Guanajuato Bach Festival

La vida musical de Guanajuato se vistió de gala del pasado primero al cuatro de Julio con la celebración del Tercer Guanajuato Bach Festival en el espléndido escenario del Teatro Juárez.

Avatar del

Por: Vicente Aboites

La vida musical de Guanajuato se vistió de gala del pasado primero al cuatro de Julio con la celebración del Tercer Guanajuato Bach Festival en el espléndido escenario del Teatro Juárez.  Johann Sebastian Bach es un compositor que aparece sin excepción en toda lista de los más grandes creadores musicales de la humanidad. Su obra es de extraordinaria belleza además de ser considerada como una creación de singular rigor y contenido matemático.  Se dice que no hay matemático que no guste de Bach, ni músico que no disfrute del rigor y precisión matemático de su obra.

Los cuatro conciertos del Festival presentados fueron: El jueves 1; Los seis conciertos de Brandenburgo. El viernes 2; La primera Suite de Cello y los Conciertos Instrumentales para clavecín BWV 1056, para dos clavecines BWV 1061, y para Oboe y cuerdas BWV 1053. El sábado 3; El segundo volumen del Clave Bien Temperado.  El domingo 4; las cuatro Suites Orquestales.

Vale recordar que las naves espaciales Voyager I y II, enviadas al espacio interestelar en 1977 con objeto de que algún día sean encontradas por alguna civilización extraterrestre, llevan consigo un disco de oro con sonidos representativos de nuestro planeta Tierra. 

Curiosamente dos fragmentos de música de Bach enviados al espacio en las naves Voyager formaron parte de este Festival Bach, estos son: El “allegro” del Concierto de Brandenburgo número 2, y el Preludio y Fuga número 1 del segundo volumen del Clave Bien Temperado.  Desde este punto de vista no resulta exagerado afirmar que este Festival fue realmente “un viaje a las estrellas”.

Dentro de la música orquestal de Bach destacan diez obras que son los seis conciertos de Brandenburgo y las cuatro Suites Orquestales. Estas obras, con enorme éxito, iniciaron y terminaron el Festival. Por otra parte, resulta notable que en el tercer concierto se haya incluido el segundo volumen del Clave Bien Temperado, esto habla muy bien de la cultura musical del público de la ciudad de Guanajuato.

Como sabemos, el Clave Bien Temperado es el nombre de dos ciclos de preludios y fugas compuestos por Bach en todas las tonalidades mayores y menores de la gama cromática. El primer volumen (que comprende los preludios y fugas del BWV 846 al BWV 869) fue terminado y compilado en 1722 mientras que el segundo volumen (que comprende del BWV 870 al BWV 893) fue terminado y compilado en 1744. Esta obra es considerada un pilar básico dentro del repertorio pianístico para la formación musical.  

Es una obra muy hermosa, pero de cierta complejidad técnica que no fácilmente es aceptada por cualquier público sino sólo por los más cultos, esta observación es particularmente válida para el segundo volumen el cual, junto con la Ofrenda Musical y El Arte de la Fuga son la cúspide creativa, en complejidad y rigor técnico de Bach.  En su libro “Gödel, Escher, Bach” Douglas Hofstadter al comentar la anécdota del noble alemán Gottfried van Swieten en la cual afirma que Bach improvisó una fuga a cuatro, cinco y ocho voces ante el Rey Federico II de Prusia, señala que esto sin duda es una exageración, baste notar -menciona- que en todo el Clave Bien Temperado solo hay dos fugas a cinco voces y ninguna a seis voces, mientras que en la Ofrenda Musical solo hay una a seis voces. 

Hofstadter afirma que: “la tarea de improvisar una fuga a seis voces podría compararse, por decir algo, a la de jugar con los ojos vendados sesenta partidas simultáneas de ajedrez y ganarlas todas. Improvisar una fuga a ocho voces está francamente por encima de las capacidades humanas”.

Durante el segundo concierto, la espléndida interpretación de la primera Suite para violoncello por la maestra Leslie Caballero solo pudo dejar al auditorio deseoso de escuchar las seis suites completas.  Este comentario es igualmente válido para los conciertos instrumentales para clavecín teniendo como solista al maestro Jacobo Cerda y al maestro Héctor Fernández en el oboe y corno inglés.

Por último, pero no menos importante, considero que es un privilegio para la ciudad y el estado de Guanajuato contar con promotores culturales de la destacada trayectoria y talla internacional del maestro Gijsbertus de Graaf van Doesbrug, -destacado musicólogo, oboísta y constructor de clavecines- gracias a cuya iniciativa se tiene este festival.

Esta propuesta ha sido también apoyada por numerosos músicos y grupos musicales nacionales y extranjeros, así como por el Instituto Estatal de la Cultura de Guanajuato y su visionaria directora la Lic. María Adriana Camarena De Obeso, quien con estas acciones pone muy en alto al Estado de Guanajuato.

Finalmente, es de mencionar que el director invitado de la agrupación Bach Consort Guanajuato, Mtro. Raúl Moncada realizó una espléndida labor al frente de esta agrupación, así como solista al Clavecín. 

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?