Opinión

La bomba de las pensiones universitarias

Antes se pensaba en México que lo más seguro era tener un empleo en el gobierno; ya en CFE, ya en Pemex, ya como maestro, ya en una universidad pública. Prestaciones, seguridad social, vacaciones enormes, estabilidad laboral y pensión en edades tempranas.

Avatar del

Por: José Luis Palacios Blanco

Antes se pensaba en México que lo más seguro era tener un empleo en el gobierno; ya en CFE, ya en Pemex, ya como maestro, ya en una universidad pública. Prestaciones, seguridad social, vacaciones enormes, estabilidad laboral y pensión en edades tempranas.

Los jóvenes ahora ya no piensan lo mismo, pues están en un mundo de competencia, de productividad, de cambios y buscar solo la estabilidad o heredar “plazas” ya no es atractivo, pues tienen que estar encadenados a un horario y esperar por décadas el tiempo de la jubilación.

Esos contratos colectivos generosos con los trabajadores tuvieron un enorme costo para el País: las pensiones son hoy simplemente insostenibles. 

La mayor bomba de tiempo que tiene AMLO en su sexenio -dado que nos llevó a la recesión económica y aun cuando ha recortado el gasto-, son las pensiones, pues son pasivos laborales de largo plazo.

Los enormes apoyos sociales al ser electorales, son de corto plazo, pero las pensiones son mortales para las finanzas públicas. Este problema explotará por las crecientes e impagables pensiones a jubilados entre los que están los trabajadores universitarios. 

Sí. El sistema corporativista priísta creó un engendro que consume el presupuesto público: el sistema de pensiones para los burócratas. Éste fue diseñado para un País que ya no existe: esperanza de vida de 55 años cuando ahora es de 20 años más, y para la compra de los votos de los trabajadores al ser el gobierno generoso con sus contratos colectivos.

Pero hoy el gobierno ya no resiste el pago de las pensiones, ni nosotros, empresarios y profesionistas, quienes los sostenemos al pagar los impuestos. 

El monto destinado por el gobierno federal al pago de pensiones, intereses por servicio de deuda y participaciones a estados y municipios representa casi la mitad del presupuesto. Y con un País en recesión que encauza sus recursos a Pemex, menos.

Hoy, casi todos los ingresos gubernamentales apenas alcanzan para las pensiones. Antes, los ingresos petroleros se canalizaban a pensiones, pero con Pemex en quiebra, resulta imposible. El País está perdiendo oportunidades para las mayorías cuando tiene que pagar a pocos privilegiados los recursos que tanto nos hacen falta para crecer. Si somos un País de jóvenes destinamos, por ejemplo, en el 2019, más recursos para pensionados de CFE, Pemex y SNTE, que a la inversión productiva que es la que provoca la productividad.

Es cierto que son derechos adquiridos, privilegios obsequiados a sindicatos y trabajadores por el PRI durante décadas para sostenerlos en el poder, pero estos obsequios a los trabajadores, ningún país los puede resistir. Tampoco empresa pública o privada que otorgue pensiones en edades tan tempranas.

Datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) indican que la proporción del presupuesto destinado a dichos rubros sigue creciendo; creció respecto al mismo periodo de años anteriores, pues en 2015 fue de 31.9 %, en el 2016 de 35.3 %, de 38% en el 2017 y del 40% en el 2018 para llegar al 42.5% en el 2019. Es decir, el gobierno se encuentra “estrangulado” por la gran cantidad de recursos que destina a estos apartados, que representan una gran presión a las finanzas públicas y restan eficiencia presupuestal a la Federación.

Es cierto que estos gastos son irrenunciables, el gobierno no puede dejar de pagar pensiones y por ley tiene que entregar recursos a los estados y municipios; pero son gastos que siguen creciendo y que detienen la prosperidad de todos.

El gobierno tiene frecuentemente presiones de parte de sindicatos como la CNTE y de grupos de burócratas que exigen mayores recursos económicos cuando el País se nos hunde y cae la recaudación fiscal que grava a los de siempre, -al segmento que pagamos el impuesto sobre la renta y el impuesto al valor agregado, y el impuesto predial, y el impuesto a la nómina y el impuesto al activo-. 

El esquema de contratación de las universidades públicas hace inviable financieramente a esas entidades por los enormes pasivos laborales que generan, pues deberemos mantener por décadas a millones de jubilados en un esquema es que es insostenible, dado que menos jóvenes cotizan y muchos se jubilan jóvenes.

Con nuestros impuestos deberemos pagar en los próximos 30 años a casi 25 millones de jubilados, es decir, de cada 3 de quienes nos mantenemos en activo debemos mantener con impuestos a uno de ellos. Todo, sin generar ellas, ingresos propios.

Cuando hoy la economía está en recesión, las transferencias públicas para pensiones se incrementan cada año 15 a 20%. Solo los pasivos laborales de CFE y Pemex representan el 15% del PIB y sumados maestros e IMSS nos lleva al 55%. Es una bomba que le explotará al Presidente este sexenio.

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?