Humo en tus ojos

Las humaredas oscurecen el horizonte en la política nacional. Los últimos temas planteados desde el Gobierno cuatroteísta no son lo que parecen ser. Ni siquiera los más discutidos y debatidos. Veamos: 

Avatar del

Por: Enrique Gómez Orozco

Las humaredas oscurecen el horizonte en la política nacional. Los últimos temas planteados desde el Gobierno cuatroteísta no son lo que parecen ser. Ni siquiera los más discutidos y debatidos. Veamos: 

Desde el principio de año el asunto más importante para el país es la vacunación necesaria para atajar el COVID y su estela de muerte. Vimos la primera llegada de 3 mil vacunas. Casi el gabinete en pleno hizo la recepción como si se tratara de la solución definitiva a la pandemia. Llegarían más embarques y muchos fueron recibidos en forma parecida. Como buenos ilusionistas, los funcionarios quisieron que creyéramos en su eficacia. En una “misión cumplida” que no era tal. 

Luego vino la propuesta de una ley eléctrica. Una iniciativa para regresar el control del mercado a la CFE, darle prioridad sobre empresas particulares y regresar al uso del combustóleo. No funcionó porque el partido en el poder no tiene mayoría en el Senado para aprobar cambios constitucionales. Más humo que alebrestó a la oposición, a los expertos y un poquito a los mercados de divisas. 

Una tercera bola ensalivada fue la iniciativa de la ley de hidrocarburos, donde el Estado vuelve por las suyas para dominar de nuevo el mercado de las gasolinas, sus depósitos, importaciones, etc. Tampoco pasará ni echará para atrás las leyes que negoció Enrique Peña Nieto desde el inicio de su sexenio con el famoso “Pacto por México''. 

Luego vino el tema de Félix Salgado Macedonio, al que le hemos dedicado demasiadas horas y páginas. Primero por la presunta violación de varias mujeres y luego porque el INE lo sacó de la boleta por no reportar gastos de precampaña. Más humo. 

Siguió el pleito de Morena con el INE, la fantochada de su presidente Mario Delgado y el propio Salgado Macedonio en una ridícula protesta nocturna. El tema volvió a dominar los tópicos en boga y el contenido de editorialistas, youtuberos políticos y declaraciones de todas partes en defensa del Instituto Electoral. Le llamaríamos ruido blanco de fondo, ese que se usa para que nadie escuche los temas verdaderos. 

El último tema fue la prolongación del término constitucional de la presidencia del Poder Judicial. De una manga oscura de un personaje muy oscuro del Verde Ecologista, sale la propuesta de extender el periodo de Arturo Zaldívar por dos años. El 99% de quienes saben de leyes, dicen que eso va contra la Constitución y no pasará.

La Secretaría de Salud y el Presidente dicen que los médicos particulares deben esperar a “que les toque” la vacuna. Una barbaridad de mala leche que hace hervir la sangre al sector privado. 

Mientras eso sucede, parecemos olvidar los 300 o 400 mil muertos de la pandemia. Nadie se ocupa del magro crecimiento económico ni la necesidad de impulsar el empleo. La palabra “productividad” no aparece nunca en la mañanera.

Si los asesores jurídicos del Presidente, comenzando por Arturo Zaldívar, saben que los proyectos de leyes no pasarán, ¿por qué los mandan? La única respuesta: son distractores. Pronto veremos más del rediseño de los libros de texto y otros temas que son importantes pero no medulares. Hay que quitar los humos mañaneros para ver con claridad meridiana lo que es importante para el futuro del país: salud, seguridad, empleo y crecimiento económico. 

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?