Opinión

El marcador a favor del Canciller

Que sí, que fue un éxito la visita de Pompeo a México del pasado domingo, una buena noticia entre tanta incertidumbre, una mejor frente al escenario económico que pinta para complicarse muy en serio de aquí al 31 de julio

Avatar del

Por: Luis Cárdenas

No hay triunfador que no sea presa de su triunfo”, Jacinto Benavente

Que sí, que fue un éxito la visita de Pompeo a México del pasado domingo, una buena noticia entre tanta incertidumbre, una mejor frente al escenario económico que pinta para complicarse muy en serio de aquí al 31 de julio cuando conozcamos los resultados del segundo trimestre del año y se arme el gran debate sobre si estamos o no estamos en una recesión…. Una muy buena frente a tanto muerto.

De entrada, podemos respirar tranquilos otros 45 días sin aranceles, si en la primera fase bajamos, más menos, un 35% el flujo migratorio habrá que ver si no terminan exigiéndonos el doble para cuando se cumpla el plazo de los 90 días… Pero un respiro es un respiro.

La reunión tuvo también su carnita, su parte de morbo: la creación de una comisión bilateral para conseguir repatriar un porcentaje de los bienes del “Chapo” es una gran nota que, la verdad, parece que se quedará en eso y no más.

Seamos serios, ¿de dónde, realmente, se piensa rescatar, al menos, una ínfima parte de los 12 mil millones de dólares que el capo pudo amasar durante décadas de carrera criminal?, la misma OFAC, con todo y sus poderosos tentáculos financieros en el planeta no ha detectado aún gran cosa, ¿será que la UIF de Santiago Nieto le dará batalla al tema con resultados tangibles?... ¡Ojalá!, pero de que el asunto fue atractivo y taquillero, ni duda cabe.

A mi juicio fueron dos los grandes goles de Marcelo Ebrard: el primero el de comprometer, cada vez de manera más seria, a los norteamericanos para que el proyecto de inversión en Centroamérica con la correspondiente potencialización económica de la región se vuelva una realidad en un mediano plazo, un tema que hace apenas unos meses se antojaba utópico y hasta ingenuo.

El segundo es aún mejor si se toma con la seriedad debida: la búsqueda de mecanismos que frenen el tráfico de armas de Estados Unidos a México podría derivar en resultados concretos para disminuir la violencia que, en este año, ya se proyecta como la más sangrienta en la historia contemporánea del país, ¡más de 20 mil muertos en lo que llevamos de 2019!

Sin embargo, ¿la Asociación Nacional del Rifle, importante patrocinadora de Donald Trump, con todo y sus decenas de sociedades alternas, respaldará la propuesta?, recordemos que estamos hablando de un país con lobbistas en su Congreso que exigen garantizar el derecho a enfermos mentales para portar armas de asalto… Pompeo no hablaba de dientes para afuera, ¿o sí?

El gran pendiente sigue en el asunto del famoso tercer país seguro, de facto, dicen los críticos del Canciller, lo somos ya, ¿cómo llamarle, si no así, a los más de veinte mil que esperan en nuestro país su cita de asilo en los Estados Unidos?, con el tema creciendo como va creciendo habrá que replantear el simple argumento legal.

Y viene algo más intenso, ¿cuál será la postura de México en el Consejo de Seguridad de la ONU cuando el presidente López Obrador entiende la Doctrina Estrada como el símil del avestruz frente al mundo?, ¿seremos el tapete de los gringos?, ¿nos mandaremos solos?

Con todo, el canciller Ebrard es hoy por hoy el único miembro del gabinete que ha dado resultados tangibles… El Vice, ya le llaman.

Gracias por las buenas noticias, urgían.

De Colofón

El Presidente se enojó con Proceso, dice que ha perdido un lector, pero no respondió la pregunta: ¿Seguirá Salinas Pliego en su Consejo Asesor luego del escándalo de Fertinal?

En esta nota:

Comentarios