Gasolina subsidiada

Venezuela se piensa tan rica que vende la gasolina más barata del mundo.

Avatar del

Por: Enrique Gómez Orozco

Venezuela se piensa tan rica que vende la gasolina más barata del mundo. Con la hiperinflación del Bolívar, el combustible era casi gratis. Los automovilistas pagaban más de propina que por llenar el tanque. Ese dispendio fue parte de la quiebra del chavismo. Al tiempo, no tuvieron más remedio que reponer parte del costo de producción con incrementos pero la inflación volvió a la carga, y según la publicación Global Petrol Prices, los venezolanos sólo pagan 53 centavos de un peso mexicano por litro. Unos 25 o 30 pesos para llenar el tanque.

En los países nórdicos, el precio supera los 50 pesos y en Hong Kong 60. En Estados Unidos, donde antes era más barata que en México (22.97 promedio), llega a los 25 pesos. ¿Por qué un litro vale cien veces más en Dinamarca que en Venezuela? Porque son igualitariamente ricos y no pueden darse el lujo de tirar el dinero en subsidios, por el contrario, la carga de impuestos duplica o triplica el costo original. Ahí hay muy buen transporte público y la gente goza de traslados en bicicleta, desde los ministros del gobierno hasta los estudiantes. 

En México, hay una maledicencia sobre los llamados “gasolinazos”, o el alza repentina en los precios. Una buena parte de los votos de Morena se originaron en el descontento por el alza en 2017 (un acto de responsabilidad). Desde entonces el tema dejó de ser técnico y se convirtió en una amenaza para el partido en el poder. 

Con la eliminación de los impuestos especiales y un pilón de descuento, el Gobierno pretende controlar la inflación para no sufrir el estigma del “gasolinazo” que tanto dañó a Peña Nieto y al PRI. El problema es que el subsidio es un impuesto regresivo. Quita dinero al erario para atender problemas sociales y lo pone en el tanque de quienes tienen autos de lujo. Es razonable subsidiar el diésel porque es el de mayor uso en transporte público y en el de carga, pero ¿qué sentido tiene darle dinero a la Premium para que los dueños de autos de alta gama ahorren a costa del erario?, ¿por qué subsidiar a los V8 y V6 que necesitan Premium? 

La invasión de Rusia a Ucrania tendrá efectos duraderos no sólo en el precio de los combustibles, sino también en el trigo y el maíz, granos que el país importa, al igual que la mayor parte de la gasolina. Ahí los subsidios pueden tener sentido para no lastimar el consumo de las mayorías. El problema es que no ajusta para todo y menos cuando la economía está estancada. Lo que salvará el ingreso público es el aumento del petróleo. Aún así, México perdió el superávit energético desde que la extracción de petróleo cayó a la mitad de su pico. 

El problema es creer que la fortuna está del lado de quien tiene recursos naturales casi inagotables como Venezuela. Las loterías de la naturaleza, como los boletos premiados en un sorteo, por lo general no resuelven la vida. Noruega (57 pesos el litro) ahorró tanto con su petróleo que hoy tiene el mayor fondo de inversión del mundo (1.3 billones -trillions- de dólares). Jamás pensaron en regalarla como en Venezuela. En cambio, optó por estimular la compra de vehículos eléctricos que, antes del 2030, serán los únicos que circulen por sus impecables ciudades a pesar de ser una potencia petrolera.

Ese es también un tema fascinante, en México deberíamos de gravar más a los automóviles de alto consumo para construir ciclovías; deberíamos regresar a la tenencia progresiva para construir mejor transporte público, como hacen los países desarrollados.

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?

Te podría interesar