Opinión

La advertencia de Germán Martínez

Germán Martínez no quiso ver hundirse el barco con su imagen frente al timón, no creo que su conducta fuera una cobardía sino, más bien, un desesperado, urgente y suplicante llamado a volver a la razón.

Avatar del

Por: Luis Cárdenas

El entusiasmo de un converso hacia su nueva religión, es mayor que el de la persona que nació en esa fe”, Gandhi

Germán Martínez no quiso ver hundirse el barco con su imagen frente al timón, no creo que su conducta fuera una cobardía sino, más bien, un desesperado, urgente y suplicante llamado a volver a la razón.

El destino le cobra a Martínez su promiscuidad política y su flexibilidad ideológica, ¿pensará, en el fondo, que siempre sí López Obrador es un peligro para México?, ¿cómo justificará, un hombre de su talla intelectual y experiencia, las decisiones con las que su nuevo mesías apunta a la fatalidad económica y social del país?

El lasallista, expresidente del PAN, exsecretario de la Función Pública, vuelve a la bancada del Senado con la bendición de Yeidckol Polevnsky y, seguramente, con el apoyo de muchos opositores al manejo económico del país dentro y fuera de Morena, dudo mucho que con sus tablas se convierta en un apestado; a diferencia de la Cámara Baja, en el Senado no reina el maniqueísmo, empero, quizá se vuelva un elemento de contrapeso sistémico, necesario y apremiante en estos convulsos tiempos donde la sombra de la autocracia y el sinsentido se respira cada vez más densa.

Con todo, el escándalo diseñado y orquestado por uno de los primeros conversos de la Cuarta puede quedar en una bicoca frente a la realidad que el mensaje advierte: un desabasto generalizado de medicamentos y el colapso, tan pronto como en unos meses, del ya de por sí descompuesto sistema nacional de salud pública.

Si, como apuntan diversas fuentes, es cierto que la Oficial Mayor de Hacienda, Raquel Buenrostro, ordenó la cancelación de licitaciones de más de tres mil claves, traducidas a más de 390 millones de dosis, envases, tabletas y frascos con un costo cercano a los 45 mil millones de pesos y, luego, trasladó la responsabilidad al IMSS de su distribución sin tener el instituto experiencia alguna, estamos frente a la receta de un desastre épico.

De confirmarse, Buenrostro y la Secretaría de Hacienda entera, pensarían que los proveedores de su elección tendrían la capacidad para surtir, en semanas, más de 390 millones de unidades farmacéuticas al país y el IMSS capacidad para distribuirlas… Una necedad apenas comparable a la de construir una refinería en menos de la mitad de su costo y tiempos reales.

Para agosto, insisto, de ser cierto el plan de Hacienda, tendremos un éxito contundente e histórico en el mundo, un récord nunca visto o un desastre en el sistema de salud con consecuencias fatales para el bienestar de la población y la seguridad nacional.

En los mejores escenarios, veríamos a una gran parte de la población enferma y quizá con un incremento de muertes por negligencia, en los peores escenarios pueden desatarse epidemias de enfermedades que pensábamos controladas… Sí, una copia vil de República Bananera.

Ojalá que nada sea cierto, ojalá que todo se quede en el berrinche de uno de los primeros conversos, pero, ¿y si no?

De colofón

Hubo un momento en que retiraron todo apoyo de seguridad al expresidente Felipe Calderón, ayer, en MVS, me dijo que llegó al grado de portar un arma por unos días, claro, con el permiso respectivo. La entrevista en: https://mvsnoticias.com/podcasts/segunda-emision-con-luis-cardenas/la-estrategia-de-evadir-la-criminalidad-no-funciona-felipe-calderon/ 

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?