Opinión

Guanajuato como un país (Actitud mental)

Cuando Stephen Sackur, periodista de la BBC de Londres le pregunta al Vice Primer Ministro de Singapur, Tharman Shanmugaratnam, cuál había sido el factor más importante para transitar hacia el Primer Mundo, el funcionario no dudó: “nuestra actitud mental”.

Avatar del

Por: Enrique Gómez Orozco

Usted puede si cree que puede”, Norman Vincent Peale

Cuando Stephen Sackur, periodista de la BBC de Londres le pregunta al Vice Primer Ministro de Singapur, Tharman Shanmugaratnam, cuál había sido el factor más importante para transitar hacia el Primer Mundo, el funcionario no dudó: “nuestra actitud mental”. 

Más adelante sugirió que el éxito está en convertir las desventajas en ventajas. 

El límite más grande que tenemos las personas o las organizaciones es la actitud mental, nuestro cuerpo de creencias pueden limitar o abrir el horizonte hacia alturas nunca imaginadas. 

El mayor desarrollo urbano del Bajío, la urbanización reconocida como la mejor de Latinoamérica está en Querétaro y se llama Zibatá. Su lema: “lo imposible, posible”. Hay que verlo para creerlo.

Vienen a cuento estas dos citas porque el principal ingrediente para lograr algo es creer que se puede, estar totalmente convencido. No como receta de merolicos o motivadores de paseo, sino como una visión instalada con claridad en la mente. 

Como decía Henry Ford: “Si usted cree que se puede, tiene razón, si piensa que no se puede, también la tiene”. La fe racional es lo que convirtió una meta de John F. Kennedy en el viaje a la Luna; es lo que convertirá la fusión nuclear en la fuente inagotable de energía para las generaciones del futuro. Miles de científicos e inversionistas ya trabajan en ello. Van a llegar tarde o temprano porque saben que es posible. 

Para que Guanajuato pueda vivir en paz, lejano a la violencia  y la criminalidad que hoy nos azota, debemos creer que se puede. Diego Sinhue Rodríguez lo debe de ver y creer, tiene que sentirlo  como la meta más importante de su mandato. 

Hay quien no lo cree porque no sabe o no ha sabido convertir las desventajas, las limitaciones, en una fuerza a favor de la paz y se hunde en el fracaso. Hay quien piensa que no se puede ni con todo el presupuesto del Estado. Es lamentable, sobre todo porque estamos en sus manos. 

Para superar los vientos en contra que provienen del manejo errático de la economía desde la Federación, Guanajuato toma buen camino al unirse con sus cuatro vecinos relevantes. Jalisco, Querétaro, San Luis Potosí y Aguascalientes. Un primer paso para hacer frente al huracán desatado llamado populismo. 

Todas las poblaciones que logran convertir lo imposible en algo posible tienen un común denominador, el principio de autosuficiencia o “self reliance”. Como dicen, ningún pueblo salió de la pobreza o de la mediocridad con dádivas gubernamentales. El mejor ejemplo es Cuba. 

Cierto que nuestra dependencia del presupuesto federal es una limitante, o las leyes que no podemos cambiar porque nuestro Congreso no está sobre la Legislatura Federal. Pero hay miles y miles de ajustes finos que se pueden lograr si nos fijamos bien y contamos con un gran plan maestro. 

El requisito indispensable es invitar a los más capaces y talentosos para ese diseño. Sabemos que los acuerdos con expertos de Singapur avanzan. Esperemos que pronto se informe con precisión qué planean y cómo se piensa lograr las metas.

¿Cómo transmitir esa fe, cómo decirle al pueblo de Guanajuato que sí se puede? Tal vez lo primero sea aceptar la realidad de lo que no funciona y cambiarlo. Que el llamado “Golpe de timón” sea un cambio bien planeado desde la raíz. Necesitamos una nueva actitud mental. 

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?