Mejor vivir sin miedo

Hace mucho que dejé de llevar la cuenta, de cuántos años son que la delincuencia moldeo los hábitos de tantos de nosotros

Avatar del

Por: Velia María Hontoria Álvarez

Mejor vivir sin miedo

Mejor vivir sin miedo

Qué difícil es vivir con miedo. Oteando las montañas de tus hombros, analizando en paranoia el humor de quien te roza; perdiendo segundo a hora el control de las emociones. Sudando el sensor de alerta, que escurre a gotas por la espina dorsal, extendiéndose entre las piernas. Despabilando el oído, para descifrar el murmullo. Evitando los callejones, que en borbotones deja huellas en un asfalto que te ha robado la sombra. Tapándote el rostro, buscando la espalda de alguien, pagando por su vida, pues presumes vale más la tuya y así cuidas la fragilidad de ese cuerpo que esta amoratado en el pánico, acobardado en el espanto.

Hace mucho que dejé de llevar la cuenta, de cuántos años son que la delincuencia moldeo los hábitos de tantos de nosotros, más que sin tapujos, hemos desterrado el horror, a pesar de la amenaza para hacerle frente a la cotidianidad del día a día. También reconozco que, por descuido, decidía o “vayausteasaber” tantos gobiernos e indiferencias, dejaron se incrustará en nuestra ciudad, en el estado, en el país, esta basura. Tantas memorias enterradas, no me permiten definir culpables. Quizá toda esta situación -o cuánto más, que no sabemos- fue lo que detonó para que la Lic. Elvira Paniagua Rodríguez (exalcaldesa de nuestra ciudad) solicitará en sesión privada de cabildo, bajo el artículo 37-1 Protección, la cual fue aprobada, por solicitud expresa y en aras de una gestión realizada que le es permitida por las leyes.

Es así que durante 12 meses –y si persistiera el temor o riesgo puede extenderse- recibirá un coche blindado y escolta, para su protección personal, pagado por todos los celayenses al corriente en sus pagos, quienes agradecidos o no, por el servicio prestado durante su ejercicio; más reconociendo, que nadie puede estar en contra de la ley y dada su solicitud se otorga. Ya que dice el señalado reglamento: “El Presidente y el funcionario municipal que de manera exclusiva y directa ejerzan la dirección de las funciones en materia de seguridad pública tendrán derecho a protección y seguridad personal durante el tiempo de su encargo o al gozar de licencia, así como por un periodo de un año al cesar en sus funciones siempre y cuando no sea removido por una causa grave imputable a ellos .La protección y seguridad personal será otorgada de manera proporcional al periodo laborado, que en ningún caso será superior a un año”.

Al releer estas líneas, recuerdo con admiración, la sencillez con la que el Arq. Ismael Pérez Ordaz, salía al día siguiente de concluido su mandato de su casa, caminando a su trabajo, con la gran escolta de un suéter sobre sus hombros. Más no será tema en este artículo, juzgar el miedo o las precauciones.

También escuché a unas personas describir la pavorosa situación, que persiste en varias colonias de nuestra ciudad, ciudadanos desprotegidos, donde nuestra policía y el ejército no se animan a participar. Celayenses de todos los días, esos que viven con miedo #deldeadeveras, personas que viajan al cobijo de la noche, en el desamparo de la autoridad. Mencionaron los cientos de fojas que firman en los hospitales, todos los días, por personas desaparecidas y una vez más, me estremecí. Hoy se estructura una nueva administración, en quien, apuesto mi confianza, erguida con ella avanzo; así como en todos esos valientes ciudadanos, que son para fortuna nuestra, la esperanza de mejores despertares, pues combaten sin tregua, decididos y en cooperación con cientos de policías, esta delincuencia fuera de ley, para que todos podamos vivir, mejor, sin miedo.

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?