La mujer en la Historia del Arte

A lo largo del pasado mes de febrero la Universidad de Guanajuato a través del Cuerpo Académico de Estudios Interdisciplinarios sobre la Cultura, del Campus León ofreció gratuitamente y para todo público el curso “La mujer en la Historia del Arte” magistralmente impartido por la Mtra. Mónica Muñoz Carmona, connotada especialista en esta área.

Avatar del

Por: Vicente Aboites

A lo largo del pasado mes de febrero la Universidad de Guanajuato a través del Cuerpo Académico de Estudios Interdisciplinarios sobre la Cultura, del Campus León ofreció gratuitamente y para todo público el curso “La mujer en la Historia del Arte” magistralmente impartido por la Mtra. Mónica Muñoz Carmona, connotada especialista en esta área.

El curso presenta una visión panorámica de la historia del arte teniendo como objetivo reflexionar, conocer y saber sobre las principales aportaciones femeninas dentro de la práctica artística, para visualizar a las mujeres como sujetos históricos, así como su interrelación con el género masculino, desde el mundo del arte, y sensibilizar con su talento y creación. Este objetivo no es poca cosa sobre todo considerando la amplitud temática cubierta que incluye: Prehistoria, Arte Bizantino, Edad Media, Renacimiento, Barroco, Neoclásico, Romanticismo, Siglo XIX, Siglo XX y Arte Contemporáneo. Importantes preguntas como: ¿Qué papel tienen las mujeres en todo esto? ¿Por qué no ha habido grandes mujeres artistas? ¿Existe la sensibilidad artística “femenina”? ¿No existieron mujeres artistas hasta principios del siglo XX? Entre muchísimas otras preguntas fueron motivo de continua discusión.

Un fragmento del diario de María Bashkirtseff, artista que vivió entre 1858 y1884, publicado en 1879 y valorado por Simone de Beauvoir como “un modelo de su género” nos dice: “Lo que más deseo es la libertad de salir sola, de ir y venir, de pararme y mirar las tiendas de objetos de arte. De entrar en las iglesias y los museos, de caminar por las viejas calles de noche… ¡Eso es lo que más deseo! Y esa es la libertad sin la que no se puede llegar a ser artista. Alguien puede creer que capto muchas cosas valiosas de lo que consigo ver, si siempre tengo que ir acompañada… Y para ir al Louvre tengo que esperar a que llegue mi coche, mi dama de compañía y mi familia”.

Esta cita explica mucho sobre la creación artística de la mujer pues, ¿cómo podría haber artistas mujeres si ellas por razones culturales debían de estar permanentemente encerradas en sus hogares atendiendo las labores domésticas? 

La siguiente cita de San Pablo es aún más clara: “Las mujeres deben permanecer calladas en las iglesias, pues no les corresponde a ellas hablar, sino vivir sometidas, como dice la Ley” .

Se sabe que durante la Edad Media las monjas trabajaban en los conventos, copiando e iluminando manuscritos. Un ejemplo notable de esto es la monja Ende que vivió en el siglo X y que firmaba como Ende Pintrix cuyas obras se encuentran en la Catedral de Gerona. Es la primera artista femenina en España y una de las primeras en Europa de la que se tiene registro. Otros ejemplos posteriores notables son: Fede Galizia  que nació en Milán en 1578 y murió en 1630, hija de un pintor de miniaturas llamado Nunzio (o Annunzio) Galizia y reconocida por ser una exitosa pintora de retratos con un estilo manierista /renacentista italiano.

Uno más es: Judith Leyster, holandesa que nació en 1609 y murió en 1660, hija de un sastre local y destacada por sus bodegones y retratos. Su primer trabajo firmado data de 1629, cuatro años antes de ingresar en el gremio de los artistas. A pesar del éxito que logró alcanzar y de que todos sus cuadros están firmados con su anagrama, muchas de sus obras fueron atribuidas a otros artistas como Frans Hals, o Rembrandt, esto habla claramente sobre la enorme calidad de su obra. En 1893, el Louvre encontró el monograma de Leyster bajo la firma fabricada de otro artista.

Un ejemplo más es: María Sibylla Merian, naturalista, exploradora y pintora alemana hija de padres suizos nacida en1647 y fallecida en 1717. Realizó extraordinarias y detalladas ilustraciones de insectos que con el tiempo se convertirían en una preciosa fuente de información científica. Su incansable trabajo legó a la ciencia un amplio catálogo de insectos ilustrados y una detallada descripción de la metamorfosis de alguno de ellos. Publicaciones notables son: “Nuevo libro de flores” y “La oruga, maravillosa transformación y extraña alimentación floral” (1679). Posteriormente su obra fue descubierta por la comunidad científica y recibió el reconocimiento que se merecía.

Dentro de los ejemplos recientes destaca la pintora Gabriele Münter (1877-1962). Fue una de las pocas pintoras que formó parte del movimiento expresionista alemán y estuvo ligada profesional y emocionalmente con el pintor Vasili Kandinsky. La obra de Gabriele estuvo siempre eclipsada por la de Kandinsky y otros grandes pintores de su tiempo, poco a poco ha ido recuperando el lugar que se merece en el mundo del arte. Esta situación es semejante a la vivida por Frida Kahlo quien también durante su vida fue eclipsada por Diego Rivera. Gabriele es recordada por haber escondido durante la Segunda Guerra Mundial una gran colección de cuadros de Kandinsky y otros pintores que formaron parte del movimiento artístico conocido como “Blaue Reiter”.

Ojalá que la Universidad de Guanajuato en reconocimiento a sus miembros talentosos, decidiera publicar un libro de la Mtra. Mónica Muñoz Carmona con el extenso contenido de estas conferencias, del cual este artículo es un brevísimo e injusto resumen. 

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am

Y tú, ¿qué opinas?