Las extorsiones nuestras de cada día

Despertó con un mensaje en su teléfono, que le habían enviado vía SMS. No hizo mucho caso. No lo comprendió:

Avatar del

Por: Héctor de Mauleón

Despertó con un mensaje en su teléfono, que le habían enviado vía SMS. No hizo mucho caso. No lo comprendió:

"Notificación oficial a través de despacho Barrera y Asoc., para recuperar el adeudo AMEX TERM 2004. Llame al 5588518393. Whats 5534023713".

Pero al día siguiente, sábado 11 de noviembre de 2020, volvió a aparecer. "Notificación oficial a través del despacho Barrera y Asoc., para recuperar el adeudo AMEX TERM 2004. Llame al 5588518393…".

Regresó el 13, el 14 y el 15. Decidió ignorarlos.

El 16 de noviembre el texto cambió: "Hacienda confirmó domicilio y cuenta de cheques evite consecuencias y retiro de nómina por adeudo con BBVA Despacho Barrera 5588518393". Se repitió, idéntico, el 27 de noviembre.

El 28 de noviembre, nuevo mensaje. El 30 de noviembre la amenazaban ya con "retiro de nómina y aguinaldo por juicio mercantil".

El bombardeo siguió todo diciembre. En enero los mensajes ya hablaban de "Demanda en su contra por incumplimiento de su adeudo con GEPROCAR".

El acoso era tan intenso que Gisela "M" comenzó a dudar. Meses atrás le habían robado una mochila, en la que, además de un libro firmado por Alessandro Baricco, guardaba su credencial de elector. ¿Sería posible que la hubieran empleado para gestionar créditos bancarios y la compra de un automóvil? ¿O qué diablos era GEPROCAR?

Gisela no pudo dormir. Para el 22 de febrero llegó un SMS enviado por "FINRecupera":

"Para entonces cada que vibraba el teléfono yo brincaba, sentía un golpe en el estómago, después del acoso vivía prácticamente esperando la llegada de una mala noticia".

Gisela había comprobado que existía en efecto un despacho Barrera dedicado a comprar adeudos y cobrarlos. Se había buscado en el buró de crédito y había llamado a las instituciones bancarias mencionadas para ver si existía el registro de algún crédito a su nombre. Le respondieron que no, que no estaba registrada.

Pero los mensajes seguían llegando. No solo eso, le llamaban también por teléfono desde números desconocidos y le dejaban grabaciones en referencia con "su adeudo con GEPROCAR".

Decidió hacer una denuncia ante las autoridades capitalinas. Ahí estuvieron de acuerdo en que los hechos eran un delito grave e iniciaron una carpeta. El número de Gisela se había cruzado en la mira de extorsionadores, probablemente recluidos en un penal de Tijuana.

Desde 2018 el Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia de la Ciudad de México comenzó a recibir reportes de un modo de extorsión telefónica basado en mensajes de texto: "Estimado acreditado Infonavit el sistema detectó atraso en sus pagos, regularícelo hoy mismo y repórtelo al 22826230…".

Cayeron varios. Les solicitaron sus datos personales y de domicilio. Más tarde llegaron otro tipo de amenazas: las que exigían dinero a cambio de la seguridad de la víctima y de su familia.

Entre enero de 2020 y febrero de 2021 el Consejo Ciudadano recibió y gestionó 24,899 denuncias relacionadas con casos de extorsión telefónica. Algunos eran semejantes al de Gisela. Algunos otros estaban relacionados con el supuesto secuestro de un familiar y la exigencia de hacer depósitos por diversas cantidades.

Existen reportes de supuestos despachos que amenazan con diligencias de embargo, y con el envío de un flete, cargadores, actuarios, policías "y un cerrajero". Informan a las víctimas que serán embargados bienes por un monto hasta tres veces mayor al del supuesto adeudo, y luego agregan que si el tarjetahabiente moroso acepta pagar –digamos 10 mil pesos–, se considerará saldada la deuda.

En el Consejo dicen que lo mejor es hacer caso omiso. Pero siempre hay alguien que cae. Siempre alguien cae.

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?