La gran cruzada (Primera parte)

¿Cuánto nos costaría que ningún guanajuatense pasara hambre, que no sufrieran las familias la pobreza extrema de un desempleo previsible, de una crisis como nunca la tuvimos antes?

Avatar del

Por: Enrique Gómez Orozco

Creo que la teoría es hermosa, porque, para mí, transmite las cosas maravillosas que pueden suceder, cómo las personas pueden dejar que su creatividad haga que cualquier cosa se haga realidad. De eso se tratan las finanzas”, Robert Shiller.

¿Cuánto nos costaría que ningún guanajuatense pasara hambre, que no sufrieran las familias la pobreza extrema de un desempleo previsible, de una crisis como nunca la tuvimos antes? ¿Cómo podríamos resolver el presente pidiéndole prestado al futuro sin ir a la quiebra? Podemos hacer un proyecto. 

Después de tres meses de encierro se antoja hacer el trabajo intelectual que nunca nos dimos el tiempo o tuvimos la disciplina para realizar. La variedad de la oferta que hay en varios sitios de internet para aprender y descubrir cosas nuevas es prácticamente infinita. 

El aprendizaje tiene muchas ventajas: distrae la mente de las preocupaciones de la pandemia, nos da herramientas para comprender alguna materia a profundidad y, como decía Stephen Covey, nos ayuda a afilar la navaja. José Ortega y Gasset hablaba sobre la felicidad que se logra cuando uno se abstrae en una tarea. El quehacer sin obligación brinda ese oasis que a veces nos niega la angustia del ocio o ver una serie de temas previsibles en Netflix

Hay muchas “Moocs” (Massive Open Online Course) de excelencia. Coursera es una de las preferidas. Hace unos días ingresé a un curso sobre finanzas impartido por Robert Shiller, premio Nobel de Economía y maestro extraordinario de la Universidad de Yale. Por unos cuantos pesos descubrí de nuevo los conceptos básicos de la materia y la visión de un hombre fantástico, de un humanista que no habla de dinero sino de bienestar y prosperidad. 

La imagen de un financiero es la de un hombre que calcula siempre cómo obtener ventaja de información privilegiada, del Bernie Madoff que esquilma a inversionistas con pirámides o el lobo de Wall Street que especula sin escrúpulos en los mercados. Shiller nos demuestra lo contrario, un mundo donde las cosas se hacen posibles gracias a un buen planteamiento financiero detrás de todo proyecto, grande o pequeño.

Desde hace tres meses, cuando la pandemia llegó a Guanajuato, pudimos ver los estragos que causaría a la salud y la economía. El Gobierno del Estado se preparó bien con los insumos necesarios para enfrentar lo que pensábamos sería lo peor. Quienes nunca pudimos prever el golpe económico fuimos los empresarios. Nunca, desde la Revolución, habíamos tenido una situación tan compleja y desesperante. 

Como empresarios, debemos enfrentar la adversidad pero sin abandonar a su suerte a decenas de miles de familias sin ingreso. La tragedia humana obliga a tomar todas las medidas para evitar una hambruna o la pérdida de la paz social que puede suceder si no tenemos un proyecto financiero para evitarlo. Lo maravilloso es que podemos hacerlo como dice Shiller. Existen todas las posibilidades. Para eso se requiere de un factor indispensable: la voluntad política de nuestros representantes, tanto del gobernador Diego Sinhue Rodríguez, los alcaldes, los legisladores y la sociedad civil. 

El reto es enorme pero plantearlo en los números, en sus finanzas intrínsecas no tiene nada de descabellado, utópico o irrealizable. Sería la cruzada más importante que haya realizado Guanajuato en su historia después de la lucha de Independencia. No es exageración. Tan sólo imaginar lo que podemos lograr porque está al alcance de la mano, y no hacerlo nos hace temblar de angustia y desesperación. (Continuará)

Fe de erratas. En la columna de ayer me refería a “foniles”, las columnas que soportarían la terminal del NAIM. Por error pusimos fósiles. 

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?