Opinión

La austeridad como ejemplo

En este espacio he expuesto que, desde la llegada del Papa Francisco al Pontificado, el mundo ha incrementado experiencias de los “liderazgos basados en el ejemplo”.

Avatar del

Por: José Luis Palacios

En este espacio he expuesto que, desde la llegada del Papa Francisco al Pontificado, el mundo ha incrementado experiencias de los “liderazgos basados en el ejemplo”. El electorado mismo, la ciudadanía, son más sensibles a los líderes que, por un lado, con sus promesas y por otro, con su testimonio de vida, entienden las necesidades del pueblo, de las mayorías y logran amplia aceptación. 

Algunos con estrategias populistas, que consideran que “el ofrecer no empobrece” han ganado elecciones, como el caso de nuestro presidente AMLO, que goza de amplísima aceptación entre la población. Otros, como Trump que también es populista y aún con el desprecio a las mayorías, logró una inesperada victoria electoral.

Una cosa es el fondo y otra es la forma. AMLO claramente encabezó un movimiento nacionalista con un “proyecto alternativo de Nación” que basado en esquemas neo keynesianos, propuso dejar atrás el neo liberalismo y recuperar el papel rector del Estado.; digamos, que éste es el fondo (transformar la economía nacional y atender de raíz el problema estructural que se refleja en la violencia: las enormes desigualdades sociales). 

Aquí sin duda caben los cuestionamientos a la estrategia, al cómo, a la forma, pues AMLO ha optado por encauzar los recursos públicos a atender a la población más pobre, pero sin provocar condiciones para que se produzca riqueza y ésta genere impuestos y estos permitan mantener sus programas sociales.

Pero esto, el enfoque a los más pobres, que no se había tomado desde Lázaro Cárdenas, requería el segundo elemento, una personalidad, un estilo, que fuera aceptado y hecho suyo por las mayorías pobres. No solo por ver en él a quien encarna en su hablar, en sus limitaciones, al mexicano promedio, sino porque logró conectarse con un electorado que estaba harto de los excesos del presidencialismo y las frivolidades para voltear a ver a las mayorías empobrecidas. 

Visto así, considero complejo, difícil, complicado, que líderes políticos de oposición, puedan no solo comprender, sino asimilar desde lo profundo de su existencia, qué es la austeridad y por qué ésta tiene un impacto potente en el ciudadano. Y no solo para panistas y priistas, sino para algunos de los funcionarios que están rodeados del poder y de los privilegios. Estoy seguro que los buenos sueldos y apoyos complementarios como vehículos y gastos en general, hacen mella en la mayor parte de los funcionarios. Sus discursos, su forma de hablar, su lenguaje, los transforma y aleja rápidamente, del sentir con los más pobres.

En un sondeo reciente aplicado en el segundo trimestre a 350 leoneses, obtuvimos que para el 63% “la austeridad en un gobernante es importante”; el 72% considera que el Presidente AMLO “es austero” y valora decisiones que ha tomado. El Gobernador de Guanajuato es evaluado como austero solo por el 35% en tanto, que el 65% afirma que “no lo es”; el Alcalde de León es percibido como “austero” por el 54% de los leoneses y el 46% afirma que “no lo es”. La austeridad no es desde luego, el principal factor que ven los electores, pero explica el por qué la percepción de que López Obrador es auténtico y austero, aunque no de resultados en economía, salud o inseguridad. Se lo perdonan, digamos, al Presidente austero.

En el mundo, los ejemplos de liderazgo basados en el ejemplo, son muchos. Pero, en los últimos años, se ha incrementado la literatura que documenta cómo el líder que pone ejemplo, ha logrado cautivar y mover a sus comunidades. Considero que los tiempos que veremos en los años próximos, estarán impregnados de una exigencia social a los gobernantes, para que sean austeros, tanto en su vida como en las instituciones públicas que conducen. 

Los ejemplos de líderes como el Papa Francisco, o de presidentes como José Mújica en Uruguay, lo muestran. Aún en el campo de los simbolismos, el mandatario AMLO al desechar el avión presidencial, el sueldo alto, la residencia de Los Pinos, eliminar a guardaespaldas, le ha ganado y mantenido, una enorme aceptación.

Me parece que esto será difícil, incluso imposible, de comprender por la inmensa mayoría de los políticos y gobernantes en México. Ellos tienen numerosos argumentos –algunos válidos y otros no-, para evitar desprenderse de ellos. Lo que puedo afirmar, es que la percepción que tenga la sociedad de los niveles de austeridad (que no han sido seguidos, por cierto, por todos los colaboradores del presidente Obrador), se seguirán reflejando en las elecciones. Los electores votarán cada vez más, por gobernantes austeros y sencillos.

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?