Feria en pandemia

Se abren las apuestas. Nadie sabe quién ganará: el Patronato de la Feria o el Ómicron.

Avatar del

Por: León Jacobo Robespierre

La Feria de León se realiza en una de las más dramáticas etapas del COVID. La explicación es que han aplicado 7.2 millones de vacunas y la variante Ómicron enferma a todo el que se atraviesa pero es menos mortal. Lo cierto es que el riesgo asumido por el doctor Daniel Díaz Martínez, secretrario de Salud, es enorme. El pico de la nueva cepa coincidirá con los fuegos artificiales, la fiesta y el alcohol en el palenque. 

Ayer murieron 50 personas en el estado, enfermaron 1,742 y si el bicho aprovecha la feria de León, al rato ya no cabremos en los hospitales de Guanajuato.

El Patronato de la Feria con aval del Estado y del Municipio, no resistieron la presión de otro año sin fiestas de enero, y dieron el aval. La gente está harta del encierro, la crisis económica, la violencia y todo lo que amarga nuestra convivencia. Por eso habrá muchos aventados que sigan cantando “¡Aquí la vida no vale nada!”

La organización avanzaba sin contratiempos, con un semáforo en verde y contagios al mínimo, hasta que llegó Ómicron, la cuarta ola. La decisión se mantuvo igual que el color verde.

En ningún momento se pensó en posponer o cancelar la feria.

Que ya estaba todo listo, invertido, programado, que el repunte de contagios los tomó con los dedos en la puerta, imposible suspender, dijeron. La verdad es que se necesitaba o se necesitará una voz de estadista que diga. Primero lo primero. Primero es la salud y el bienestar de los leoneses. Ahora, a esperar las consecuencias de la fiesta que espera 4 millones de visitantes.

Hay quien dice que el empresario panista Juan Carlos Muñoz, presidente de la Feria, no quería despedirse sin organizar la última que le toca en su periodo (en 2021 se debió cancelar, aunque en julio se aventaron la Feria de Verano). Para ello contó con el respaldo del gobernador Diego Sinhue y la alcaldesa Ale Gutiérrez.

El lunes, de gira en Irapuato, Diego Sinhue declaró así: “Mientras la Federación nos siga poniendo en semáforo verde, seguiremos en pie con los eventos que nos habíamos planteado, como la Feria. Hemos platicado con la Secretaría de Salud, aunque haya incremento en casos, tenemos suficiencia en espacios hospitalarios, tenemos vacunas, es una situación muy diferente a la de hace un año”.

El que no arriesga…

 

El jueves en la conferencia de prensa en la que se anunciaron las medidas sanitarias de la feria, Juan Carlos dijo: “Estamos privilegiando esta reactivación económica. Hay que celebrar la magia. Tenemos unos protocolos que han venido trabajando de una manera muy meticulosa, muy profesional”.

Ahí se encontraba Mauricio Usabiaga, secretario de Desarrollo Económico Estatal, quien se aventó la puntada de que la vida es riesgo, y aplaudió la decisión por valiente.

Ese mismo día, Alejandro Macías, nuestro experto médico leonés y a quien todos reconocen (cuando así les conviene) su expertis en todo lo referente a la pandemia, comentó lo siguiente sobre el anuncio de la postergación del regreso a clases presenciales en la Universidad de Guanajuato:

“Conviene la precaución, conviene la salvaguarda de todos. Quisiéramos vernos otra vez pero en este momento simplemente no es un buen tiempo. Quien diga que sepa lo que se tiene que hacer, creo que está mintiendo, puesto que no hay una situación precedente”.

Otros médicos especialistas en salud pública como el legislador Éctor Jaime Ramírez y el exsecretario de Salud federal, José Ángel Córdova, no se pronunciaron por cancelar el evento pero advirtieron del riesgo de realizarlo.
 

Contagios, en todos lados

 

Entre las medidas tomadas está el uso obligatorio de cubrebocas. El aforo máximo en los diferentes espacios será del 80%, en el Palenque y en el Domo en un 75%.

Esos aforos, suponiendo que se respetaran, es una multitud de personas. ¿Qué pasará en los conciertos en los que ya se vendieron más boletos?

En el Estadio León será al 70%, o sea más lugares vacíos que en el Palenque. Qué cosas.

¡Ah!, y la recomendación de que si no está vacunado o padece alguna enfermedad que lo haga vulnerable, mejor no vaya. Otro reconocimiento del riesgo del evento.

En los primeros 15 días de enero el acumulado de contagios del mes es de 13 mil 953 casos, muy por encima a los de todo diciembre que fueron 7 mil 221. Y con la tendencia del peor mes que fue enero del 2021 cuando se registraron 24 mil 232.

El secretario de Salud, Daniel Díaz Martínez, anuncia que el semáforo en verde se mantiene hasta el día 23, basados en los datos de pacientes hospitalizados y defunciones que, gracias a las benditas vacunas, han disminuido notoriamente.

Pero sigue la pesadilla. Ayer se reportaron ¡50 muertes!

 

 “Guanajuato se encuentra en el lugar 18 en cuanto a la tasa de incidencia de casos activos, el lunes de esta semana estábamos en el lugar 20°, avanzamos dos lugares y seguramente como el resto del país se van a empezar a bajar los semáforos a amarillo hacia la región centro y sur de México”, declaró en conferencia del viernes.

Juan Luis Mosqueda, infectólogo y director general del Hospital Regional de Alta Especialidad del Bajío, anota que el riesgo de la cuarta ola de la pandemia no es sólo más hospitalizaciones y muertes, que también incrementarán al haber un mayor número de contagios, muchos de ellos entre personas no vacunadas.

El tema no es solo la gravedad, advierte el médico, sino el ausentismo laboral por la cantidad de contagios en un mismo momento, ya lo vimos por ejemplo con la cancelación de vuelos comerciales por los contagios entre pilotos y sobrecargos.

“Ahora imaginen eso en la atención de la salud, la acumulación rápida de casos ocasiona que las personas busquen atención, pero al mismo tiempo, el personal de salud está enfermando y requiriendo aislamiento, ese desequilibrio ocasionará dificultades para mantener la atención”, alertó.

No se recuerda un inicio de Feria sin presencia ni del gobernador Diego Sinhue Rodríguez, ni la alcaldesa Alejandra Gutiérrez (ambos contagiados de COVID-19).
 

El secreto de Alejandra

 

La alcaldesa Alejandra Gutiérrez se equivocó al comunicar su contagio de COVID-19 tres días después de dar positivo a la prueba de PCR.

El martes por la mañana en un abarrotado Teatro Manuel Doblado presentó su Programa de Gobierno 2021-2024. Ale dio un largo discurso sin cubrebocas. Antes y después saludó y se tomó la foto con decenas de colaboradores e invitados.

Y en su mensaje difundido ayer, informando que tiene Covid, describe que el lunes se aplicó una primera prueba rápida y  salió negativa. Lo hizo porque colaboradores cercanos habían sido contagiados. 

Por eso siguió adelante con la presentación de su plan, y al día siguiente llenó el Doblado de políticos, empresarios y familias “transportadas” de colonias de escasos recursos.

Y dice la Alcaldesa, que al día siguiente, el miércoles por la mañana le informaron que su prueba PCR salió “positivo”. 

Contrario a otros personajes públicos, como el Gobernador o el Presidente de la República, que vía redes informaron al momento del resultado, Alejandra se guardó el COVID por algún temor infundado, o porque no quiso poner en evidencia la mala fortuna de haber presentado sus planes cuando el virus enciende focos rojos. 

El miércoles, mientras la Alcaldesa escondía el contagio, uno de los asistentes al Teatro Doblado confirmó que había dado positivo, como fue el caso del secretario de Desarrollo Social y Humano del Estado, Jesús Oviedo Herrera.

Seguramente Ale temió a más críticas por el evento del martes, pero todo salió peor. 

La Alcaldesa publicó hasta ayer sábado a las 11:09 de la mañana un mensaje en video para confirmar el contagio. ¿Pensaba ocultar un contagio para acallar críticas a la presentación de su plan de trabajo ante un teatro lleno? 

Todavía el viernes por la noche el coordinador de Comunicación Social de la Presidencia Municipal, Edmundo Meza, aseguraba que la información era falsa.

El secretario del Ayuntamiento, Jorge Jiménez Lona, a quien enviaron en su representación a la inauguración de la Feria el pasado viernes, comentó que a él solamente le avisaron que la Alcaldesa atendía un tema familiar de la salud de su hermano, que fue la justificación que el Presidente de la Feria hizo pública.

El funcionario municipal daba por hecho que estaría el domingo en el evento “Patitas al 100”, para presentar el Escuadrón de Rescate Animal 24/7 con línea directa de atención, a las 11:00 horas en la Explanada del Parque Hidalgo. 

Se le preguntó a integrantes del Ayuntamiento y tampoco estaban enterados.

El equipo de la Presidenta supo por el video de que estaba contagiada ¡Sorpresa!

El miércoles, Alejandra no estuvo en la “Firma de convenios de propiedad a favor del Imuvi, para la regularización de predios en Las Joyas”, tampoco en el Miércoles Ciudadano. El jueves, la sesión de Ayuntamiento fue virtual, según se explicó, porque estaban contagiados los regidores panistas Lupe Vera y Ramón Hernández.

Qué bueno que la Alcaldesa se reporta asintomática y pronto regresará. Le deseamos pronta recuperación. 
 

Policía de Celaya, otra vez en apuros

 

Un nuevo problema tiene en puerta la Secretaría de Seguridad de Celaya ante la negativa de un grupo de policías municipales de trabajar turnos de 24 horas. 

El viernes comenzó a circular en redes sociales un video donde policías celayenses solicitan al Director Operativo regresar a sus turnos de 24 horas de trabajo por 48 horas de descanso en lugar de solo 24 horas de descanso.

El mando policial argumentó que no alcanzan a cubrir los servicios y les da la opción de renunciar a su trabajo si no están conformes. 

Este problema no es nuevo. En agosto pasado, unos cien policías se manifestaron en la Presidencia Municipal para exigir regresar al esquema de 24 por 48, además de pedir mejores condiciones laborales iguales que las de los ex policías federales que llegaron a la corporación. 

Al final de cuentas, el ex secretario de Seguridad, Miguel Ángel Simental (ahora al mando de la corporación en Irapuato) cedió a la petición y los policías celayenses tuvieron que firmar una carta en donde se comprometían a cumplir con su servicio. 

Nuevamente, la Secretaría ahora encabezada por Jesús Rivera Peralta implementó el esquema de trabajo de 24 por 24 con todo lo que esto implica en el desempeño laboral de los uniformados. 

Las aguas siguen turbias al interior de la corporación. En más de una ocasión hemos hablado de que la Policía Municipal de Celaya está dividida en dos bandos tras la llegada de los llamados fedepales quienes no tienen este esquema laboral. 

Veremos como resuelven este nuevo problema ya que no se descarta que en los próximos días haya una nueva manifestación de policías municipales en Celaya.
 

Irapuato, COVID no da tregua

 

La COVID-19 sigue sin dar tregua y en Irapuato comienza a ser visible el incremento de contagios, sobre todo en hospitales públicos donde es notorio el crecimiento de solicitudes de pruebas para detectar la enfermedad.

Y aunque esto no es privativo del municipio fresero, no deja de ser sorprendente que a dos años del inicio de la pandemia aún no se haya entendido que relajar las medidas sanitarias ocasiona que la enfermedad no se pueda frenar.

Los hospitales del IMSS y del ISSSTE son los que mayor demanda tienen de solicitudes de pruebas de detección de COVID-19, pues sin importar la hora la gente va y se forma a confirmar un diagnóstico y a buscar un permiso de incapacidad.

Los empresarios se muestran preocupados ante el inminente retroceso en el Semáforo de Reactivación Económica que se dará a finales de mes, pues de por sí tienen que enfrentar una cuesta de enero complicada. Ni modo, así será.

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?

Te podría interesar