¿Monreal en el cabús de la cuarta T?

El olvido del poderoso aumenta la audacia  del sumiso.

Realidad a la vista.

Avatar del

Por: Juan Aguilera Azpeitia.

Hay políticos@, que creen saberlo todo y entender a pie juntillas cuanto es reto para la sociedad.Presumen conocer de democracia igual que de los intríngulis espaciales,porque han oído hablar de barquillos que degustan los astronautas con solo ensalivar la pasta.

Tal especie amante del fácil redentorismo escala al poder y nada ni nadie la baja, ya que su audacia se nutre en impulsos acelerados como los de un cerebro sin reposo.

A esa clase pertenece Arturo Monreal,hombre fuerte, con su familia, en la política zacatecana y hoy segundo de a bordo en la Cámara de Senadores.

Como el Presidente López Obrador no lo mencionó al "destapar" a posibles candidatas -una en realidad- y candidatos a sucederle en el cargo, él, Monreal, como si se le fuera el tren, abordó la parte trasera ya cuando la máquina había pitado y arrancado.

Antes que desencantarse por la omisión, el Senador comenzó una labor de hermandad con Marcelo, no su carnal, pero sí su amiguísimo a efecto que le contagie algo de la buena vibra que AMLO, le dio a su Secretario de Relaciones al colocarlo en la flama del candelero electoral.Porque a Arturo le urgía un reflejo, ahora que su hermano tomó posesión del mando en Zacatecas, llevó en avión especial a sus amigos pero entre ellos al titular  de Relaciones Exteriores que, dicen, fue atendido y agasajado muy especial y particularmente, seguro para que se deduzca  que forman mancuerna.

Pero no solamente con  ese detalle exhibe la osadía Monreal para formarse entre los destapados@, también ha sido elocuente o claridoso a efecto de  plantear que la omisión del Presidente no lo baja del tren.

Hace poco, el ya mencionado senador declaró que con AMLO es "una especie de socio en un proyecto  de nación; pero nunca subordinado incondicional".

Analicemos esos conceptos que tal vez brotaron del inconciente o se plantearon para reclamarle una deuda a su amigo,el Presidente, a efecto de que no olvide que Monreal merece, por méritos propios ser sumado, aunque tardíamente, a la lista.

Más allá de si Monreal va como "destapado" o es el verdadero tapado para la candidatura presidencial, hay urgencia de atender al concepto básico  de su declaración respecto a que es socio -de AMLO- en el proyecto de nación.

Si fuera verdad lo expresado por el Senador, o sea que existe un plan para llevar a otro plano político, filosófico, económico a la República  Mexicana, nadie más que ellos lo conocen.Nosotros como ciudadanos o mexicanos normales, experimentamos y padecemos una especie de cambios no solamente verbal sino en todo el andamiaje económico, político y social que se antoja terremoto y preocupa.

Hasta ahora no se ha divulgado una teoría o filosofía que le de sustento a la 4T. Tampoco se conoce un proyecto claro, entendible para reestructurar los sistemas económicos y sociales que definan el puerto de llegada. Hay, sí, es claro, una inclinación por los pobres, reformas en todos los ámbitos del poder que llevan a la concentración del mismo en un par de manos, planes ya en marcha de afectación a la realidad social, jurídica, económica y hasta filosófica del País, pero  con eso no se define, ni pálidamente "un proyecto de nación" a que alude Monreal, socio que se presume en esa tarea, de AMLO. 

Sería excelente servicio hacia  los que habitamos México, sin ser sus partidarios  ni enemigos, pero especialmente para sus seguidores definir tal idea, que ya camina, respecto a lo que pretenden realizar y a efecto de darles elementos para su convencimiento. Ahora no pocos siguen a la cuarta  T y a AMLO, por lo que les dan, en especie o sea alguna posición en el poder político y administrativo o ayudas económicas que resultan paliativo a la miseria; pero no se ve claro ni el sendero menos el puerto de arribo.

El proyecto de nación, en el que Monreal está comprometido con López Obrador y, seguramente, otros correligionarios en secreto, ¿hacia dónde va?. Si se trata de una estructura marxista, socialista o nuevo proyecto filosófica y estructuralmente autoritarista, díganlo, con sus puntos y comas, pero no le oculten al pueblo, ni a sus partidarios,su plan; aclárenles a qué estadio político social los empujan. Su secretismo puede significar una traición o engaño más a los mexicanos.

Para no pocos, que tenemos la mente alerta, ni siquiera hay doctrina ni programa claro en su proyecto,porque el autoritarismo no se nutre con ideas, sino que lo sustenta la concentración del poder.

NOTA MARGINAL: Doña Alejandra, nuestra alcaldesa a punto de recibir, debe recordar que una hoja curricular,de cualquier servidor@ público, no es garantía de éxito. Por ejemplo: observe a los City Manager que hemos padecido.

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?