Los otros datos de la pobreza

Esta semana el Coneval, que es el Consejo Nacional de Evaluación de la Política Social y que está formado por una cantidad importante de investigadores especialistas en la medición estadística de la pobreza, anunció el incremento de la cantidad de pobres en nuestro País, El presidente López Obrador, fiel a su estilo de atacar e ignorar las evidencias periodísticas e informes de organismos especializados como el INEGI, Banco de México y el Coneval, insiste en negar la triste realidad, que da como resultado que se incrementó en México la cantidad de pobres.

Avatar del

Por: José Luis Palacios Blanco

Esta semana el Coneval, que es el Consejo Nacional de Evaluación de la Política Social y que está formado por una cantidad importante de investigadores especialistas en la medición estadística de la pobreza, anunció el incremento de la cantidad de pobres en nuestro País, El presidente López Obrador, fiel a su estilo de atacar e ignorar las evidencias periodísticas e informes de organismos especializados como el INEGI, Banco de México y el Coneval, insiste en negar la triste realidad, que da como resultado que se incrementó en México la cantidad de pobres.

De acuerdo con el informe ‘Medición multidimensional de la pobreza en México′, en 2020 el número de personas en situación de pobreza ascendió a 55.7 millones, reflejando un aumento de 3.8 millones en contraste con 2018, es decir, es coincidente con el periodo de gobierno de la 4T. Este resultado es la percepción de miles de mexicanos encuestados en hogares de México, por eso, al negar esta realidad y afirmar que tiene “otros datos”, AMLO sigue rayando ya en la irrealidad. Esta terquedad si no raya ya en la enfermedad, sí es una actitud de rechazar sistemáticamente la realidad de los datos.

El aumento de la pobreza, es enormemente preocupante para nuestro país, pues la terca realidad nos muestra las cifras con parámetros de Coneval e Inegi que nos costó décadas a los mexicanos construir a través de este Consejo, que es independiente y que incluso tiene como Secretario Ejecutivo a un especialista completamente afín a la ideología del Presidente de la República. Preguntando a amigos cercanos a los estudios nacionales de pobreza y a especialistas en modelos econométricos, sé de la confiabilidad de las mediciones que lamentablemente arrojan el incremento de paisanos en condiciones de pobreza extrema y en general, de aquellos que sufren precariedades.

El presidente AMLO insiste en tomar como realidad su propia visión de la realidad y el contacto cercano que tiene con el pueblo; por eso insiste en creer que si antes nunca se había entregado tanto apoyo social ni se había tenido una preocupación y enfoque hacia los más pobres, estos tercos datos del Coneval deben ser falsos, de la misma manera como negó la medición internacional del PIB (Producto Interno Bruto) y que en México mide el Banco de México y el Inegi y que al tener datos adversos de sus tres años de gobierno, le llevó a proponer incluso un indicador alterno, lo que él llama el Índice de Bienestar y que solo serviría para que el Presidente se auto complazca con las mediciones que le hagan sus colaboradores.

Todo esto, muestra que la visión de un solo hombre que pugna contra los parámetros internacionales y los consensos nacionales sobre cómo medir la terca realidad, nos hace daño pues sus “otros datos” es ya una realidad alterna que solo él contempla y su gabinete. Nada ganaríamos con creer la realidad que AMLO tiene; ojalá se construyeran realidades con creerle al Presidente sobre la realidad que él imagina ver. Por décadas la humanidad ha acordado que son las mediciones basadas en datos numéricos y objetivos, la única manera de mejorar y aunque es cierto que en algunos casos se basa en percepciones de actores clave, las encuestas de hogar que realizan el Inegi y el Coneval son absolutamente confiables.

En mi opinión, la realidad de la pobreza no es sólo responsabilidad del gobierno, sino mayoritariamente de la sociedad y las empresas que también hemos contribuido a crear un sistema económico y social injusto y que se refleja en las grandes inequidades sociales. Por eso sería parcial achacarle totalmente al gobierno del presidente López Obrador estos tres años de desastre económico y de crecimiento de la pobreza, pues todos somos al final, culpables. Es más, la situación provocada por la pandemia también explica en parte, el incremento de pobres que esta semana informó el Coneval, pero como a nuestro Presidente no le gustan las opiniones, ni los datos, ni la realidad que no tenga en su mente. Busca por ello de todas las formas, atacar a quienes piensan distinto de él, a las instituciones que en forma independiente informan de los datos y por eso, como en ésta ocasión, rechaza tajantemente los datos del CONEVAL Él seguirá con su narrativa de echar culpas al pasado y a sus adversarios e incluso a las instituciones que sólo tienen, como el Coneval, la culpa en reflejar la realidad misma.

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?