Predial fuerte

El impuesto predial es el ingreso propio más importante que recauda el municipio, y no es un impuesto que vaya a la federación y después regrese pulverizado como sucede con el Impuesto Sobre la Renta (ISR), el IVA o el IEPS.

Avatar del

Por: José Arturo Sánchez Castellanos

El impuesto predial es el ingreso propio más importante que recauda el municipio, y no es un impuesto que vaya a la federación y después regrese pulverizado como sucede con el Impuesto Sobre la Renta (ISR), el IVA o el IEPS.

Para el próximo ejercicio de 2022, la tesorería de nuestra ciudad estima recaudar un aproximado de 1,166 millones de pesos de impuesto predial, que representa el 53% de los ingresos que genera el municipio, pero lamentablemente no llega ni al 20% de los ingresos totales que dispone el Ayuntamiento para atender a la población, lo demás lo recibimos a contentillo de la federación, misma que en los últimos años nos ha hecho recortes importantes.

Por ello resulta importantísimo que nuestro municipio se enfoque en fortalecer sus finanzas mediante una mayor y más justa recaudación del predial, buscando ser menos vulnerables ante una alta dependencia federal. Ya lo dijo AMLO esta semana, “Todos (estados y municipios) deben hacer un esfuerzo para tener una recaudación propia que les permita liberar fondos para atender las necesidades de la gente, no conformarse con estar recibiendo mes con mes las participaciones federales.”

Lamentablemente, en los últimos años el impuesto predial se ha vuelto blanco de ataques y amparos por leoneses que buscan evitar o disminuir su pago en detrimento de las finanzas de nuestra ciudad, que es donde viven y en donde exigen servicios públicos. No tiene lógica ni es comprensible la falta de solidaridad de quienes buscan eludir el pago del predial, pues adicionalmente, este impuesto, a diferencia de los impuestos federales, es deducible del ISR, es decir que por cada peso que pagamos de predial, el Gobierno Federal absorbe el 70% y nosotros solo el 30%, y si a esto sumamos que se puede obtener un descuento del 10% por pronto pago, en realidad venimos pagando ¡solo el 27%!, La ecuación es muy simple, a mayor pago de impuesto predial para León, menor pago de ISR para el gobierno federal y su consabida dilapidación en programas asistenciales y obras faraónicas.

Para el próximo año la Tesorería Municipal ha presentado una iniciativa, soportada por especialistas colegiados, que fue aprobada esta semana por la Comisión de Hacienda del H. Ayuntamiento, para que los plazos de actualización de los avalúos (que es la base para calcular el impuesto) de los bienes inmuebles se reduzca de 10 a 5 años, de manera que entre más reciente sea el avalúo, menor será la tasa a pagar. Esto provocará que muchos contribuyentes busquen la regularización de su avalúo, lográndose un efecto favorable al municipio ya que la base de cálculo se determinará sobre valores más reales, y también generará un efecto positivo para los contribuyentes, pues podrán acceder a una tasa más baja. 

De igual manera en la misma sesión se aprobó un incremento en la tasa del predial para las 270 construcciones con un valor de más de 49 millones de pesos y para los 1,550 lotes baldíos superiores a 11 mil metros cuadrados que ya cuentan con todos los servicios, dejando abierta la posibilidad para que los dueños de estos lotes presenten un recurso de revisión, establecido en la ley, buscando reducir la tasa a cambio de que el propietario del terreno lo mantenga limpio o bien empiece a construir en ellos. Esta modificación le añadirá recursos al municipio por 35 millones de pesos aproximadamente.

El predial es el impuesto que más compromiso debe despertar entre los leoneses, pues los recursos generados por este tributo son totalmente administrados por el Ayuntamiento de nuestra ciudad, y todo lo que paguemos por este concepto se queda en León traduciéndose en obras y acciones en favor de quienes aquí habitamos.

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?