Para ser

Para ser un hombre al que le encantan las señales del poder, Andrés Manuel López Obrador no es naaada sutil en sus mensajes no verbales.

Avatar del

Por: F. Bartolomé

Para ser un hombre al que le encantan las señales del poder, Andrés Manuel López Obrador no es naaada sutil en sus mensajes no verbales. Cosa de ver que ayer literalmente le levantó la mano a Claudia Sheinbaum, lo que más de uno vio como la confirmación de que ella es la buena. La Claudiaseñal, por si alguien todavía tenía dudas.

Sin embargo, quienes estuvieron en ese momento ahí, en la sucursal del Banco del Bienestar en Tláhuac, dicen que a lo mejor no fue tanto un espaldarazo, como un escurrimiento de responsabilidades. Y es que justo cuando el Presidente le levantó la mano a la jefa de Gobierno, lo que una parte de la multitud gritaba era: "Señor Presidente, queremos un minuto".

Es decir, le estaban pidiendo que se detuviera para escucharles, pero López Obrador sonrió, señaló a Sheinbaum, le levantó la mano y se siguió de largo. Sea como sea, para nadie quedan dudas de quién es la consentida del profesor.

*

A unas horas de que tome posesión como gobernador de Michoacán, el morenista Alfredo Ramírez Bedolla está sintiendo presiones por donde menos se esperaba: del lado del fallido candidato Raúl Morón.

Cosa de recordar que Ramírez Bedolla sustituyó a Morón en la candidatura de Morena luego de que fuera tumbado por una resolución del Tribunal Electoral. Sin embargo, durante el poco tiempo que fue candidato, Morón hizo compromisos con grupos y empresas de no tan buena fama... y ahora quieren pasar la factura.

Según cuentan, al equipo del nuevo Gobernador se han acercado algunos de estos "acreedores" para pedir que se les retribuya por su apoyo a Morón. Y, obviamente, eso se traduce en contratos y prebendas. Sin embargo, hasta ahora Ramírez Bedolla no ha dado su brazo a torcer y ya les mandó a decir que si saben contar, con él no cuenten.

*

Otro que se anda tronando los dedos antes de asumir la gubernatura es Samuel García. Y es que ya se enteró de que en las arcas de Nuevo León no hay el dinero necesario para pagar el bono magisterial. Se trata de una suma que ronda los... ¡800 millones de pesos!

Hasta 2018, el gobierno federal entraba al quite con esos gastos, pero en cuanto llegó la 4T ese apoyo se esfumó, dejando a muchos estados bailando para conseguir de alguna manera los recursos.

La posibilidad de que los maestros reciban al nuevo gobernador con protestas, paro o bloqueos en reclamo de su bono es lo que tiene medio descolorido al Fosfo Fosfo Team.

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?