Opinión

Encrucijada diplomática

De ser Trump reelecto por un movimiento veleidoso del viento, se enfrentaría a un congreso tal vez dominado por los demócratas que lo paralizarán legislativamente. Si Trump gana, los intereses mexicanos no estarán a salvo y si pierde, tampoco.

Avatar del

Por: Francisco Martín Moreno

Según AMLO “la mejor política exterior es la interior”, es decir, ignorar al mundo entero, salvo que recibiera una “atenta invitación” para visitar la Casa Blanca con el pretexto de celebrar la entrada en vigor del T-MEC, un nuevo tratado comercial en el que perdimos enormes ventajas competitivas o para “agradecer la venta de ventiladores”. Veamos: Si AMLO asiste a la reunión generaría un problema con los demócratas y si se disculpa, lo tendrá con los republicanos. ¿Cuál opción sería menos perjudicial para México?

Si bien un importante sector de los demócratas se opuso al TLC durante 1993, no es menos cierto que apoyaron abrumadoramente el T-MEC, por lo que esperarían un agradecimiento de parte AMLO, mismo que no recibirán en razón de las presiones o mejor dicho, prohibiciones de Trump. Biden, sepámoslo, tiene una libreta con una lista de rencores en contra de México, en donde, entre otros muchos resabios, se encuentra su coraje originado por la visita de Trump a Los Pinos, en donde fue recibido por Peña con los honores propios de un jefe de Estado, distinción insensata que detonó su popularidad en contra de Hillary Clinton. Biden nos desprecia profundamente, alucina a México al considerarlo un país podrido por la corrupción. Fue el último en votar, y lo hizo a regañadientes, a favor del TLC. ¿Biden va invitar a AMLO para aprovechar su viaje o éste le pedirá una cita al demócrata? ¡Imposible! ¡Cuidado con la comunidad chicana decidida a castigar rudamente a Trump en las urnas por los incontables improperios que ha recibido de este último! De ahí el desprecio con el que contemplarían a AMLO si sale sonriente en una fotografía con quien la ha ofendido con indudable injusticia!

Si AMLO rechaza la invitación, un escenario a descartarse porque ya aceptó públicamente la entrevista, entonces despertará la conocida ira del inquilino de la Casa Blanca con todas sus consecuencias, además de la catarata de insultos que lanzará en las redes por no haber satisfecho su capricho, más aún cuando va muy abajo en las encuestas en relación a Biden. México, un país petrolero, importa el 80% de gasolinas y otro porcentaje similar de gas de los Estados Unidos. Trump puede paralizar a México en 72 horas para ya ni hablar de una declaración arbitraria de guerra arancelaria a pesar del T-MEC, o un bloqueo comercial al estilo cubano, entre otras medidas coercitivas. ¡Un horror! De ser Trump reelecto por un movimiento veleidoso del viento, se enfrentaría a un congreso tal vez dominado por los demócratas que lo paralizarán legislativamente. Si Trump gana, los intereses mexicanos no estarán a salvo y si pierde, tampoco.

Ahora bien, si un Biden resentido con México ganara en noviembre y además disfrutara de una mayoría demócrata en el congreso, las negociaciones con los representantes de lo que queda de la 4T, serían sumamente complejas. México podría sufrir serias consecuencias en los próximos 4 años, salvo que AMLO perdiera, como es deseable, la revocación del mandato en el 2022. ¿Cuál política histórica del Buen Vecino? ¿Cómo imaginar los términos de una entrevista entre AMLO y Biden después de que México habría apoyado en dos ocasiones críticas las candidaturas de Trump y desconocido abiertamente su posición de neutralidad electoral bilateral? 

Conclusión: Si Trump se reelige, debemos recordar su declaración: “No quiero nada con México más que construir un muro impenetrable y que dejen de estafar a EU”. No olvidemos que en la Casa Blanca, Trump se refiere a AMLO como “Juanito Trump”, quien no contesta sus tuiters insultantes, hace el dirty work en materia de migración y no cuestiona el aborrecible significado del muro. ¿Dónde quedó el bravo juarista? El ilustre Benemérito fusiló a Maximiliano.

¿Más vale malo conocido que “bueno” por conocer? Menuda encrucijada diplomática que bien se hubiera podido paliar con diplomáticos. ¿Se murieron todos de repente?

PD: Si el amable lector deseara ingresar en el mundo de las fantasías políticas para imaginar cómo sería la reunión entre Trump y AMLO, lo invito a bajar de las plataformas electrónicas mi nueva novela “Cuando México perdió la esperanza”.

En esta nota:
8am

Recibe gratis por email las 8 noticias esenciales de AM, antes de las 8:00 a.m.

8am

Y tú, ¿qué opinas?