No cabe duda

NO CABE duda de que las conferencias mañaneras en Palacio Nacional tienen algo de show de circo con números de contorsionismo y malabares.

Avatar del

Por: F. Bartolomé

NO CABE duda de que las conferencias mañaneras en Palacio Nacional tienen algo de show de circo con números de contorsionismo y malabares.

CUANDO un periodista serio hace una pregunta incómoda sobre un tema importante, Andrés Manuel López Obrador hace un quiebre de cadera para evadir la interrogante y luego un malabarismo verbal para cambiar radicalmente de tema.

ANTE la pregunta que le hicieron ayer sobre la responsabilidad del Gobierno para vacunar a los médicos de hospitales privados, el Presidente pegó dos marometas discursivas y acabó hablando sobre la corrupción de ex gobernadores.

EN LOS CIRCOS, todos tienen claro que tienen que innovar en los actos que componen el show después de una temporada en escena para que el público no se aburra.

SIN EMBARGO, en las mañaneras que ya llevan más de dos años de funciones ininterrumpidas, López Obrador parece estar muuuy a gusto usando los mismos trucos para evadir los asuntos críticos mientras se deja querer por quienes sólo acuden para aplaudirle.

PREOCUPADOS andan los empleados de varias líneas aéreas que tienen operaciones en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

Y ES QUE han estado viendo cómo en fechas recientes elementos de la Guardia Nacional han estado muy “celosos de su deber” a la hora de hacer revisiones de equipaje documentado por los viajeros que salen de sus dos terminales.

CUENTAN que los oficiales quitan candados, abren maletas y rompen cierres para sacar ropa enseres y objetos personales que no siempre son devueltos al lugar que ocupaban, por lo que los empleados de las aerolíneas temen una ola de reclamos por parte de los viajeros.

¿SABRÁ el comandante de la Guardia Nacional Luis Rodríguez Bucio cómo se las gastan sus muchachos en la “revisión” de los equipajes? Es pregunta sin exceso de equipaje

UNA BUENA: Claudia Sheinbaum dijo ayer que el plan es que en la próxima etapa de vacunación se apliquen dosis no sólo a los profesores sino a todo el personal de las escuelas tanto públicas como privadas de la CDMX.

UNA REGULAR: a pesar de que ese es su plan, reconoció que esa estrategia debe quedar validada como parte del Programa Nacional de Vacunación.

UNA MALA: tomando como antecedente la no vacunación de médicos de hospitales privados y otros trabajadores de la salud como los odontólogos, a ver si no resulta que a los profesores y empleados de colegios privados les acaban aplicando el “que se esperen hasta que les toque”.

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?