Opinión

La aprobación de AMLO en Guanajuato

En este espacio por años hemos mostrado que Guanajuato no se comporta electoralmente como el resto del País.

Avatar del

Por: José Luis Palacios Blanco*

En este espacio por años hemos mostrado que Guanajuato no se comporta electoralmente como el resto del País. La geografía electoral en México refleja nuestras ideologías y niveles de liberalismo o de conservadurismo. Modelos como el de Nolan, -frente a un grupo de preguntas sobre la pobreza, los derechos humanos, la liberación de las drogas, entre otros-, nos ubica en el espectro ideológico de centro, derecha o izquierda. El norte de México es emprendedor y amigo de la economía de mercado en tanto que el sur, prefiere la protección gubernamental y la comodidad de los subsidios. También, un corredor se dibuja en el Bajío, donde Jalisco, Querétaro, Aguascalientes, San Luis Potosí y Guanajuato tienen preferencias políticas conservadoras, con tasas de crecimiento económico mayores que el País, basado en una cultura de trabajo y productividad. 

Las preferencias electorales de julio pasado, mostraron que los electores tuvieron votos diferenciados en este corredor geográfico; prefirieron a AMLO como Presidente (con la excepción de Guanajuato) pero con tasas de preferencia de 35% contra el 53% nacional y al mismo tiempo, votaron por autoridades locales del PAN y de MC. Estos datos son interesantes para lo que aquí hemos mencionado: el impresionante voto a nivel nacional que llevó a AMLO a la Presidencia, tuvo su origen en aproximadamente una tercera parte que siempre ha votado y votará por la izquierda, otra tercera parte que confió claramente en la necesidad de un cambio político para escapar del lodo de la corrupción. Y otra tercera parte de un voto de liberal y volátil que vio en AMLO la oportunidad para transitar hacia un cambio de régimen (llamado ahora la 4T).

¿Cuántos votos de los 30 millones del 1º de julio ha perdido o ganado AMLO y Morena? Las encuestadoras nacionales ya tienen algunos datos al respecto. Veamos: el voto de Morena canalizó en julio a tres segmentos: el “voto duro histórico” ligado directamente a la izquierda y a la figura de AMLO y que votarán siempre así; representó en julio el 40% del voto por AMLO. El segundo grupo, formado por simpatizantes de AMLO que le dieron su voto incondicionalmente y que han votado sistemáticamente por opciones “liberales” y buenos candidatos, fue el 30%. El tercer grupo, el “volátil” que votó en esta elección por AMLO (no por Morena), y que no lo habían hecho antes y fue el 30%. 

Es decir, en julio, fueron alrededor de 13 millones de votantes leales y 17 millones de votantes cambiantes. Estos 4 meses de gobierno han sido interesantes para medir desde fuera, el cambio en la composición del voto. La pérdida en el primer grupo no se ha dado (sigue intacto); en el segundo ya es del 20% menos y en el tercero es hoy del 30%. Esta pérdida es entendible por el ejercicio del gobierno y por algunas las medidas que ha tomado, reflejadas ya en el estancamiento de la economía. De continuar esta pérdida de simpatizantes en los 30 millones de votantes que hoy ya son 22 millones, ¿cuáles serían las estimaciones para las elecciones del 2021? Morena ya trabaja en el padrón nacional de beneficiados con los programas sociales a través de encuestas que servirán seguramente para su estrategia electoral del 2021 y así recuperar esos 30 millones. De allí la necesidad de traducir la popularidad de AMLO en votos para el Congreso.

En cuanto a los niveles de aprobación a la pregunta: “Usted aprueba o desaprueba la gestión del Presidente AMLO?”, en una muestra de 350 guanajuatenses, en octubre la aprobación era del 76%, bajó a 68% en enero con la crisis de la gasolina, subió a 71% en febrero y ya en abril está en 64%. Los promedios nacionales de encuestadoras oscilan entre 75 y 80% de aprobación. Pero recordemos: Guanajuato no se comporta como el resto de México. Los 3 factores que más gustaron a los guanajuatenses de la gestión del Presidente, fueron: “combate a la corrupción”, “becas a los jóvenes” y “apoyos sociales a los adultos mayores”. Los 3 factores que menos gustaron, fueron: “la cancelación del aeropuerto”, “el cierre de las guarderías” y “tolerar a los maestros”. En las respuestas se encuentra una empatía con el Presidente por su “estilo sencillo”, “su cercanía con la gente”, “su lenguaje sencillo”. 

Hoy, los resultados de la guerra contra el narcotráfico son ya de AMLO y ya no de Peña Nieto, de Morena y ya no del PRI. Los escenarios de crecimiento económico para el 2019 son malos para AMLO, pues se sitúan apenas entre el 1.4 y 1.6 de crecimiento del PIB. La inseguridad en Guanajuato se explica en un 80% por crímenes que son de competencia federal, no local. Se trata ahora, de pasar de las promesas de campaña a resultados. Para nuestro Presidente el contrapeso es ya, la realidad.

* Director de la Universidad Meridiano

director@universidadmeridiano.edu.mx

En esta nota:

Comentarios