Opinión

La Alianza Federalista

En los últimos meses, según avanza la 4D, o sea la Cuarta Destrucción de México, si se toma en cuenta la Guerra de Independencia, la Guerra de Reforma y la Revolución mexicana, López Obrador ha destruido la economía mexicana, los sistemas de salud y de educación, además de haber devastado la marca México en el mundo como ningún otro presidente lo había hecho a lo largo de nuestra dolorida historia.

Avatar del

Por: Francisco Martín Moreno

En los últimos meses, según avanza la 4D, o sea la Cuarta Destrucción de México, si se toma en cuenta la Guerra de Independencia, la Guerra de Reforma y la Revolución mexicana, López Obrador ha destruido la economía mexicana, los sistemas de salud y de educación, además de haber devastado la marca México en el mundo como ningún otro presidente lo había hecho a lo largo de nuestra dolorida historia. Si en tan sólo 21 meses los daños son incuantificables y de compleja reparación, no es difícil imaginar lo que quedará de nuestro país en el 2024 si los mexicanos no nos tomamos de la mano para cambiar esta ruta suicida que conduce al abismo. ¿Acaso existen dos Méxicos para descuidar el único que tenemos? ¿Entonces por qué la sociedad no reacciona y asiste a la destrucción de México como si presenciara inmóvil a una corrida de toros?

Para la muy buena fortuna de México un grupo de 10 gobernadores ha decidido audazmente ignorar a la CONAGO, una institución que reunía a los ejecutivos estatales, desde hace más de 15 años, para dirimir inteligente y eficazmente controversias y construir acuerdos en beneficio del país. El desprecio de AMLO por el diálogo y por la armonía nacional también dio al traste con esta fórmula conciliadora creada para satisfacer los intereses recíprocos entre la Federación y las entidades federativas.

¿Cuándo habíamos escuchado a un gobernante, en este caso Javier Corral, de Chihuahua, declarar lo siguiente?: "Hoy al país se le quiere despedazar, ya cuesta mucho a México la manera en que se aplica la división nacional y se clasifica a los mexicanos según se coincida o no, con lo que dice o hace el Gobierno central." ¿Cómo dejar solo a Corral en este sonoro grito de protesta? Resulta una obligación patriótica colocarnos a su lado. México está en juego y es la hora de la unión para salvarlo cuando todavía estamos a tiempo. "Es insólito -continuó- que el peor momento de toda nuestra historia, se presente al mismo tiempo el mayor desdén y desprecio que un Gobierno Federal haya tenido por los gobiernos locales." 

 "Vayamos juntos -agregó- a corregir el rumbo político del país, a impulsar un nuevo momento reformador que contribuya a la defensa del federalismo, la libertad y la democracia. México espera mucho de esta Alianza de gobernadores, estamos situados en un lugar histórico y la historia es una lección que nos pertenece a todos." 

"Es muy importante que esta alianza, además de la crisis sanitaria y económica, se encargue también de analizar la crisis política que ya se dibuja con toda claridad en el país." Manifestó que "a esto se suma el manejo controversial y a modo en la impartición de justicia, que consideró, no debe ser sometida a un manejo mediático, porque afecta el orden jurídico y el estado de derecho. Si bien, la participación y el involucramiento de la ciudadanía es necesario para combatir la corrupción y la inseguridad, no podemos apelar a tribunales populares para que se decida qué es lo que se enjuicia o que no."

Son palabras valientes de un señor mandatario que no pueden caer en el olvido. ¿Qué tal cuando afirmó que "nunca como ahora, los estados han resentido los efectos de un pacto fiscal desfasado, injusto y desigual, que no recompensa la competitividad, el crecimiento económico, la recaudación propia, la transparencia, la inversión y que ni siquiera atiende de manera correcta a los estados más pobres?"

Corral tiene razón: del Presupuesto de Egresos de la Federación les corresponde solo un 11% a los 32 estados y un afrentoso 3% a los 2450 municipios. ¿Cómo tolerar semejante despojo? El 85% se gastará en pensiones, deuda pública, gasto corriente y en los caprichos suicidas de AMLO, es decir, en sus obras faraónicas que nacerán quebradas y en la compra camuflada de votos para el 2021. ¿Los 10 gobernadores exigirán, por lo pronto, un nuevo pacto fiscal y ante la intolerancia de AMLO, podrían pensar en el abandonar el pacto federal, escindir a México para dar nacimiento a una nueva República arriba del paralelo 20? Resulta imperativo detener a AMLO en las urnas. La alianza federalista se puede adelantar a las elecciones intermedias del 2021.

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?