Los desafíos de Mauricio Trejo Pureco

Conocimos a Mauricio Trejo Pureco allá por el año 2012, cuando fue candidato a ocupar la Presidencia Municipal de San Miguel de Allende.

Avatar del

Por: Mtro. Paulino Lorea Hernández

Conocimos a Mauricio Trejo Pureco allá por el año 2012, cuando fue candidato a ocupar la Presidencia Municipal de San Miguel de Allende, al tiempo que me correspondía ser el Coordinador Jurídico de la campaña para Gobernador del muy estimado Juan Ignacio Torres Landa, ya fallecido; ahí coincidimos en algunos eventos.

Ganó su elección y tomó posesión como Alcalde para el período 2012-2015; posteriormente, atendimos varios asuntos legales que tenía pendientes, surgiendo una buena relación entre ambos y con cierta frecuencia acudimos invitados a aquella localidad. También venía a León a convivir donde goza de la amistad y estimación de varios coterráneos.

Al terminar su administración en el año 2015, con el triunfo del candidato del PAN, enseguida vino una andanada de denuncias en contra de Mauricio Trejo Pureco y de algunos de sus ex colaboradores, por diversas causas; referentes a hechos inverosímiles que servían, más que jurídicamente, como medio de ataque a su trayectoria, en los periódicos, la radio y la televisión, relacionándolo con su actuación como Presidente Municipal causando inquietud, zozobra y molestia para él, su familia y amistades.

La persecución se prolongó seis largos años, o sea durante las dos administraciones siguientes a la de él, y desde la propia Presidencia Municipal se contrataron buenos abogados con experiencia, con relaciones en las áreas de procuración y de administración de justicia y bien capacitados en la materia, construyendo infamias disfrazadas de legalidad. Una a una fueron cayendo estas denuncias subsistiendo solo una.

En esta última causa penal apostaron todo como último recurso para evitar que Mauricio Trejo Pureco lograra ser nuevamente candidato a la Presidencia Municipal, o bien, que por fatiga y cansancio de su hostigamiento, desistiera voluntariamente retirándose del escenario político; muchos personajes oscuros y más aviesos, intrigaban y aconsejaban a Trejo Pureco para que rechazara a sus abogados defensores tratando de convencerlo que cambiara a ese equipo mediante calumnias y falsedades hacia nuestra actuación. Mauricio con una voluntad inquebrantable, seguro de sí mismo continuaba con su estrategia y atento a la urdimbre política difícil, primero para ser candidato por el partido político de su preferencia, y después para ganar una reñida elección. Apoyado por su familia y guiado por los consejos de su padre, logró su primera meta: la candidatura.

Empero, aun después de haber obtenido dos Autos de Libertad (Autos de No Vinculación a Proceso) a su favor, continuaban los ataques para retirarlo del camino a como diera lugar, hasta con críticas francamente ridículas; una de ellas por ser oriundo de Michoacán, pero las personas sabían de su larga residencia y vecindad de cuatro décadas en San Miguel, donde ha forjado su vida, sus negocios, su familia, donde han nacido sus tres hijas, de allí su indiscutible amor a la tierra guanajuatense.

Seguía el paso más difícil, convencer al electorado para refrendar su voto, para ello integró un equipo de leales y experimentados protagonistas afines a sus ideales, identificados con el objetivo común y entregado a las acciones pertinentes para convencer.

Sus opositores muy confiados en la inercia del poder desmedido y con los recursos a su alcance desde la cima, seguros de su reelección, cometerían quizás el error más común: confiarse, aflojar el paso y entregarse a la sobreestimación, a la soberbia y a la arrogancia; basados en el encarnizado asedio jurídico penal que no cesaba hasta el último momento y durante largos 72 meses, además de entorpecer con precisión perversa cada uno de sus negocios como empresario, para así tratar de vencer su resistencia y tenacidad, que no lograron.

Aun después de ganar la elección, cuando parecía que por fin todo sería terso con una transición civilizada por parte de los vencidos y que procederían con gallardía estoica y serenidad viril, no fue así, pues interpusieron varias impugnaciones que finalmente les fueron adversas culminando la última hasta el 30 de septiembre. Durante este periodo de poco más de tres meses se escatimó la entrega coordinada de la Administración al equipo de Mauricio Trejo, violando el artículo 44 de la Ley Orgánica Municipal, pero se necesita mucho más que la omisión de una entrega de la Administración Municipal, para doblegarlo y someterlo.

En esta nueva oportunidad que tiene una persona para servir a sus conciudadanos, en este caso Mauricio Trejo Pureco, confiamos gobierne con sabiduría como la del Rey Salomón por el bien de los San Miguelenses; ya lo merecen. 

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?