La transición energética en Gran Bretaña

“Es un problema global y las aportaciones de cada nación son siempre bienvenidas. En Gran Bretaña el asunto es más relevante debido a que es la primera gran economía del mundo que aprobó leyes para lograr “emisión cero de gases contaminantes de efecto invernadero para el año 2050.”

Avatar del

Por: Vicente Aboites

El Instituto Henry Royce es una institución nacional británica dedicada a la investigación en materiales avanzados e innovación.

Trabaja en colaboración con nueve universidades y otros institutos de investigación.  Actualmente con el apoyo del Instituto de Física Británico está preparando una estrategia para afrontar los retos en “Materiales para la transición energética”.

Este de hecho es un problema global y las aportaciones de cada nación son siempre bienvenidas.

En Gran Bretaña el asunto es más relevante debido a que es la primera gran economía del mundo que aprobó leyes para lograr “emisión cero de gases contaminantes de efecto invernadero para el año 2050”. Para alcanzar este objetivo se requiere del desarrollo y uso de materiales energéticamente eficientes.

Debido a esto se han propuesto cuatro importantes metas en el área de materiales para la transición energética. Estas son: i) Producción de materiales para la generación de hidrógeno ii) Materiales para sistemas fotovoltaicos, iii) Nuevos materiales para sistemas intercambiadores de calor tanto termoeléctricos como en lo calóricos, y iv) Desarrollo de procesos digitales y electrónicos de bajas pérdidas. Finalmente también se incluyen los temas de almacenamiento de energía, fuentes de generación eólicas y nucleares.  Planear el trabajo en estas tecnologías es esencial para lograr los objetivos buscados. Para esto el Instituto de Física Británico invita a una consulta entre especialistas para determinar: i) El estado del arte actual en cada una de las áreas de interés, ii) Definir en detalle los principales retos de cada área y las barreras que se enfrentarán para lograr el objetivo de emisión cero, iii) Definir con el máximo detalle anticipado y dentro de lo posible, los futuros retos para lograr estos objetivos, iv) Identificar y priorizar las mejores soluciones para estos retos con objeto de lograr los objetivos planeados para el 2050, v) identificar el desempeño de los objetivos para lograr estas soluciones. Si usted, amable lector, está interesado en recibir más detalles sobre estos temas le sugerimos contactar al equipo “Science and Innovation Team” del Instituto de Física Británico: scienceandinnovation@iop.org.

No hay duda acerca de que mucho tenemos que aprender en México sobre la planeación y organización de políticas en ciencia y tecnología.  Estas no pueden (no deben) depender de colores políticos pues requieren de continuidad a partir de criterios estrictamente técnico-científicos.

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?