchi autor  de “Réflexions  sur  la  philosophie  de Newton mise à la portée de tout le monde” publicado en 1738, Noel Regnault profesor de física y matemática en París y  autor  de  un  notorio  tratado  cartesiano  sobre  estos  temas que fue reimpreso ocho veces entre 1729 y 1755 así como autor de “Lettre d’un physicien sur la philosophie de Newton” publicado en 1738 y Jean Baniéres, autor del “Examen et réfutation des Eléments de la philosophie de Newton de M. de Voltaire”, publicado en París en 1739. Sin embargo, pocos años después de la publicación de los “Eléments”, la obra de Voltaire fue reconocida por la Sociedad Real de Londres y la Sociedad Real de Edinburgo, las cuales nombraron a Voltaire “miembro extranjero” en 1743 y 1745 respectivamente, ante esto la Academia Francesa (entonces, Real Academia de Ciencias) lo acepto como miembro en 1746.

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?