Jugada peligrosa de distracción

Durante décadas hemos sido testigos de la vieja forma de hacer política lucrando con la necesidad de la gente. Por eso, aunque se enojen los conservadores, celebramos la decisión de que los posibles delitos electorales que nunca vio el INE, sí sean investigados por la Fiscalía.

Avatar del

Por: Enrique Gómez Orozco

Durante décadas hemos sido testigos de la vieja forma de hacer política lucrando con la necesidad de la gente. Por eso, aunque se enojen los conservadores, celebramos la decisión de que los posibles delitos electorales que nunca vio el INE, sí sean investigados por la Fiscalía. -Mario Delgado, presidente del partido Morena 

Sacar de la contienda electoral en Nuevo León a Samuel García, de Movimiento Ciudadano y a Adrián de la Garza del PRI sería incendiar Nuevo León. 

Como un distractor más frente a la tragedia de la Línea 12 del Metro capitalino, podría funcionar durante algunos días, no muchos. Llegada la elección, la injerencia de López Obrador en el proceso electoral no cambiará el destino de Morena en el estado norteño. Con más enjundia los electores irán contra Clara Luz Flores, la candidata de Morena y del Presidente. 

A Samuel García, el joven senador, lo acusan de irregularidades en el financiamiento de su campaña. En una investigación normal, la Fiscalía Federal tardaría mucho tiempo en el litigio mientras el candidato esgrime su defensa. Adrián de la Garza está acusado porque reparte credenciales a mujeres con la promesa de un apoyo si gana la elección. Lo curioso es que Morena anuncia todos los días que si llegan los opositores al poder, quitarán los apoyos que se entregan a “ninis” y a adultos mayores. El mismo López Obrador ofreció elevar el monto de pensiones y bajar la edad de 68 a 65 años para recibirlos. 

Asegurar que la oposición retiraría los apoyos equivale a una extorsión o un soborno por parte de Morena. Una amenaza al elector. 

Mario Delgado dice en un tuit: “Durante décadas hemos visto hacer política lucrando con la necesidad de la gente”. El burro hablando de orejas. Si en algo se distingue la estrategia política del partido Morena es en la entrega de dinero a la gente para granjearse un voto. Es la mecánica del populismo, desde el peronismo en Argentina hasta el chavismo en Venezuela. Que ahora quieran meter a la cárcel a Adrián de la Garza del PRI por prometer lo que Morena hace todos los días, es la más grande hipocresía. 

Sospechamos que después de tanto desatino, el partido Morena no las trae todas consigo. La embestida desde Palacio tiene todas las peculiaridades de una acción desesperada frente a la derrota inminente en muchos estados. Ni aún si logran sacar de la contienda a los dos candidatos punteros Clara Luz ganaría la elección. Los neoleoneses votarían en masa a favor de Fernando Larrazabal, el candidato del PAN. 

Si Clara Luz perdió el liderazgo inicial en las encuestas por mentir sobre su relación con Keith Raniere, el gurú de la secta NXIVM, ahora cargaría con el odio de la gran mayoría de los votantes. Tan sólo leer los comentarios adversos a la injerencia del Centro en su estado, hace recordar todo el desprecio que tienen en Nuevo León por los gobiernos populistas desde los años de Luis Echeverría y José López Portillo

Si el fiscal Alejandro Gertz Manero mete mano en el proceso electoral, creará nuevos agravios. Sería difícil que López Obrador volviera a poner los pies en Monterrey en lo que queda del sexenio. 

Con este espectáculo distractor o medida electoral desesperada, Morena perderá muchos más votos de los que imagina. El día de campo que tuvo en 2018 se convertirá en una derrota épica, señal de que en México la democracia y la alternancia funcionan;  trascienden las intenciones autoritarias del gobierno central.  

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?