Opinión

No. No hay que ‘serenarse’

El miércoles pasado, Enrique Quintana, director editorial de El Financiero, publicó una columna interesante

Avatar del

Por: Redacción AM

El miércoles pasado, Enrique Quintana, director editorial de El Financiero, publicó una columna interesante en la que reflexionaba sobre el uso de los instrumentos del Estado para golpear opositores a propósito, en el caso de Andrés Manuel López Obrador, fue el del presidente de la Comisión Reguladora de Energía, Guillermo García Alcocer.

Periodista lúcido y de larga experiencia, Quintana sugería a sus lectores “serenarse” ante los embates presidenciales contra el titular del órgano regulador. Y no es que le pareciera correcto que López Obrador reaccionara como lo hizo ante la crítica de García Alcocer. Al contrario. Ocurre que Quintana advierte una larga lista de precedentes en el que el Estado ha acosado a sus antagonistas o críticos usando todas las herramientas que, en teoría, solo deberían utilizarse para perseguir la justicia, sin venganza de por medio. “Pareciera que el Estado, en el pasado, nunca utilizó sus instrumentos para golpear a sus opositores. Por favor”, escribe Quintana. “No nos escandalicemos”.

No es la primera vez que leo este tipo de razonamiento ante los desplantes autoritarios del nuevo Gobierno. Hace unos días, un colega me decía también que no tiene caso rasgarse las vestiduras ante asuntos como el de García Alcocer, ni ante la imposición de partidarios o simpatizantes en puestos cruciales o el desmantelamiento de programas o proyectos que le parecen inservibles a López Obrador, aunque la evidencia demuestre su utilidad.

“Siempre ha pasado lo mismo”, me decía el colega en cuestión, haciendo eco de la posición de Quintana sobre lo ocurrido con la CRE. Es decir, ¿para qué pegar de gritos cuando el Presidente solo está repitiendo los vicios de siempre? Nada nuevo bajo el sol.

El argumento me parece un error.

Si la opinión pública mexicana juzga a Andrés Manuel López Obrador desde un parámetro moral diferente a los gobiernos anteriores, es porque el propio Presidente así lo ha exigido desde su llegada a la vida pública. Lo mismo sucede con el escrutinio constante de cada una de sus decisiones, otro argumento equivocado que he escuchado en los últimos dos meses (“déjenlo trabajar”, “es demasiado pronto”). En la emotiva conclusión de 2018: La Salida, su libro de campaña, López Obrador explica su intención de transformar “la vida pública de México mediante una nueva forma de hacer política, aplicando en prudente armonía tres ideas rectoras: la honestidad, la justicia y el amor”.

Detrás de ese propósito está, antes que ninguna otra cosa, establecer un parteaguas moral en el que su Gobierno evitaría incurrir en los abusos acostumbrados en otras administraciones. López Obrador es un firme creyente en el poder del ejemplo (su ejemplo, esto es) como argumento toral en la construcción de su discurso persuasivo hacia una nueva conducta moral. Donde sus antecesores actuaron con mezquindad o avaricia, ha explicado muchas veces el Presidente, él actuaría con sentido de la justicia, honradez y grandeza. Lo haría incluso con prudencia. Ese contraste con el pasado —un pasado, que el Presidente considera, por cierto, desechable por entero— es un ingrediente central del lopezobradorismo y es, quizá, la variable que explica más que ninguna otra su aplastante victoria. ¿Qué porcentaje de ese 53% que votó por López Obrador lo hizo precisamente deseando la aparición de una nueva manera de hacer política, un contraste prístino con los vicios del pasado, la corrupción, la impunidad y el abuso de las prerrogativas del Estado en beneficio de los poderosos o de los favoritos de los poderosos?

Seguramente millones de personas.

Por definición, la promesa de una regeneración moral de la vida pública no puede ser relativa, parcial. El Presidente no puede pregonar los alcances éticos de su supuesta “cuarta transformación” y al mismo tiempo incurrir en los mismos abusos del pasado. En otras palabras: no puede ser al mismo tiempo el hombre ejemplar que marca la pauta de la nueva manera de hacer vida pública y el energúmeno que lincha, desde el púlpito del poder y con un megáfono en la mano, a quien se atreve a contradecirlo. Si ha de ser genuino, el proyecto de renovación lopezobradorista no puede darse el lujo de la esquizofrenia. O es distinto al pasado o es más de lo mismo... o incluso peor que lo que había. No hay puntos medios ni engaños posibles. Así lo hubiera querido el propio López Obrador, o al menos el que era antes de finalmente alcanzar el poder.

Comentarios