Opinión

Los aciertos del Presidente

Entre la gran cantidad de errores que ha cometido el presidente AMLO, -el generoso ser humano que piensa siempre en las mayorías, pero que es un analfabeto económico-, se pueden apreciar aciertos, buenas decisiones que siempre debemos reconocer.

Avatar del

Por: José Luis Palacios Blanco

Entre la gran cantidad de errores que ha cometido el presidente AMLO, -el generoso ser humano que piensa siempre en las mayorías, pero que es un analfabeto económico-, se pueden apreciar aciertos, buenas decisiones que siempre debemos reconocer. En la vida no hay cosas ni totalmente buenas ni totalmente malas. Sabemos que estamos en la peor recesión de la historia de nuestro querido País, es cierto, y que nunca habíamos presenciado una crisis económica, ni social, ni de muertes violentas, ni de feminicidios, ni de salud como la de este sexenio. Pero hay cosas notables. 

Personajes claves del Gabinete han dejado su puesto en el Gobierno federal, el presupuesto de operación se redujo en un 75% y los malos resultados de los proyectos emblemáticos del Presidente incluyendo el “barril sin fondo” que es Pemex, le complican el escenario a AMLO, pero tenemos que buscar lo bueno entre tanto malo, pues el poner en la agenda nacional primero a los pobres y la austeridad republicana entre los funcionarios públicos, era algo que necesitábamos y el buscar detener la corrupción, también era indispensable. 

Me refiero a 4 estrategias que quizá sean criticables pero que tienen una lógica impecable. Aunque sabemos que el caso Lozoya es un circo mediático lo mismo que el avión presidencial, el presidente AMLO toma decisiones que otros no se atrevieron a tomar. Paso a dar razones de lo que comento sobre los aciertos del Presidente. La primera, es la decisión –apoyada en el Congreso por el grupo parlamentario del Morena-, de hacer compras de medicamentos en el extranjero para romper el esquema de sobreprecios y alianzas que dominan el mercado de la comercialización de medicinas; el resultado esperado, deberán ser mejores precios de compra en el sector salud y más, teniendo a la ONU como intermediario. 

Otra iniciativa que debemos reconocer, -a pesar de que lo ha convertido en un distractor-, es la investigación de los casos de corrupción de los sexenios anteriores. La verdad es que ni Fox, ni Calderón ni Peña Nieto lograron atrapar a “peces gordos” del sistema político, sino sólo a quienes entraban en conflicto con ellos; el estilo era ocultarlos. Sacar a la luz pública el caso de Pemex, de Odebrecht y la Estafa Maestra, eran básicos para darle a la sociedad aires de esperanza en que no siempre triunfa la impunidad en los círculos del poder político.

Un tercer elemento que podríamos destacar es el control de las aduanas y puertos por parte del Ejército y la Marina; esta decisión que puede apreciarse como de militarización, puede lograr, por fin, disminuir el tráfico de drogas y de productos ilegales que sangran al erario y lograr temporalmente ciclos virtuosos en esos procesos. Otro elemento adicional, es haber aprobado la operación del T-MEC, que, aunque fue siempre criticada por AMLO en todas sus campañas electorales, era necesario para activar la economía regional y mantener la inversión extranjera y retener capitales con Canadá y los Estados Unidos.

Si bien las 4 medidas podemos llamarlas “neoliberales” y que históricamente la izquierda siempre rechazó, son necesarias en mi opinión, para que se reduzca la sangría de recursos públicos. Es cierto que no se cumplió la promesa de regresar al ejército a los cuarteles y que Lozoya recibe trato preferencial y que las asignaciones directas que hace en general el Gobierno federal, junto con el aumento de privilegios y presupuesto al Ejército, nos plantea algunos riesgos, 

Considero que los empresarios están haciendo su parte, pues el 85% de la retención de empleos lo lograron ellos a pesar de no haber dado apoyos el Gobierno federal. Una buena decisión –y que se debe a una decisión del Consejo Coordinador Empresarial, fue el acuerdo para la reforma del esquema de ahorro de las Afores para aumentar la aportación patronal y beneficiar al trabajador. 

No todo es malo en el Gobierno federal. Solo que el tamaño de los beneficios es tan pequeño, que desaparece en eficacia comparado con el tamaño de la recesión, pues el PIB de acuerdo al Inegi cayó trimestralmente (abril a junio) 18.9% y las pérdidas de Pemex este año son equivalentes a 200 aviones presidenciales. Ojalá que pronto veamos al presidente AMLO sentado en la mesa de acuerdos con los gobernadores y que su discurso diario ya no sea de distracción, sino de atención a los grandes desafíos nacionales, dejando de lado la agresión y descalificación a sus “adversarios”. Si lo comienza a hacer, la sociedad le reconocerá sus aciertos y atenuará las grandes fallas en la toma de decisiones que ha hecho.

En esta nota:
8am

Recibe gratis por email las 8 noticias esenciales de AM, antes de las 8:00 a.m.

8am

Y tú, ¿qué opinas?