Los diputados y senadores de Morena

LOS diputados y senadores de Morena cumplieron la orden de AMLO de no tocarle ni una coma a la contrarreforma eléctrica.

Avatar del

Por: F. Bartolomé

LOS diputados y senadores de Morena cumplieron la orden de AMLO de no tocarle ni una coma a la contrarreforma eléctrica. Apenas el lunes abrió la discusión en el Senado y anoche ya estaba planchada y aprobada. Ese súbito fast track generaría envidia de la mala a los legisladores del PRI en tiempos del viejo presidencialismo.

SIN EMBARGO los más felices por esta veloz aprobación no son los obedientes legisladores morenistas, ni el equipo de Manuel Bartlett, ni el presidente de la República. Los más contentos son los grandes despachos de abogados.

Y ES QUE ahora tendrán un alud de chamba con todas las demandas de amparo en tribunales nacionales y controversias internacionales. Y si no lo creen, ahí está lo que dijo el líder de los industriales de Nuevo León, el empresario Adrián Sada Cueva, quien advirtió que se viene "un tsunami de amparos".

QUE NO le digan que no le cuenten: ellos, los abogados, fueron los ganones con la nueva ley eléctrica; no los usuarios, ni los contribuyentes y ni siquiera la propia CFE.

Y AHORA, en la gustada sección "¿Quién es quién en los chapulinazos?" toca el turno a Ricardo Sheffield que deja la Procuraduría Federal del Consumidor para irse como candidato de Morena a la alcaldía de León.

EL EX PANISTA decidió no hacerle caso al Presidente, que había pedido a sus colaboradores renunciar desde octubre si querían buscar un cargo de elección. Sheffield se esperó hasta ahora para no perder el aparador que le da cada semana la conferencia mañanera en la que se presenta leyendo listas de precios de gasolina.

NO LA TENDRÁ nada fácil Sheffield para volver a la alcaldía que encabezó de 2009 a 2012. Y es que su competidora por el PAN será la diputada local con licencia Alejandra Gutiérrez, quien curiosamente fue tesorera durante a administración municipal albiazul del hoy morenista.

EN CUALQUIER otra parte del mundo resultaría desconcertante, pero en la 4T todo puede pasar y Pemex decidió "dar por terminado" el contrato para que la calificadora Fitch Ratings -una de las cuatro principales del mundo- evalúe de manera periódica su situación financiera y crediticia.

PARA NADIE es secreto que la agencia era la más dura en sus observaciones sobre el mal manejo de la empresa desde que inició el actual gobierno. Tan es así que los expertos dicen que era cuestión de tiempo para que le quitara el grado de inversión, lo cual evidentemente traía nervioso a Octavio Romero. Sin embargo, en lugar de corregir las cosas, Pemex optó por deshacerse de la calificadora, lo cual equivale a dejar de ir con el cardiólogo nomás porque al paciente no le gustó su diagnóstico.

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?