La credibilidad

La credibilidad de Ernestina Godoy está colapsando en el caso de la Línea 12.

Avatar del

Por: F. Bartolomé

La credibilidad de Ernestina Godoy está colapsando en el caso de la Línea 12. Cosa de ver que el inmenso trabajo realizado por la Fiscalía en las investigaciones se encamina a quedar sepultado en el secretismo.

Se anunciaron acusaciones por homicidio y lesiones, pero no se identificó a los indiciados, tal y como se había prometido. Usaron el debido proceso como pretexto, pues una cosa es cuidar la presunción de inocencia y otra encubrir a los acusados.

A eso hay que sumarle (o restarle, más bien) que la Fiscalía decidió culpar a los constructores, limpiando de toda culpa a los gobiernos de Miguel Mancera y, obviamente, al de su jefa, Claudia Sheinbaum. Para el Ministerio Público, la tragedia que dejó 24 muertos y 98 heridos fue provocada por pernos y albañiles de una obra de hace 11 años. Y naaada tuvo que ver la falta de mantenimiento en la Línea-12.

Y como la Fiscalía va a buscar que haya una indemnización y no un juicio, queda claro que la orden es darle carpetazo al asunto y seguir pensando en el 2024.

***

Hoy llega a la gubernatura de Guerrero la morenista Evelyn Salgado. Y, evidentemente, la gran duda es si seguirá dejando que su padre, Félix Salgado Macedonio, actúe como si fuera el gobernador... o si ella asumirá el cargo para el que fue electa.

Sería una mala noticia para la lucha de género que la nueva Gobernadora se convirtiera en una figura decorativa, mientras gobierna Papá Félix.

***

En estos tiempos de la 4T, ser empresario en México se ha convertido en el "El Pejuego del Calamar". La primera prueba para poder abrir un negocio, sea grande o pequeño, es enfrentarse a la tramitadera, los permisos y las mordidas de quienes tienen que autorizarlos.

Los emprendedores que sobreviven pasan a la siguiente etapa: enfrentarse a los costos extra. Es decir, la inseguridad pública implica gastos; lo mismo la falta de infraestructura; el desabasto de energía, y las interrupciones en la cadena de suministros, debido a plantones, bloqueos y protestas sociales.

Luego viene la prueba del SAT, en la que empresarias y empresarios son culpables, hasta que demuestren lo contrario. Si logran salir avantes, deberán superar la falta de certidumbre jurídica, los cambios de leyes, la violación de acuerdos internacionales y la toma de decisiones económicas con argumentos políticos.

¿Todavía de pie? Llega el momento cumbre: tendrá que aguantar todos los días que el Presidente le ataque y lo insulte llamándole rapaz, traidor, abusivo, conservador, fifí, aspiracionista y, prácticamente, traidor a la patria. ¿Quién gana al final? ¡Nadie!

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?