¡No jod... frieguen!

Después de escuchar hace poco una historia de un empresario de León, no pude dejar de pensar en la frase de Carlos Salazar de diciembre cuando expresó su frustación sobre la iniciativa del outsourcing.

Avatar del

Por: Jorge A. Meléndez Ruiz

Después de escuchar hace poco una historia de un empresario de León, no pude dejar de pensar en la frase de Carlos Salazar de diciembre cuando expresó su frustación sobre la iniciativa del outsourcing.

Su triste reseña refleja perfectamente el viacrucis que enfrentan miles de emprendedores para navegar la burrocracia de la 4T.

¿El negocio? Exportar a Alemania "basura tecnológica", tablillas de desecho de circuitos integrados. Las mismas contienen pequeñas cantidades de metales como oro, platino, cobre y rodio, que los compradores luego extraen con procesos especializados.

Una actividad de nicho con márgenes muuuy pequeñitos. Resulta que por acuerdos internacionales este tipo de exportaciones se deben certificar en el país de origen. Un trámite que en Dinamarca (no sé porque se me vino a la cabeza este país) toma un par de días.

Pero en México tenemos otros datos.

Aquí el trámite lo realiza la Semarnat porque creo que ahí saben mucho de metales preciosos. El empresario mete toda la papelería en febrero de 2020. Pasa un mes y recibe un comunicado preguntando puras sonseras, como por ejemplo verificar el código postal del contribuyente.

Y luego... silencio. Los meses pasan, y nada.

En este tiempo, por cierto, la instancia oficial alemana se comunica varias veces con Semarnat. Allá ya están listos, ¿qué pasó con el trámite?

La respuesta llega rauda: "Bitte nicht stören, ich ging essen" (no molestar, salí a comer).

Bueno, en realidad la respuesta no llegó, pero la sordera burocrática del gobierno dice más que mil palabras.

Tras 9 meses de frustración, el empresario desiste. Ante la imposibilidad de conseguir el papelito en México opta por un camino más tardado: triangular la exportación por Estados Unidos (EU).

Como la empresa cuenta con el permiso para exportar a EU, mandó la mercancía a Houston y de ahí la embarcó a Hamburgo. Con la paciencia del cliente, 10 meses después se realiza la venta.

Este emprendedor tuvo suerte (en términos relativos). A fin de cuentas resolvió el problema. Fue la excepción a la regla. Porque cientos de miles de empresarios simplemente se atoran.

Perdón 4T, pero "¡no frieguen!". No, sorry, Carlos Salazar tiene toda la razón: ¡No jodan!

Es una soberana rayada de progenitora que los empresarios en México tengan que lidiar con su burocracia con todo y la pandemia y las políticas antiempresa de la transformación de cuarta.

Soportan trámites ridículos, tardadísimos y oficinas cerradas, aparte de estar siendo ahogados por leyes de extinción de dominio, la criminalización del outsourcing y auditorías discrecionales, entre otras.

Es realmente terrible que AMLO no entienda lo que tantos han intentado explicarle: el motor de la economía es el sector privado. Sí, son esos empresarios que él ve como enemigos fifís neoliberales.

Que no entienda que el 84% del PIB proviene de actividades privadas (67% del consumo y 17% de las inversiones que generan los empleos que hacen posible que se dé ese consumo). Que ignore que el 85% de la inversión en el país la realizan las empresas.

Que no entienda que uno de los roles más importantes de cualquier gobierno (sin importar su ideología) es crear condiciones y reglas del juego que fomenten esta inversión para que cualquier país crezca.

Hoy que inicia un nuevo año y que, por ende, es época de propósitos, yo le planteo uno muy sencillito a la 4T: bájenle a los trámites. ¿Cómo ves Tatiana, encabezas este reto?

Sé que es mucho pedir que cambien sus terribles ideas que nos condenan a un magro crecimiento. Que van a "lograr" que México en el sexenio de la transformación crezca 0%, en el mejor de los casos.

Pero si a esto le sumamos la burocracia tremenda que estamos sufriendo, al final ese terrible 0% va a sonar como algo positivo.

Y eso sería patético.

Ustedes tienen la palabra.

¿Nos hacen el favor de abrir ventanillas y quitar trámites?

¿Será acaso mucho pedir?

Hoy urge más que nunca.

Posdata

Las refinerías de Pemex producen al 38% de su capacidad, y con muuuucho combustóleo. Todo el dinero que han "invertido" en Pemex ha servido para dos cosas. Para nada y para pura... Terrible.

En pocas palabras...

"La burocracia es un hongo que contamina todo".

Jaime Lerner, urbanista brasileño.

benchmark@elnorte.com

Twitter: @jorgemelendez

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?