Opinión

Reconocidos

Armadora estadounidense reconoce a sus mejores 133 proveedores.

Avatar del

Por: Francisco Horta

General Motors reconoció a sus mejores 133 proveedores en el mundo, de los cuales tres tienen presencia en México, dos de ellos en Guanajuato.

Un dato interesante es que más de la mitad de los proveedores premiados este año, también apareció en la entrega de 2018, las empresas pertenecen a 15 diferentes países.

De las firmas premiadas con presencia en México, aparecen Nemak, dedicada a la fundición de aluminio de blocks y cabezas, Hirotec, dedicada a partes estampadas de superficie exterior y TLE, especializada en movimiento de materiales y vehículos; las dos últimas tienen plantas en Silao, Guanajuato.

En el evento celebrado en Estados Unidos, y en donde estuvieron presentes directivos como Steve Kiefer, vicepresidente senior de Compras y Cadena de Suministro de GM, que relató que las empresas reconocidas son muestra de innovación y calidad que requiere la armadora para seguir presentando novedades en el mercado, como lo fue su nueva generación de camionetas manufacturadas en Silao.

Justamente se otorgaron diferentes premios a la innovación de compañías que tuvieron como trabajo especial realizar diversos productos para las camionetas Chevrolet Silverado y GMC. En México, la armadora de autos es presidida por Ernesto Hernández. 

Por ejemplo, Multimatic fue la compañía encargada de la producción de la nueva tapa Multipro Tailgate, usada en la nueva GMC Sierra, que permite el acceso a la caja trasera de la camioneta de forma sencilla, con una variedad de opciones de apertura para flexibilidad al entrar a la caja y al acomodar los objetos que se transporten.

Para la selección de ganadores, participan ejecutivos globales de GM en departamentos de Compras, Ingeniería y Calidad;  se consideran criterios de desempeño en Compras de Producto, Compras Globales y Servicio de Manufactura, Cuidado al Cliente y Posventa y Logística.

     Buena idea

Los siguientes dos temas son de esos que da gusto compartir porque se tratan de innovaciones hechas por estudiantes para resolver problemas existentes en nuestro País, o incluso, en cualquier otra zona del mundo.

Ambos estudiantes son de jóvenes del Tec de Monterrey Campus León. El primero es de los alumnos de la Escuela de Ingeniería y Ciencias, ellos crearon un bioplástico hecho de tapioca, proyecto que les permitió ser finalistas en la Final Regional de La Cueva de los Lobos Región Centro; pasarán a la siguiente etapa que se realizá en la próxima edición de INCmty.

Ahora que está en boga encontrar soluciones que permitan la reducción del plástico, los estudiantes han demostrado que el bioplástico de tapioca es capaz de durar de 3 a 6 meses.

Su idea surgió luego de conocer que existen alternativas como bioplástico a base de semillas de aguacate y cáscaras de mango.

Una de las personas que los motivó a continuar con este proyecto fue la profesora de Emprendimiento Anahí Vega.

El equipo está formado por Armando Arriaga Gamiño, Edgar Ramos Pérez, Emiliano Franco Hurtado, Paulina Aguilar Soriano y Eric Yael Zamarrón Ramírez, esperamos que pronto su agenda les permita tener una charla para compartirles más detalles de su idea, y lo que viene para ellos.

     Interesante

El siguiente caso es el de Camila Garza, EXATEC Campus León, ella trabaja con materiales biológicos (que están vivos, y después mueren), y materiales bio-orgánicos (proceden de elementos naturales, pero que nunca estuvieron vivos).

El proceso que está trabajando no es nuevo, pero su objetivo principal sí que lo es: intervenir en estos materiales sin alterar sus capacidades bio-orgánicas, para así poder crear cualquier tipo de objeto, desde bolsas, hasta prendas para vestir.

Acetobacter, Sarcina y Lactobacilus son bacterias con las que tenemos alguna relación en nuestra vida diaria. Éstas se encuentran en el vino, el yogur, e incluso en nuestro sistema digestivo y nuestra piel.

En información compartida por Conecta, la plataforma de estudiantes del Tec de Monterrey, Camila explicó que aún no se cuenta con la suficiente difusión para erradicar la creencia de que todos los hongos y bacterias son malignos. El queso y el vino, son alimentos que están fermentados por levaduras y que se dan gracias a los hongos y las bacterias.

Camila realizó un intercambio a la Pontificia Universidad Católica de Chile, que cambió su forma de relacionar los organismos vivos, con los procesos de diseño.

Allá, se dio cuenta que no todas las bacterias deben ser eliminadas, y la llevó a este camino de aprendizaje en el que se encuentra trabajando.

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?