¿Está China en un gran problema?

Estos son tiempos de miedo en Estados Unidos, con uno de nuestros principales partidos precipitándose hacia el autoritarismo y el otro teniendo dificultades para avanzar gracias a dos senadores que no cooperaron.

Avatar del

Por: Paul Krugman

Estos son tiempos de miedo en Estados Unidos, con uno de nuestros principales partidos precipitándose hacia el autoritarismo y el otro teniendo dificultades para avanzar gracias a dos senadores que no cooperaron. La mayor parte de lo que escribo, inevitablemente, se centra en las turbulentas perspectivas de nuestra república. Pero todo el mundo necesita un descanso. Por eso hoy quiero hablar de un tema más feliz: Los riesgos de una crisis económica en China.

De acuerdo, no exactamente más feliz. Pero un cambio de tema, de todos modos.

Las advertencias sobre la economía china no son nuevas, pero hasta ahora los preocupados, incluido yo mismo, se han equivocado constantemente. En 2013 sugerí que el modelo de crecimiento de China se estaba volviendo insostenible y que su economía podría estar a punto de chocar contra una Gran Muralla; obviamente eso no sucedió.

Sin embargo, cuanto más de cerca se mira cómo China ha podido mantener su economía en marcha, más problemático parece. Básicamente, China ha enmascarado los desequilibrios subyacentes creando una inmensa burbuja inmobiliaria. Y es difícil ver cómo termina bien esto.

El trasfondo: las reformas introducidas por Deng Xiaoping a finales de la década de 1970 crearon un milagro económico. China, que era extremadamente pobre, es ahora una nación de ingresos medios y, dado su tamaño, eso la convierte en una superpotencia económica. Pero el crecimiento económico de China se ha ido desacelerando gradualmente. 

No hay nada misterioso en esta desaceleración. China pudo lograr un crecimiento increíblemente rápido a través de una combinación de préstamos tecnológicos de naciones más avanzadas y una enorme transferencia de población de las áreas rurales a las ciudades. A medida que crecía su sofisticación tecnológica y se reducía la reserva de mano de obra rural, el crecimiento estaba destinado a desacelerarse. Además, la política del hijo único le dio a China el tipo de demografía que solemos asociar con los países más ricos: la población en edad de trabajar alcanzó su punto máximo hace unos años y ahora se está reduciendo.

En sí mismos, un crecimiento más lento y una transición demográfica no necesariamente implican una crisis. Pero aquí está el problema: los patrones de gasto chinos no se han ajustado a las necesidades de una economía de crecimiento más lento. En particular, el país todavía tiene una tasa de ahorro muy alta, por lo que para mantener el pleno empleo necesita invertir una parte increíblemente alta del PIB, más del 40%.

¿Qué impulsa la inversión? Normalmente, depende mucho de qué tan rápido esté creciendo la economía: el crecimiento es lo que crea una demanda de nuevas fábricas, edificios de oficinas, centros comerciales, etc. Por lo tanto, una inversión muy alta como porcentaje del PIB es sostenible si la economía está creciendo al 9 o al 10% anual. Sin embargo, si el crecimiento cae al 3 o 4%, el rendimiento de la inversión cae. Es por eso que China realmente necesita cambiar su combinación económica: ahorrar menos y consumir más.

Pero los ahorros chinos se han mantenido obstinadamente altos, y sí, el ahorro excesivo es un problema económico.

Hace unos años, un estudio del Fondo Monetario Internacional trató de explicar los altos ahorros chinos. Sugirió que el mayor culpable fue la misma transición demográfica que es una de las causas de la desaceleración del crecimiento: una tasa de natalidad en declive significa que los adultos chinos no pueden esperar que sus hijos los mantengan más adelante en la vida, por lo que ahorran mucho para prepararse para la jubilación. Este factor demográfico se ve reforzado por la debilidad de la red de seguridad social de China: las personas no pueden contar con el gobierno para que las respalde en sus últimos años o para pagar la atención médica, por lo que sienten la necesidad de acumular activos como medida de precaución.

Los legisladores chinos saben todo esto, pero de alguna manera no han podido lidiar con estos problemas subyacentes. En cambio, han mantenido la tasa de inversión muy alta a pesar de la desaceleración del crecimiento, principalmente alentando un gran gasto en la construcción de viviendas. Un documento de 2020 de Kenneth Rogoff y Yuanchen Yang muestra que la inversión china en bienes raíces ahora supera con creces los niveles de EU en el apogeo de la burbuja inmobiliaria de la década de 2000, tanto en términos de dólares como en porcentaje del PIB.

Rogoff y Yang también muestran que los precios de la vivienda en China son extremadamente altos en relación con los ingresos y que el sector inmobiliario se ha convertido en una parte increíblemente importante de la economía de China.

Nada de esto parece sostenible, razón por la cual a muchos observadores les preocupa que los problemas de deuda del gigante promotor Evergrande sean solo la punta de lanza de una crisis económica más amplia.

Ya he señalado que hasta ahora China ha podido desafiar a los agoreros. Por lo tanto, podría tener la tentación de conceder a los políticos chinos el beneficio de la duda y asumir que se las arreglarán para hacer frente a esta situación. Sin embargo, resulta que en realidad no han estado lidiando con los problemas subyacentes de su economía, sino que han estado enmascarando esos problemas creando una burbuja inmobiliaria que, en última instancia, magnificará el problema.

Pero, ¿por qué debería importarle al resto del mundo? China, que mantiene controles sobre el flujo de capital hacia y desde el país, no está profundamente integrada con los mercados financieros mundiales. Por lo tanto, no es probable que la caída de Evergrande provoque una crisis financiera global de la misma manera que lo hizo la caída de Lehman Brothers en 2008. Una desaceleración china tendría algún efecto secundario a través de la reducción de la demanda china, especialmente de materias primas. Pero en términos puramente económicos, los riesgos económicos globales de los problemas de China no parecen tan grandes.

Sin embargo, China tiene un gobierno autocrático, el tipo de gobierno que en otros tiempos y lugares ha tendido a responder a los problemas internos buscando un enemigo externo. Y China también es una superpotencia. No es difícil contar historias de miedo sobre a dónde podría conducir todo esto.

Y con eso, les devuelvo a sus preocupaciones habituales sobre lo que está sucediendo en los Estados Unidos.

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?